Inicio Noticias Especiales «Yo inauguré el primer semáforo de la ciudad»: Ñao (Por: Pedro...

«Yo inauguré el primer semáforo de la ciudad»: Ñao (Por: Pedro Severiche)

El mensaje que dejo a Barrancabermeja en sus 100 años es que nos preocupemos esencialmente por la cultura ciudadana y educación, pero paralelamente que haya Planeación Urbana.

"Yo inauguré el primer semáforo de la ciudad": Ñao  (Por: Pedro Severiche)

Jorge Eliécer Sepúlveda Patiño, más conocido como Ñao, tiene el privilegio —en la historia de Barrancabermeja— de ser el primer hijo de esta tierra en ser su alcalde, hecho que lo llena de profundo orgullo.

De una tranquilidad pasmosa, propia de un hombre bonachón, ejerció su alcaldía con el más bello eslogan que haya tenido administración alguna: “Barrancabermeja, el abrazo cálido de Colombia” y asegura que fue la gente la que le recomendó esa marca, marca que debería ser la tradicional de este Distrito.

Amante del juego del billar en sus años mozos, recuerda en esta entrevista su cercanía a mi primo y también ex alcalde Alberto Murcia Severiche con quien coincide por el amor a las tres bandas y la buchácara.

Retirado de todo ajetreo de la política y de los asuntos públicos, Ñao, el alcalde que inauguró la semaforización de Barrancabermeja, ha sacado tiempo de su descanso para responder a esta entrevista, hecho que agradezco altamente.

¿Lugar y fecha de nacimiento, Jorge?

Nací en Barrancabermeja, en unas casas de madera construidas en unos terrenos de propiedad del Hospital de Barichara cerca a la puerta principal de la refinería, predios que luego fueron comprados durante mi administración, siendo alcalde, para terminar y legalizar la avenida del ferrocarril.   Llegué a este mundo el día 28 de abril de 1.948.

¿Es usted el primer hijo de Barrancabermeja en convertirse en su alcalde?

Según documentación e información fui el primer posesionado que ejercí el cargo en propiedad como alcalde municipal de Barrancabermeja.  Antes hubo alcaldes que vivían en la ciudad, pero no habían nacido en el puerto petrolero.

¿Dónde hizo sus estudios y que títulos obtuvo?

Los estudios primarios los realicé así: primero de primaria lo cursé en la escuela Intercol, quedaba donde funcionó la USO antigua; segundo y tercero de primaria los hice en la escuela Miramar, quedaba dentro de la refinería, hoy no existen esos inmuebles, fueron demolidos para ensanche de la refinería.       Esta escuela es diferente al Colegio Miramar que funciona actualmente.     Cuarto Primaria lo hice en las escuelas de El Parnaso, donde fuimos trasladados desde la Miramar, en el año 59, la cual inauguramos y está situada, hoy, detrás o al lado de la Iglesia San Ignacio Loyola.      El quinto primaria, lo inicie en la escuela de El Parnaso, pero me expulsaron y a mi padre lo citaron, por un problema de pelea que tuve con un compañerito, y al no asistir a la citación mi padre no me envió más a la escuela y me matriculó en un colegio llamado Instituto Francisco José de Caldas, donde terminé la primaria.

¿Dónde hizo su bachillerato?

Al año siguiente, 1.961, ingresé al Colegio Diego Hernández de Gallegos, previa presentación de examen de admisión, establecimiento educativo, insignia del municipio, regentado por esa época, por los Hermanos Lasallistas, de los cuales es bueno recordar su disciplina, calidad de educación y enseñanza.

¿Y sus estudios superiores?

En 1.967 fui admitido en la Universidad de Antioquia, para iniciar estudios universitarios en Derecho, los cuales terminé en 1.971 y me gradué en 1.972, recibiendo el título de Doctor en Derecho y Ciencias Políticas.    Posteriormente cursé especialización en Derecho Administrativo, en la Universidad Santo Tomás de Bucaramanga. Además, he realizado varios diplomados en materias jurídicas, comerciales y laborales. Simultáneamente realice varios semestres de alta gerencia en la UIS.

¿Qué significa ser abogado egresado de la prestigiosa Universidad de Antioquia?

Ser egresado de la Universidad de Antioquia es meritorio y honorífico, por la capacidad intelectual de sus docentes como Carlos Gaviria Díaz y otros, y los sobresalientes compañeros de estudios como Álvaro Uribe Vélez y otros que se han desempeñado en las altas Cortes Judiciales y en la rama ejecutiva del país.

¿Qué relación tuvo usted en la Universidad de Antioquia como estudiante de derecho con el expresidente Álvaro Uribe Vélez?

Álvaro Uribe Vélez estudió en la Universidad de Antioquia, en la Facultad de Derecho. Yo estaba en cuarto año y él empezaba sus estudios jurídicos. Recuerdo que Álvaro Uribe, muy liberal desde esa época, tenía fuertes enfrentamientos verbales y una vez se fueron a las manos con quien fuera posteriormente jefe conservador y miembro de su gabinete presidencial: me refiero a Fabio Valencia Cossio

Valencia Cossio si era de mi promoción, lo mismo que Mario Uribe, primo de Álvaro Uribe y a quien le decíamos «el andino», porque es de un municipio de Antioquia llamado Andes.    En las huelgas estudiantiles, internamente en la facultad, Álvaro Uribe tuvo encontronazos verbales con un líder estudiantil barranqueño llamado Rodrigo Gómez Echeverry.

Con Álvaro Uribe, tuvimos relaciones de saludo, nada más. Yo hacía parte de los «provincianos» y él era de la clase de los pudientes y ricos de la facultad y tenía sus propios amigos.     Le comento que Carlos Gaviria Díaz, ex candidato a la presidencia de la República y ex magistrado de la Corte Constitucional fue maestro mio y de todos los que acabo de nombrar.

¿Qué recuerdos tiene de la casa paterna del barrio Torcoroma?

De la casa paterna tengo gratos recuerdos porque allí vive parte de mi niñez y juventud, cursé varios años de primaria y todo mi bachillerato.      Era un barrio de gente humilde, en ese entonces estrato dos y tres. Posteriormente, por algunos años, desgraciadamente, se convirtió en la zona de tolerancia y todas las cantinas y bares de ventas de licores y bebidas embriagantes fueron trasladadas a este sector de Barrancabermeja. Aquí nacieron la mayoría de mis hermanos menores. Para ese entonces quedábamos un poco adelante del aeropuerto de la ciudad.

 ¿Cuántos hermanos tiene usted y qué hacen ellos?

Yo tengo 8 hermanos, todos menores que yo.     Dos hermanas, Esther Julia y Amparo, son pensionadas del magisterio nacional;    Juan de Dios es pensionado de la contraloría municipal,  Carlos Enrique es abogado de la Universidad Nacional, actualmente litiga en Bogotá;     Rocío del Carmen es directora de un colegio,  Rubén Darío tiene un cargo directivo en un colegio de la ciudad y además ejerce la docencia;  Martha Cecilia es docente,   César Augusto es abogado, economista y actualmente litiga y ejerce su profesión de abogado en Barrancabermeja.

 ¿Qué recuerdos tiene del litigio junto a sus colegas abogados de Barrancabermeja?

Todavía litigo y ejerzo la bella profesión de la abogacía, y de mis colegas tengo los mejores recuerdos.  Actualmente soy el abogado de mayor experiencia y  edad litigando en la ciudad y  no tengo quejas en contra de ninguno de ellos, por el contrario, recibo el mejor respeto y consideración de ellos y compartimos con la mayoría de nuestros conocimientos jurídicos.

¿Se ejerce de forma honesta la profesión del Derecho en la ciudad?

En términos generales puedo decir —sin lugar a equivocarme— que son profesionales del derecho, muy correctos, transparentes y pulcros tanto con sus clientes como con los funcionarios de la rama judicial.       Hay que abonarles a muchos colegas veteranos que ya no están, su esfuerzo, sacrificio y apoyo para la construcción del Palacio de Justicia.

Barrancabermeja es un circuito judicial del país donde se ejerce la profesión de la abogacía con mucha transparencia gracias al comportamiento de los abogados y a todos los empleados y funcionarios de la rama judicial.

¿Cómo se hizo alcalde de Barrancabermeja durante que periodo ejerció como tal?

En los años que fui designado alcalde 1.985, la escogencia la hacía el Gobernador respectivo de terna que enviara el movimiento o partido político triunfador de las elecciones anteriores en ese municipio.       Así que la dirección del FILA, el movimiento al cual pertenecía, triunfador en 1.984, incluyó mi nombre en la terna enviada a la gobernación de Santander.     El gobernador Álvaro Cala Hederich, mediante decreto,  escogió mi nombre para que fuera alcalde de Barrancabermeja, cargo del cual me posesioné el 13 de septiembre de 1.985 y donde permanecí hasta el 13 de septiembre de 1.986.

¿Fue esa una época de paros cívicos?

La época en que me desempeñé como alcalde fue muy difícil y dura teniendo en cuenta que ese año los campesinos de sectores aledaños a Barrancabermeja, del mismo departamento de Santander, de Antioquia, y  Sur de Bolívar, se trasladaron a Barrancabermeja y se tomaron, por vía de hechos, varios establecimientos públicos, como la Catedral Iglesia Sagrado Corazón de Jesús, frente a la Alcaldía;  el parque infantil, el CDV como se llamaba antes lo que hoy se conoce como el Centro de Convivencia y Paz.       Los campesinos reclamaban seguridad para sus vidas, retiro del Ejército para evitar confrontamiento con la guerrilla, que les hacía temer por sus vidas, y mayor participación de los gobiernos centrales en sus veredas.     Esas tomas de los establecimientos señalados fue más o menor por dos meses, durante el cual la ciudad estuvo semiparalizada, y la administración municipal pendiente, atendiendo a los ocupantes, con ayudas de salud, alimentación y velando por su seguridad física.

¿Qué obras dejó como huella a su paso por la Alcaldía?

A pesar de las dificultades se hicieron muchas obras puntuales de pavimentación de vías; recuerdo las del Barrio Las Colinas, atrás del Hospital Regional del Magdalena Medio,  electrificación de algunos barrios, principalmente en el sector nororiental, titulación y legalización  de otros donde hacía varios años habían sido ocupados y carecían de escritura pública.

Continué con la ejecución de tres grandes obras que se habían iniciado en la administración anterior, como fue el Parque Recreacional, el Puente Elevado y La Plaza de Mercado Satélite.    Las tres quedaron al final de mi administración en más del 80% de su ejecución, y correspondió a la administración siguiente inaugurar esas obras que hoy prestan un gran servicio a la ciudad, ya con limitaciones debido al crecimiento poblacional y vehicular del sector nororiental.

¿Usted inauguró los semáforos de la ciudad?

Yo inauguré la semaforización en Barrancabermeja.   El primer semáforo, fue instalado en la carrera 19, con calle 52 o avenida del ferrocarril, eso ocurrió el 28 de diciembre de 1.985.

Inauguré la electrificación rural en la vereda de Patio Bonito.     Con EDUBA y el doctor Temilson Zapata, como gerente, construimos varias viviendas para empleados de la alcaldía municipal, en el sector del Cerro y la Planada, fueron 28 casas, donde actualmente viven algunos pensionados del municipio.

En el  barrio Villarelys I entregué la primera vivienda y se inició la vida legal de este barrio, a fines de diciembre de 1.985, se ayudó a legalizar los lotes de terrenos del barrio Oro Negro que querían lanzarlos y la alcaldía colaboró para que continuaran en su posesión  y compró a su propietario para venderles a los ocupantes a precios fáciles de pagar y bajos.

¿Qué nombres recuerda de quiénes lo acompañaron en su gabinete y tiene alguna anécdota en particular?

Es muy difícil recordar, de pronto peco por omisión, pero tengo presente al doctor Carmelo Castilla Rojas, Fabio Pajón (q.e.p.d.)Julio E GordilloHenry Domínguez, Enrique Ruiz Osorio,  don Marcos  HurtadoMartín Erasmo Flórez entre otros.

En mi administración se dio mucho impulso a la electrificación rural porque yo asistía a la junta directiva de la electrificadora de la ESSA y exigía que el 10% del impuesto de alumbrado público fuera destinado a la electrificación rural y alumbrado público y vías en nuestro municipio.    Se dejó en la Junta Directiva de la ESSA los proyectos para iniciar la electrificación de las veredas de GuarumoMeseta de San Rafael.

En mi administración se construyó dentro del actual parque recreacional, el primer patinódromo de la ciudad, el cual fue demolido para ampliarlo por el que hoy existe.    En este mismo parqueadero se construyó el encerramiento que estos días, precisamente, lo están tumbando.      Se dejó proyectado el alumbrado y alcantarillado de aguas negras del parque.

Fue usted, luego de ser alcalde, funcionario de la alcaldía de Mario Evan. ¿Por qué?

Fui secretario de despacho de la alcaldía de Mario Evan por mi amistad personal con él desde el Bachillerato, y porque creí que debía y podía ofrecerle mi experiencia y conocimiento a su administración, mis conocimientos jurídicos y públicos.    Consideré que era una linda oportunidad de continuar con algunas obras que quedaron pendientes cuando yo desempeñé la alcaldía.

¿Cuál fue el lema de su alcaldía?

El slogan mío en la alcaldía fue «Barrancabermeja, el abrazo cálido de Colombia», una frase que escogí de varias que me hicieron llegar en ese año.

¿Cuáles fueron los cargos ocupados por usted en la Gobernación de Santander?

En la Gobernación de Santander fui designado como Asesor de Institutos Descentralizados de la Gobernación de Álvaro Beltrán Pinzón;    fui nombrado Secretario General de la Gobernación de Santander, en la Gobernación de Juan Carlos Duarte Torres; durante esta administración fui encargado por varios días como secretario de Gobierno y secretario de Salud.

¿Qué experiencia le dejó haber sido Defensor Regional del Pueblo del Magdalena Medio?

Mi experiencia en la Defensoría del Pueblo Regional del Magdalena Medio es que esta dependencia está muy centralizada, y las decisiones se toman desde Bogotá, como los gastos mínimos, los nombramientos, y decisiones con respecto a la vigilancia y promulgación de los derechos humanos y seguimiento a los funcionarios y cárceles bajo la jurisdicción.   Todo depende de Bogotá, del Defensor Nacional del Pueblo.

Su hijo, Jorge, le siguió los pasos de abogado. ¿Le gustaría verlo a él como alcalde de Barrancabermeja?

A mi si me gustaría ver a cualquiera de mis hijos como alcalde de Barrancabermeja. Ese es un honor que me llenaría de satisfacción. Pero ninguno de mis hijos le ha gustado participar activamente en la política.   Están marginados, cumplen con su deber de votar y opinar en privado, con sus amigos sobre los asuntos públicos del municipio.

¿Qué recuerdos le quedan de los tiempos de jugar billar con Alberto Murcia, Dagoberto Díaz Pachón y Domingo Díaz en el Café Roma, el Palestino y el Café Libertad?

Las jugadas de billar con el doctor Murcia, ex alcalde, Dagoberto Díaz Pachón, empleado de la alcaldía y José Domingo Díaz, concejal, era para demostrar la tranquilidad y paz que se vivía en ese entonces en la ciudad, no llevamos escoltas, ni guardaespaldas.  Para ir a jugar billar nunca usábamos el carro de la alcaldía, siempre en nuestros propios carros, sin conductores ni  empleados del municipio.     Jugando billar muchas veces nos servía para dialogar sobre algunos asuntos cotidianos de la administración municipal.

¿Quiero saber si fue cierto que cuando usted era el alcalde de Barrancabermeja hubo un paro cívico y usted se desentendió de la protesta y cuando lo fueron a buscar como el «interlocutor de más rango» por su investidura de burgomaestre, usted estaba jugando billar con Murcia? ……… ¿Eso fue cierto o mentiras de sus detractores en aquella época?

Lo del paro cívico que usted menciona fue cierto.    Se trató de una protesta de los conductores de buses y taxis por el mal estado de las vías, y cerraron la carrera 28 en el sitio conocido como «El As de Copas», no había saluda ni entrada de vehículos, y yo estaba —precisamente— ese día y a esa hora con el gerente de la empresa de Transporte San Silvestre, Rodrigo Lozada y el concejal Domingo Díaz, haciendo un recorrido y verificando personal ente el estado de las vías en los barrios Campestre, María Eugenia, Villarelys, Nueve de Abril y cuando regresaba, no me dejaron pasar y tuve que darme la vuelta y pasar por el paso nivel del ferrocarril.   Pero no es cierto que estaba jugando billar. Esa es la verdad.

¿Es verdad que usted es muy fresco, muy tranquilo, no se alborota por nada?

Yo procuro mantener la calma, no soy de pelea, salvo que me vea obligado a ello prefiero correr, me gusta el diálogo. Soy conciliador en la Cámara de Comercio hace muchos años. Procuro darle la razón a quien la tiene. Solo discuto con pruebas y argumentos y por asuntos importantes y trascendentales

¿Cuál es su mensaje a la ciudad en sus 100 años?

Hombre Pedro, yo creo que el mensaje que dejo a Barrancabermeja en sus 100 años es que nos preocupemos esencialmente por la cultura ciudadana y educación, pero paralelamente que haya Planeación Urbana.    De nada sirve expedir normas y cambiar alcaldes y concejales si no tenemos cultura y educación, adicionalmente con Planeación.

No podía terminar esta entrevista sin antes preguntarle:  ¿Por qué le dicen Ñao?

Me dicen Ñao porque cuando nací lloraba como un gato.   Un hermano mayor, que falleció, al nacer y oírme llorar dijo que la mamá había tenido un Ñao, o un gato.    Usted sabe que todos los niños recién nacidos lloran como un gato … y así me quedé en la casa y la familia.  No me ofende ese apodo.  Entiendo más por Ñao que por Jorge.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Copyright ©  BARRANCABERMEJA VIRTUAL, marzo 8 de 2021

Comments

comments

VíaPedro Severiche
FuentePedro Severiche
Artículo anteriorInician los estudios de factibilidad de la Plataforma Logística Multimodal en B/bermeja
Artículo siguienteEE. UU. otorga un estatus de protección temporal para venezolanos