Inicio Noticias Varias La Anciana y El Taxista – Reflexión (D.R.A)

La Anciana y El Taxista – Reflexión (D.R.A)

Creemos que nuestras vidas giran alrededor de grandes momentos pero los grandes momentos suelen ser en realidad hermosos pequeños momentos a los que no prestamos suficiente atención.

La Anciana y El Taxista

Llegué a la dirección solicitada y toqué la bocina. Después de esperar unos minutos volví a tocar la bocina. Tras esperar, sin obtener respuesta, pensé en irme pero como era la última carrera del día decidí aparcar mi vehículo y dirigirme a la puerta para llamar al timbre.

«Solo un minuto» respondió una voz de anciano. Podía escuchar algo que se arrastraba por el suelo. Después de unos minutos, la puerta se abrió. Una pequeña mujer de 90 años estaba frente a mí.

Llevaba un vestido estampado y un sombrero con velo que parecía un personaje de película de los años 40. A su lado había una maleta pequeña de nylon. El apartamento parecía como si nadie hubiera vivido en él durante años (todos los muebles estaban cubiertos de sábanas).

No había ningún reloj en las paredes, ni baratijas o utensilios en las encimeras. En una esquina se podía ver una caja de cartón llena de fotos y cristalería. ¿Podrías llevar mi equipaje al coche? Dijo ella…

Llevé el equipaje a mi vehículo y después regresé para ayudar a la mujer. Ella tomó mi brazo y caminamos lentamente hacia el taxi. Agradeció mi amabilidad en el trato y yo le contesté que no era nada

«Solo intento tratar a mis pasajeros como me gustaría que trataran a mi madre». «Oooh!! Eres un buen chico”, dijo ella. Cuando llegamos al coche ella me dio una dirección y luego preguntó: ¿puedes pasar por el centro?

No es el camino más corto, respondí. No me molesta, dijo ella. No tengo prisa. Voy al centro de cuidados paliativos. Miré por el espejo retrovisor y vi que sus ojos brillaban. «No tengo familia», dijo ella con voz dulce. ‘El doctor dice que no me queda mucho tiempo «.

Detuve discretamente el contador, ¿qué camino le gustaría que tomara?, pregunté. Durante las 2 horas siguientes conduje por la ciudad. Ella me mostró el edificio donde trabajó como operador de ascensores.

Pasamos por el edificio donde, ella y su marido, vivieron cuando estaban recién casados. Ella me hizo parar frente a un almacén de muebles que en su momento fue un salón de baile al que ella iba a bailar de jovencita.

 A veces ella me pedía parar frente a un edificio en particular o en una esquina y se quedaba pensativa con la mirada perdida sin decir nada. Cuando el sol comenzó a unirse al horizonte ella de repente dijo: «estoy cansada, me gustaría que fuéramos ahora».

Conduje en silencio hasta la dirección que ella me dio. Era un pequeño edificio, como una sencilla casa de recuperación con un pórtico por el que se accedía a un callejón. Dos enfermeros salieron y se dirigieron al taxi.

Parecían muy considerados y estaban muy pendientes de los movimientos de la anciana (obviamente estaban esperando su llegada). Abrí el maletero y llevé la pequeña maleta a la puerta. La mujer ya estaba sentada en una silla de ruedas.

¿Cuánto te debo?, me preguntó ella mientras abría su bolso. «Nada», le dije. «Tienes que ganarte la vida”, respondió ella. «Habrá otros pasajeros», respondí.

Casi sin pensarlo, me incliné y le di un abrazo. Ella me abrazó fuerte.

«Le diste a esta anciana un momento de alegría, dijo, ¡¡Gracias!! Le estreché la mano y me di la vuelta. Detrás de mí una puerta se cerró, era el sonido de una vida que termina.

No cogí más pasajeros y conduje sin rumbo ensimismado en mis pensamientos. Casi no hablé el resto de la noche. Me preguntaba ¿qué habría pasado si la mujer hubiera tenido que tratar con un chófer enojado o impaciente?

O ¿si me hubiera ido sin esperar después de haber tocado la bocina varias veces?

Pensándolo bien:»no creo que haya hecho algo más importante en mi vida».

Creemos que nuestras vidas giran alrededor de grandes momentos pero los grandes momentos suelen ser en realidad hermosos pequeños momentos a los que no prestamos suficiente atención.


Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Android – dar click aquí

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aqui

Los usuarios de Iphone pueden descargar la nueva forma de escuchar radio dando click aquí

Comments

comments

VIATomado de Internet
FuenteTomado de Internet
Artículo anteriorDesde que el jurídico de Presidencia se posesionó, su esposa ha obtenido 653 millones en contratos
Artículo siguienteAsí era —hace 50 años— el terminal de transportes de la empresa Copetrán en la ciudad de Bucaramanga