Inicio otras Monseñor Jaime Prieto Amaya, Profeta de los pobres y de los trabajadores

Monseñor Jaime Prieto Amaya, Profeta de los pobres y de los trabajadores

Monseñor Jaime Prieto Amaya, Profeta de los pobres y de los trabajadoresCuando Monseñor Jaime llega a Barrancabermeja, el 15 de diciembre de 1993, el conflicto armado se encontraba en niveles altísimos de confrontación, y degradación, los paros armados eran muy frecuentes, la violación de los derechos humanos era permanente, todos los días era asesinada una persona.   Ya se había iniciado el genocidio contra la USO, contra los sectores sociales y contra la Unión PatrióticaUP—.     Asesinatos y masacres que algunas versiones referencian, eran ejecutados mayormente por la RED07 de la Armada Nacional en asocio con el paramilitarismo.

 

Desde un comienzo, Monseñor Jaime pidió a los agentes de Pastoral un compromiso frente a la realidad social y poco a poco fue encausando la fuerza de ese compromiso en la evangelización de lo político sin desconocer que la promisión humana y social era básica y seguía siendo necesaria para crear una base social capaz de generar organización, movimiento social e incidencia social y política. En poco tiempo, Monseñor Jaime se ganó el respeto, el reconocimiento y la convocatoria de todos los sectores y especialmente, el de los sectores populares y el de los trabajadores.

 

Entre 1993 y 1997, el énfasis del trabajo de Monseñor Jaime, se orientó hacia el desarrollo humano, la formación en la solidaridad, sin desconocer el trabajo por los DDHH.    Fruto de ello, fue la consolidación de la Comisión Diocesana de Vida, Justicia y Paz; de la cual se dieron dos pilares operativos de ese compromiso:  El Secretariado Diocesano de Pastoral Social -SEPAS- y el Programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio PDPMM.

 

Sin embargo, fue la masacre del 16 de mayo de 1998, en la que según testigos y algunos sobrevivientes, fue perpetrada por las Autodefensas Unidas de Santander y Sur del Cesar (AUSAC), con la participación de la Policía, Ejército, el DAS y Ecopetrol de Barrancabermeja, asesinaron a siete y desaparecieron a veinticinco personas.     Ésta situación llevó a que Monseñor Jaime motivara en la Diócesis un compromiso más acentuado con los DDHH y la Paz, bajo un atinado principio: Trabajar por la Paz y los Derechos Humanos.   Se puso a disposición y acompañó permanentemente la declaratoria de paro cívico en rechazo a la masacre y exigiendo castigo a los responsables y la devolución de los secuestrados vivos.

 

La cuidad adolorida, intimidada, perpleja, pidió justicia, Monseñor Jaime acompañó a las familias de las víctimas que buscaban orientación.    Jaime Prieto Amaya ejerció el liderazgo sobre un pueblo que necesitaba recuperar la esperanza, hacer valer la justicia, y unirse en la defensa de la vida.

 

La presencia de Monseñor en diferentes espacios de movilización, motivó la participación de todos los sectores de la ciudad,  especialmente, la celebración del Día Internacional de Clase Obrera, el Primero de mayo.   Cuando el miedo no nos dejaba movilizarnos, y nos tenía paralizados a los trabajadores y a las organizaciones sociales que no llegábamos a la marcha, Monseñor orientó a sus Parroquias y a todos los miembros de su Iglesia a colocarse camisetas blancas, para que participaran en la marcha del primero de mayo.    Esto estimuló, a los trabajadores y a las organizaciones sociales para movilizarse.

 

A través de la Pastoral de Trabajadores y Trabajadoras, se institucionalizó que a la salida de la marcha se hiciera un acto litúrgico, y también en la tarima principal la intervención de Monseñor Jaime era obligatoria.   La intervención del Obispo se esperaba con mucha expectativa, año tras año, porque él no daba un discurso, sino que orientaba y decía qué había que hacer para seguir caminando.

 

En 1998 nace la Mesa Regional de Trabajadores Permanentes por la Paz como un espacio de encuentro y organización de las comunidades del Sur de Bolívar y el Valle del Rio Cimitarra, protagonistas de un éxodo de diez mil campesinos venidos de la cordillera de San Lucas y de la cuenca del Río Cimitarra hacia Barrancabermeja, para protestar contra el proyecto paramilitar que iniciaba su paso de muerte contra la población civil en esta región.     Monseñor estuvo presente todo el tiempo, en la mesa de conversaciones con el Gobierno del Presidente Andrés Pastrana, buscando una salida, exigiendo respeto y claridad con los pobladores, pidiendo a todas responsabilidades y transparencia.

 

En los años de implementación del proyecto paramilitar, fueron penetrando en las comunas populares, en compañía de la fuerza pública, y asesinando cuatro y cinco personas por día, la vigilancia de la ciudad la realizaban los paramilitares, ante la indiferencia de las autoridades.

 

La Iglesia y algunas organizaciones sociales, como la Organización Femenina PopularOFP—, la Unión Sindical ObreraUSO—, CREDHOS y la comunidad internacional, hicieron una resistencia civil sostenida y valiente, desde las Parroquias y la Pastoral Social, siempre bajo la dirección de Jaime Prieto Amaya.

 

Monseñor se pronunciaba permanentemente en público, por la prensa, la televisión, y la radio denunciando a los violadores y sus cómplices como buen Pastor defensor de los Derechos Humanos.  Él siempre estaba al lado de sus ovejas exponiendo su vida por ellas.

 

Monseñor Jaime trabajó contra el secuestro con disponibilidad total. Subiendo las montañas y vadeando ríos para encontrar a los captores. Nunca para negociar la vida humana, ni para pagar rescates. Siempre para ejercer una acción humanitaria directa y franca. Ante ésta dolorosa realidad, propuso el proyecto de Barrancabermeja Ciudad Región de Paz.

 

La Diócesis de Barrancabermeja, a través de la Pastoral Social, ha venido dinamizando la Semana por la Vida y la Paz, desde el año de 1996, para sensibilizar, formar y movilizar a la ciudadanía del Magdalena Medio en la necesidad de la construcción de la paz y acrecentar el respeto al derecho a la vida con dignidad y la reconciliación con justicia social.

 

En desarrollo de esta celebración, desde el año 2001 se creó la Orden de San Pedro Claver, con el ánimo de dar reconocimiento público a los defensores y defensoras de los Derechos Humanos y aquellos que se han distinguido por sus aportes a la construcción de la Paz y la convivencia pacífica, en la región del Magdalena Medio.

 

El primer reconocimiento se realizó en el año 2000, al entonces presidente de la Unión Sindical Obrera (USO), Hernando Hernández Pardo, por su compromiso para la defensa de los derechos humanos y sus aportes para la consecución de la Paz.

 

En el año 2003 antes de huelga del 2004, la administración de Ecopetrol lanzó una ofensiva para privatizar la empresa.     La represión hacia los trabajadores era permanente, llegando a militarizar la puerta principal de la Refinería y a exigir controles no habituados.    En plena fase de pacificación de la ciudad, por parte de los paramilitares, la USO inicia un proceso de concientización de la población para que Ecopetrol no se privatizara.    En este proceso, Monseñor Jaime jugó un papel protagónico, ya que los dirigentes de la USO,  frecuentemente, lo visitaban para pedirle consejo, solicitarle su acompañamiento y asesoría.   Este proceder era un común denominador en Monseñor Jaime, porque a nivel de los sindicatos se ganó el respeto de todos ellos, y lo manifestaba en forma permanente; cuando se reunía con la patronal y las autoridades manifestaban, que él no iba a servir de mediador, él estaba con los trabajadores.    La USO logró construir un eslogan como consigna: “Si a la USO le va bien, a la ciudad, también le va bien”.   Esto en el marco del conflicto huelguístico.

 

Las gestiones que hizo la USO con Monseñor, permitió el relacionamiento con otras entidades como, la Alcaldía de Barrancabermeja, el Concejo Municipal y los gremios económicos.

 

Para levantar la huelga, estas instituciones fueron fundamentales.   El Concejo Municipal jugó un papel muy importante con la presencia activa de la concejal Claudia Andrade.

 

En el acuerdo final se estableció la creación de una Mesa de Trabajo con tres ejes:

 

1-° Petróleo. Responsable. Ecopetrol

2-° Región. Responsable. Diócesis de Barrancabermeja. (Padre Eliecer Soto)

3-° Paz. Responsable Unión Sindical Obrera (USO) (Jorge Gamboa)

 

Siendo el coordinador de esta mesa el Sacerdote Eliecer Soto, quien era el que la convocaba.

 

La Mesa de Trabajo duró poco tiempo funcionando por falta de voluntad política de Ecopetrol.

 

Monseñor permaneció en la Diócesis hasta comienzos de febrero de 2009, cuando se posesionó como Obispo de la Diócesis de San José de Cúcuta. Allí duró cerca de un año y medio. En el mes de junio de 2010 recibimos con tristeza la noticia de su enfermedad, y el 25 de agosto de 2010 falleció en la ciudad de Bogotá.

 

Sus restos reposan en la Catedral de Cúcuta.

 

Monseñor Juan Vicente Córdoba lo calificó, como: “Profeta de los pobres” y nosotros lo definiríamos como: “Profeta de los pobres y de los trabajadores”.

 

 

Recopilación elaborada por:  

 

HERNANDO HERNANDEZ PARDO (HH) ex presidente de la USO y líder social.

RAMON RANGEL GUERRA, miembro de Pastoral de Trabajadores e integrantes de la Plataforma ETTDDHH.

PEDRO CHAPARRO SANCHEZ líder social y defensor de Derechos Humanos en Barrancabermeja

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Android – dar click aquí 

 

Los usuarios de Iphone pueden descargar la nueva forma de escuchar radio dando click aquí 

 

 

Le puede interesar: Con éxito se realizó Conversatorio: Contratación de Ecopetrol en la Región

 

No seamos “soporte de un caduco establecimiento”: senador Velasco a César Gaviria

 

Con machete, a adolescente le amputaron un brazo porque no aceptaban que fuera gay

 

Desde la cárcel de Cómbita, exparamilitar hace señalamientos contra Uribe

 

Congresistas de Santander advierten afectaciones a especies únicas con el fracking

 

«Colombia no está interesada en la vacuna rusa contra COVID»: embajador ruso

 

Presidenta de la JEP sostiene que no hay impedimento para tramitar la extradición de Salvatore Mancuso

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aqui

Comments

comments

Artículo anteriorCon machete, a adolescente le amputaron un brazo porque no aceptaban que fuera gay
Artículo siguienteJuvenal Bolívar, el periodista que hoy tiene en líos con la justicia a Rodolfo Hernández