Informes Especiales

Versión de 'El Panadero' contra Aristides Andrade deja muchas dudas.

Ratio:  / 6
MaloBueno 

(Informe Especial).

 

Luego de las  declaraciones ofrecidas por senador, Horacio Serpa Uribe, a la Corte Suprema de Justicia rechazando la versión del ex paramilitar, Mario Jaimes Mejía, alias 'El Panadero' que acusa al ex congresista, José Aristides Andrade     —junto con el defensor de Derechos Humanos, David Ravelo Crespo—  de ser los autores intelectuales  del crimen del ex secretario de Obras Públicas de Barrancabermeja, David Núñez Cala, ocurrida en el mes de abril de 1991, analistas en Barrancabermeja coinciden en afirmar que  'El Panadero'  no está diciendo la verdad.

 

Hay que advertir que en el proceso de investigación llevado a cabo por las autoridades, las declaraciones de 'El Panadero' no solo han sido rechazadas por el ex senador, Horacio Serpa Uribe, sino por ocho (8) personajes más de la vida pública en Barrancabermeja y Santander que por esa época vivieron y conocieron de cerca el proceso político y social que se desarrollaba en el puerto petrolero a comienzos de los años 90.

 

El listado de ciudadanos que rechazan las declaraciones de alias 'El Panadero' y cuyas trayectorias son ampliamente conocidas en Barrancabermeja son:  el actual Presidente de  la  Asociación de Periodistas de Barrancabermeja APB  Francisco José Campo, la dirigente  política  de  la  UP  Sonia  Nevado  Morales, la  ex concejal  de  Barrancabermeja Jael  Quiroga  Carrillo,  el  ex  concejal  por  el  Partido  Comunista  César  Martínez  Blanco, el  sacerdote  Eliécer  Soto  Ardila,  el  ex concejal  liberal  Rogelio Adolfo Scarpetta Díaz, don Alfredo Valdivieso Barrera (miembro del Partido Comunista en Santander)  y  Ciro Antonio Pinzón.  

 

Todos los anteriores ciudadanos  —que ya dieron su versión de los hechos—  ponen en duda las declaraciones de alias 'El Panadero' y las razones son muchas:

 

PRIMERO:  porque para la época del crimen, en abril de 1991, El FILA y la Unión Patriótica eran organizaciones políticas antagónicas y resultaba inconcebible que (2) dos distanciados líderes públicos se unieran "solo para organizar y consumir un crimen".   José Aristides Andrade era jefe reconocido del FILA, mientras que David Ravelo simpatizaba con la UP.

 

SEGUNDO: la muerte del doctor, David Núñez Cala —favorito entonces para ocupar la Alcaldía de Barrancabermeja— perjudicaba profundamente los intereses políticos del FILA.   Quienes vivieron esa época política en el puerto petrolero recuerdan que Núñez Cala era uno de los hombres de confianza del movimiento FILA y particularmente del dirigente político, José Aristides Andrade  y  de  los  alcaldes  que  en  esa  época  gobernaron  a  Barrancabermeja, es decir los doctores  Juan de Dios AlfonsoRafael Fernández Fernández  y  Jorge Gómez Villamizar.

 

TERCERO: en desarrollo del proceso contra  David Ravelo  y José Aristides Andrade han aparecido situaciones y testigos que no favorecen al polémico ex paramilitar. Por ejemplo, uno de los sujetos que 'El Panadero' citó como asistente al encuentro en el que, supuestamente, se planificó el asesinato de David Núñez, el ex guerrillero Orlando Noguera, testificó que NO estuvo en esa cita, que NO conoce a Aristides Andrade y que en cambio fue abordado en la cárcel por Jaimes ('El Panadero') y su amigo Fremio Sánchez, para que "les colaborara con el testimonio en contra de los acusados a cambio de ayudarle a entrar a Justicia y Paz", un testimonio que evidencia aún más las sospechas en contra del ex paramilitar.

 

CUARTO: la confianza que en el FILA le tenían al doctor Núñez Cala en esa época era tal, que en la Administración Municipal de finales de los años 80 y comienzos de los 90,  había sido ficha clave para la dirección de  la Inspección de Tránsito y Transportes de Barrancabermeja y posteriormente  —al momento de su muerte—  como Secretario de Obras Públicas del municipio, dos cargos de alta responsabilidad que solo se le ofrecen a ejecutivos dignos de la confianza de los gobernantes de turno.

 

QUINTO: para nadie era un secreto que para la época del crimen, en Barrancabermeja, existía una clara y marcada diferencia entre el Frente de Izquierda Liberal Auténtico FILA y la Unión Patriótica (UP).   Esas dos organizaciones políticas nunca hicieron alianzas políticas en el Concejo Municipal de Barrancabermeja,  ni tampoco en ninguna de las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales que para la época existían en la ciudad.

 

Además,  toda la izquierda política de Barrancabermeja  —(incluido el FAMM de Ricardo Lara Parada, el Partido Comunista de César Martínez y Ezequiel Romero, así como los sindicatos encabezados por la Unión Sindical Obrera USO)—  tenían como propósito fundamental y punta de lanza atacar políticamente al Frente de Izquierda Liberal Auténtico FILA.

 

En esa época para los dirigentes de la izquierda en Barrancabermeja y el Magdalena Medio, el FILA era una organización "vendida al establecimiento" y veían en José Arístides Andrade no solo al más férreo defensor de los intereses del FILA sino a la figura más ortodoxa de todo ese movimiento político en Barrancabermeja.

 

De hecho, al doctor José Arístides Andrade  siempre  le  endilgaban  a  su  perfil  un  fuerte carácter y sus posiciones duras a la hora de cualquier negociación política.

 

Esta situación pone en evidencia que resultaba muy complicado para David Ravelo Crespo "planear y ejecutar un crimen" en complicidad con alguien como Aristides Andrade a quien consideraban un opositor.   "Es un absurdo", dicen analistas en la ciudad de Barrancabermeja. 

 

Ordenar asesinar a alguien no es nada fácil, especialmente poner de acuerdo para tal fin a  2 figuras públicas que no se entendían en el plano político: José Aristides Andrade  y  David Ravelo Crespo.

 

A las personas que vivieron esa época de la historia de Barrancabermeja sencillamente 'no les cuadra' la versión de 'El Panadero' en las que relaciona una complicidad de Andrade y Ravelo en el crimen.

 

Sin embargo, 'El Panadero' saca a relucir ante la Fiscalía una reunión que el ex parlamentario José Arístides Andrade tuvo con la guerrilla de las FARC antes del crimen de David Núñez Cala, reunión que el propio Horacio Serpa aclaró se realizó en el marco de las negociaciones de paz que se venían llevando a cabo con esa organización guerrillera y autorizadas por el gobierno nacional del ex presidente Belisario Betancur Cuartas en 1984, la cual tenía todos los permisos legales correspondientes.

 

Sobre el contexto político en la ciudad de Barrancabermeja para el año 1991, especialmente,  las  “alianzas  políticas  entre  el  FAMM,  el  FILA  y  la  Unión  Patriótica  y las  FARC”  y   las 'supuestas' reuniones de ciertos dirigentes políticos de Barrancabermeja en el sitio El Retén, para planear el asesinato del doctor, David Núñez Cala,  resultan incoherentes porque ninguno de los declarantes, es decir,  Mario Jaimes Mejía (El Panadero)Fremio Sánchez Carreño  y  Dayro Arrieta Bandera, ostentaban mando o una posición  jerárquica  importante  en  el  grupo  guerrillero  de  las FARC  para  el año 1991, al punto que  —como ellos mismos dicen—  eran simplemente  milicianos, gatilleros o escoltas,  por lo cual estar presentes en reuniones en las cuales los comandantes se iban a reunir con personalidades políticas (como Horacio Serpa entonces Presidente de la Asamblea  Nacional  Constituyente,  José Aristides Andrade  representante  a  la  Cámara, César  Martínez  y  Orlando  Noguera  Mantilla  dirigentes  de  la  Unión  Patriótica)  y  lo que aún  es  más  insólito,  escuchar  los  pormenores  de  todo  lo  acontecido en la reunión,  resulta contrario a  la  'confidencialidad'  de  la  acción  guerrillera  y  riñen  con  las  reglas  de la experiencia  —que contrario  a  la  clandestinidad de los miembros de la agrupación guerrillera  y,  especialmente,  de  sus  colaboradores—    se  'dieran  el  lujo'  de  permitir,  a  plena  luz  del  día  en  un  lugar público, una reunión de comandantes de la guerrilla con líderes  políticos  públicamente   reconocidos,  en  un sitio  como  El Retén  y  para  semejante  asunto  tan delicado  como  era "mandar  a  asesinar"  al  doctor David Núñez Cala.

 

Muerte de Núñez Cala solo afectaba al FILA.

 

De otro lado, resulta increíble la versión de 'El Panadero', porque la muerte del doctor Núñez solo afectaba al FILA (organización política a la que el occiso pertenecía).

 

Los sondeos electorales en Barrancabermeja por aquella temporada mostraban como un ganador con posibilidades reales a David Núñez Cala, por lo que resultaba un 'contra sentido', de parte de José Arístides Andrade, el pretender asesinar a su candidato allegado a su organización política quien era incondicional como militante.

 

"Todas estas piezas sueltas del rompecabezas revelan y manifiestan una mala intención de 'El Panadero' y no propiamente su intención de aclarar el crimen de David Núñez Cala", coinciden analistas consultados por este medio de comunicación, entre quienes figuran el historiador barranqueño, Jorge Núñez Hernández, quien para la época de los acontecimientos fue cercano a la vida política local del puerto petrolero.

 

'El Panadero' mintió durante 15 años en caso de la periodista Jineth Bedoya.

 

El 16 de mayo de 1998, al frente de un comando paramilitar, Mario Jaimes Mejía, alias 'El Panadero', protagonizó uno de los peores crímenes en la historia de las Autodefensas: el homicidio de 7 civiles y la desaparición de 25 más en Barrancabermeja.   Diez meses después fue capturado en El Playón (Santander) y pasó a convertirse en uno de los temibles miembros de esta organización ilegal en la cárcel La Modelo de Bogotá y, cuando surgió Justicia y Paz, en un dudoso testigo que hoy sabe maniobrar entre mentiras y verdades.

 

Cuando Jaimes Mejía cayó preso en marzo de 1999,  la cárcel Modelo en Bogotá era un territorio de guerra y el tráfico de armas dentro del penal una constante. En poco tiempo, El Panadero encajó en el fortín que armaron los jefes paramilitares Miguel Arroyave y Ángel Gaitán Mahecha desde sus celdas situadas en el mismo patio, y se volvió protagonista de violentos enfrentamientos armados con la guerrilla o la delincuencia común que dejaron decenas de muertos, en una época en que esta cárcel era sinónimo de impunidad.

 

Ese fue el infierno que quiso develar la periodista Jineth Bedoya y la razón por la cual fue secuestrada y ultrajada sexualmente en mayo de 2000.  Desde ese día, Mario Jaimes 'El Panadero' estuvo  asociado  al  hecho  como  uno  de  sus gestores,  pero duró  15  años  negando su participación, a pesar de que la Fiscalía lo había acusado formalmente.

 

Sin embargo, frente a la contundencia de las pruebas, ante un juez especializado de Bogotá, el ex paramilitar de Barrancabermeja, Mario Jaimes Mejía,  alias  'El Panadero',  cambió  su  posición  y aceptó cargos de  secuestro  simple,  tortura  y  abuso sexual contra  la  periodista Jineth Bedoya, hechos ocurridos el 25 de mayo del 2000 en Bogotá.

 

Desde la cárcel Modelo de Bucaramanga, el ex paramilitar le pidió perdón a la periodista: —"Quiero pedirle perdón a la señora Jineth Bedoya a nombre mío y a nombre de las Autodefensas, también le pido a ella, a través de este medio, que no abandone todas las víctimas qué sucedieron en la cárcel Modelo de Bogotá (...), fue peor que (los hechos) del Palacio de Justicia señora Jineth. No abandone a las víctimas qué estuvieron allá", dijo el delincuente.

 

Las pruebas recolectadas por los investigadores le permitieron concluir a  la  Fiscalía  que 'El Panadero' participó en una reunión llevada a cabo un patio de alta seguridad de la cárcel La Modelo, en la cual se planeó el secuestro de la comunicadora.

 

Tras la aceptación de cargos, Jaimes se enfrentará a una pena superior a los 20 años de prisión, además, el ex jefe paramilitar cumple una condena por una masacre y varias desapariciones, igualmente es investigado por el falso testimonio entregado en contra del congresista José Aristides Andrade.

 

La pregunta que todos se hacen hoy es la siguiente: — ¿Se le puede tener confianza al testimonio de un delincuente que mintió 15 años para aceptar un crimen?

 

El  9  de  febrero  de 2015 en la ciudad de Bucaramanga se llevó a cabo una Audiencia de Acusación Formal contra Mario Jaimes Mejía, alias 'El Panadero' por los delitos de Falso Testimonio y Fraude Procesal.

 

El próximo martes 2 de agosto de 2016, se inicia el juicio contra alias 'El Panadero'. Hay expectativa por el desarrollo de esta audiencia.

 

 

 

Clinica San Jose
FacebookTwitterLinkedin