Informes Especiales

Aquí el diálogo que sostuvieron Álvaro Uribe y el guerrillero Iván Márquez.

Ratio:  / 7
MaloBueno 

Sorpresivo diálogo —secreto e imaginario— entre el expresidente y el guerrillero que ha servido de tema para que muchos se expresen en las redes sociales.  Los entendidos en la materia dicen que "cualquier parecido con la verdad no es coincidencia".   Un diálogo para reflexionar.

 

IVÁN MÁRQUEZ: Dije que queríamos hablar con usted porque su oposición al proceso que adelantamos con el gobierno de Santos es irreflexiva y sistemática. ¿Qué le pasa a usted con nosotros?

 

ÁLVARO URIBE: Casi nada, que las Farc son unos bandidos. Llevan medio siglo asesinando, secuestrando, intimidando a la patria y a mis compatriotas.  No es un asunto personal, pero con ustedes no se puede dialogar, sino guerrear, como lo hice durante mi gobierno de seguridad democrática, cohesión social y confianza inversionista. Ustedes son unos sinvergüenzas a los que toca darles plomo.

 

 

El fin del fin.

 

IM: ¿Entonces, por qué estuvo tratando de hablar con nosotros para ver si le caminábamos a un proceso de paz?

 

AUV: Eso es mentira; estuvimos en el 'fin del fin' como decía mi general Padilla, los teníamos acorralados, derrotados, sin puesto estable de mando, les tumbamos a varios de sus compinches del secretariado, su gente estaba desertando, nuestros héroes del Ejército los estaban correteando, se tuvieron que esconder bajo las naguas de  Chávez o si no los habríamos acabado completamente. 

 

 

IM: Es una gran mentira que usted les metió a los colombianos. Nosotros nos replegamos estratégicamente mientras su gobierno se gastaba en la guerra la plata del pueblo. Lo único que demostró su seguridad democrática es que nosotros somos invencibles. No pudieron ni con todo el presupuesto de la Nación ni con el millón de sapos en contra nuestra.

 

AUV: Invencibles no; casi los acabo. Me faltaron solo otros cuatro años. No se pudo por culpa de la Corte Constitucional, que se alió con los bandidos de la Corte Suprema de Justicia para acabarme.   No saben el daño que le hicieron a la patria.  Igual Santos, que me traicionó después de elegirlo con mis votos.

 

 

IM: Santos lo que hizo fue darse cuenta de la naturaleza y del estado del conflicto armado interno y por eso se preocupó por abrir la posibilidad de la solución política.

 

AUV: Santos es un canalla. Lo del conflicto interno es un cuento de las Farc y de los idiotas útiles que les hacen el coro. Ustedes son una amenaza terrorista contra los ciudadanos y contra la democracia.

 

 

IM: La peor amenaza contra la democracia fueron los 'falsos positivos'.

 

AUV: Otra falsedad. Nunca existieron, fueron bajas legítimas contra la subversión. Ese cuento lo inventaron los bellacos de los derechos humanos que ahora se la pasan haciendo la apología del mentiroso proceso de paz.

 

 

IM: Solo los locos pueden estar contra la paz.

 

AUV: Ni estoy loco, ni soy tan bobo. Ustedes irrespetan a los compatriotas, a los que han perseguido, humillado y masacrado durante medio siglo. Apoyo la paz, pero sin impunidad.

 

 

La Yidispolítica.

 

IM: Puede que usted no esté loco, pero se hace el marica cuando le sacan los cueros al sol: como las acusaciones sobre violaciones de los derechos humanos, lo de Agro Ingreso Seguro y lo de las tramoyas que armaron para que Yidis Medina y Teodolindo votaran a favor de la reelección.  Lo de paz sin impunidad me suena muy parecido al discurso de monseñor Ordóñez.

 

AUV: Lo de derechos humanos son calumnias de Vivanco, un comunista que nunca me ha querido. Andrés Felipe es un perseguido político. Le tocó pagar los platos rotos. Ese era el preciso para matar la culebra por la cabeza, ese si no hubiera perdido el tiempo hablando con ustedes en ese país de miedo donde sigue mandando el tenebroso Fidel Castro.    Yidis y Teodolindo mintieron para perjudicarme y meter a la cárcel a Sabas porque no aceptamos sus propuestas clientelistas.

 

 

IM: ¿Y qué me dice del Procurador?

 

AUV: Coincidimos en mucho, como buenos patriotas. Es una muralla contra la inmoralidad y el terrorismo. Si en el 2018 todavía queda patria por defender, el sí los va a volver a poner en su sitio.

 

 

La Constituyente.

 

IM: Me queda claro que será su candidato presidencial.

 

AUV: Mío solo no, el del pueblo sano, honrado, católico. Estará en el partidor, sin duda. Tiene méritos para suceder a Francisco, Carlos Holmes, Juan Carlos,  o a Oscar Iván. Acuérdese que para esta también estarán Martha Lucía y Lafaurie, y de todos estos alguno va a ganar. No lo dude.  A menos que haya Constituyente, claro.

 

 

IM: Eso de la constituyente ya no es un inamovible. No le vamos a dar papaya. Con tal de que usted no vuelva ni nos vaya a poner a alguna de sus fichas, preferimos hasta a Vargas Lleras.

 

AUV: Ese es otro que me las tendrá que pagar. Anda pasando de agache para que no recuerden como es, un mentiroso, un clientelista. También me traicionó. Ustedes son unos ilusos si creen que los compatriotas van a aceptar que terminen haciendo política como ese guerrillero del Petro al que toca inhabilitar de por vida como lo quiere Alejandro Ordóñez.   Ustedes los narco-terroristas nunca llegarán al Congreso ni a las alcaldías después de tantos atropellos y de cometer crímenes atroces y de lesa humanidad.

 

 

IM: Iluso usted que sigue esperando la reelección indefinida.

 

AUV: Ese tema no me interesa discutirlo con ustedes porque son unos desadaptados que están por fuera de la ley. Tras de ladrones, bufones.

 

 

IV. ¿Le pareció poca la impunidad que les concedió a los paracos? Esos si fueron unos bandidos a carta cabal. Usted tiene mucho que explicar del narcoparamilitarismo. ¿Qué tal eso de que Macaco y don Berna iban a refundar la patria?

 

AUV: Todos los jefes fueron extraditados. Con ustedes toca hacer lo mismo.

 

 

IM: Nosotros somos distintos. Somos rebeldes políticos. Tuvimos retenidos para financiar la guerra contra la oligarquía, como ustedes les piden plata a los oligarcas para armar al Ejército contra nosotros. Ya no tenemos retenidos ni hacemos narcotráfico, que fue otra estrategia para sostener la revolución. De algo teníamos que vivir. Lo que sí hicimos fue tener prisioneros de guerra.

 

AUV: ¿Y los que mataron en Antioquia y en el Valle cuando los íbamos a rescatar?

 

 

IM: Usted es tan responsable como nosotros. Con tiempo advertimos que nadie sería rescatado con vida. Así es la guerra, como cuando ustedes desaparecieron líderes populares de la UP y mataron prisioneros. Eso ya lo saben en la Corte Penal Internacional de Roma.

 

AUV: Esa carreta ya no la creen ni en el Comité de Derechos Humanos de la ONU. Ustedes son asesinos, secuestradores y narcotraficantes. Nunca lo podrán negar y algún día la van a pagar, como Reyes, Jojoy y Cano. El que a hierro mata, a hierro muere.

 

 

Las Chuzadas.

 

IV: Usted es el que tiene que tener cuidado con la Corte de Roma y con toda esa corrupción que están destapando en Estupefacientes y en  las concesiones de última hora en el ministerio de Transporte. En lo del DAS todavía falta, ¿Qué me dice de las chuzadas?

 

AUV: Nadie fue chuzado. No nos interesaba. A todos dimos garantías democráticas, especialmente a la oposición. Solo los pícaros estaban incómodos con mi gobierno.

 

 

IM: Los paras estaban muy incómodos diciendo que usted los había traicionado.

 

AUV: No me falte al respeto, que lo que yo demostré fue trabajo y transparencia.

 

 

IM: Usted se pone bravo cuando le cantan la tabla. Pero se la pasa echándole vainas a mucha gente, especialmente si es de las Farc o del gobierno de Santos, al que no deja trabajar.

 

AUV: También  le digo lo que toca al ELN, que son tan bandidos como las Farc, y a mí no me da miedo. Cuando se meten conmigo me vuelvo un gamín. A Santos no le rebajo ni una porque lo que quiere es entregarle el país a los Castro y al Chavismo para que aquí también hagan una revolución.

 

 

Todos me traicionaron.

 

IM: Eso si da risa. Santos es un burgués que estuvo a sus órdenes en el ministerio de Defensa. Los demás que están negociando todos trabajaron con usted: Naranjo, Mora, de La Calle, Luis Carlos, Lloreda, Eder, todos sin una sola excepción fueron de su gobierno.

 

AUV: Será en lo único que estamos de acuerdo, todos me traicionaron. Pero si a alguno no se la perdono ni se la rebajo, es a Naranjo. Tuve que descabezar a doce generales para ponerlo de primero y ahora está hasta en la Fundación Buen Gobierno. Pero esas son cosas mías y a usted no le importan. Me parece el colmo que ustedes estén negociando y al mismo tiempo roben, maten, secuestren y traten de aprovechar todas las situaciones, como la del Catatumbo.

 

 

IM:  En el Catatumbo no estamos metidos, es que ven guerrilleros en todas partes. Usted fue el que se metió en Ocaña con los candidatos del Centro Democrático, que no tiene nada de centro ni de democrático. Allá están protestando es porque ningún gobierno se ha preocupado por ellos. Son víctimas del sistema opresor, oligárquico y vendido a Estados Unidos.

 

AUV: Eso le cae es a Santos. Yo hice con sus auténticos líderes diálogo social. Pero en los tres últimos años no han hecho nada. De víctimas no hablemos porque me toca darle en la jeta, marica.

 

 

IM: Nosotros no fuimos, usted ha vivido engañado. Nunca reconocimos ese crimen.

 

AUV: Tampoco reconocieron el atentado al Club el Nogal, que fue un crimen espantoso y una gran infamia. También dicen que no tienen secuestrados ni son narcotraficantes. Mentiras. Todos los de las Farc son unos cínicos.

 

 

IM: Cínico José Obdulio que se atreve a decir que usted hizo un gobierno democrático.

 

AUV: José Obdulio es una víctima. Fíjese que lo echaron de El Tiempo por ser amigo mío. Lo mismo hizo  RCN con Pachito Santos.  Por culpa de Santos me están persiguiendo a los amigos.  Por fortuna queda poco tiempo. El país no se puede meter en la reelección.

 

 

IM: La reelección la inventó usted. Y ahora anda corriendo bases buscando aliarse hasta con el diablo para derrotar a Santos.

 

AUV: Con el diablo no, con Pastrana.  Ustedes lo embobaron en El Caguán, pero ahora no me parece tan soberbio ni tan entregado como cuando fue a hablar con Marulanda.

 

 

IM: Con usted no se puede desde que decidió aceptar que el fin justifica los medios. Le reconozco, eso sí,  que dijo que nos iba a dar duro y no descansó un solo día de sus ocho años de gobierno.

 

AUV: Cómo iba a descansar si ustedes me atacaron desde el momento de mi posesión en el 2002. Fue otro crimen terrible. Las Farc no respetan nada. De mí no pueden esperar nada. Lo de perdonar y olvidar es un cuento chimbo. Por eso no vale la pena seguir hablando. A ustedes hay que derrotarlos con las armas.

 

 

IM: A usted es al que los colombianos debemos derrotar el año entrante en las urnas, así nos toque apoyar la reelección. Y que el camarada Marulanda me perdone.

 

Fin del diálogo.

Clinica San Jose
FacebookTwitterLinkedin