Inicio Noticias Politica Las mujeres de Barrancabermeja que luchan por sus derechos

Las mujeres de Barrancabermeja que luchan por sus derechos

Las humildes mujeres que reclaman sus derechos a Chance La PerlaMás de 200 mujeres se están viendo perjudicadas en Barrancabermeja por culpa de su empleador. Ellas son trabajadoras de Apuestas la Perla, empresa que tiene la concesión de chance en todo el departamento de Santander.

 

Desde que llegó la empresa ha tenido condiciones laborales inadecuadas y hace varios meses están tratando de organizarse para defender los derechos que ellas consideran vulnerados por el empleador.

 

En total son 212 mujeres, muchas de ellas cabeza de hogar y desplazadas por la violencia que ha sufrido el Magdalena Medio colombiano. Son las encargadas de vender los servicios que la empresa brinda en el puerto petrolero. Al menos 180 de ellas no tienen un contrato con la empresa y están bajo la figura de trabajadoras independientes. En muchas ocasiones no ganan el salario mínimo. A eso se suma que no tienen seguridad social y que tienen que hacer largas jornadas laborales.

 

Las trabajadoras independientes solo ganan el 12% de las ventas de chance, por los otros servicios como son giros, recargas y recaudos no tienen comisión por parte de la empresa. Y en muchas ocasiones, las vendedoras son enviadas a puntos de la ciudad dónde es muy poco el chance que se vende y son los otros servicios los más demandados.  Esta situación hace más compleja aún su precaria labor.

 

 

 

 

Había que organizarse

La mayoría de estas mujeres llevan muchos años trabajando para la Perla bajo las mismas condiciones. Esa realidad llevó a que se organizaran y pensaran en la manera de defender sus derechos a un trabajo decente, a la seguridad social y a un salario digno.

 

El año pasado, en agosto 25, decidieron formar un sindicato de empresa con 25 mujeres. A los dos días de conocer la creación del sindicato fue despedida su presidenta. Apuestas la Perla le hizo un proceso disciplinario y la echó. Además, la empresa no reconoció la organización y demandó su constitución. Según los directivos de la Perla, una de las 25 integrantes iniciales, no era su trabajadora ya que era vendedora independiente. Este primer sindicato desapareció. Aunque actualmente hay una demanda contra la empresa por dicha medida.

 

 

Y tampoco iban a dejar de organizarse.

Pero estas mujeres no se iban a dar por vencidas en sus justos reclamos para mejorar las condiciones laborales. Y tampoco iban a dejar de organizarse. El 16 de diciembre, con el apoyo de la Unión Sindical Obrera, de la CUT y de otras organizaciones y personas afines al sindicalismo, crearon una nueva organización sindical, esta vez de industria, que les permitiera afiliar a las vendedoras independientes sin que la empresa tuviera motivos para demandar su constitución. El nuevo sindicato se llama Sintracom y en la actualidad ya son 41 mujeres que lo integran y que están dando la pelea.

 

El pasado 14 de febrero le presentaron un pliego de peticiones a la empresa, pliego que no ha sido respondido aún por las directivas. “Hasta el momento no se han pronunciado. “Lo único que han hecho es pedirnos unos documentos, que no entendemos porque lo hacen, es como si estuvieran dilatando el proceso”, dice Shirley Lozada actual presidenta de Sintracom. Y aunque ya han pasado los 5 días que la ley le da a la empresa para llamar al sindicato a negociar, hasta la fecha no ha habido ningún tipo de comunicación en ese sentido.

 

Lo que sí ha hecho la empresa es amenazarlas para desestimular la afiliación al sindicato. Algunas supervisoras les dicen que si se afilian las van a despedir. A algunas de las afiliadas las trasladan a los puntos menos rentables para ellas, lo que se podría entender como una represalia por estar afiliadas al sindicato.

 

 

La Perla no brinda garantías para sus trabajadoras

Para Shirley Lozada, la empresa maltrata a las colocadoras independientes. Asegura que muchas veces las trasladan a puntos de venta donde solo efectúan transacciones como giros y recaudos y que estos no generan ninguna ganancia para las mujeres. Además, según un comunicado de la Unión Sindical Obrera, USO, sindicato que las está apoyando, las mujeres son sometidas a largas jornadas de trabajo.

 

A pesar de que las mujeres no tienen ninguna vinculación laboral con la empresa, está les exige, en ocasiones portar un uniforme, el mismo que ellas deben adquirir por su cuenta. Otra de las cuestiones es que les toca comprar el rollo de papel para la máquina expendedora del chance.  “Le están trabajando gratis a la Perla, las tienen casi esclavizadas porque tienen que cumplir un horario y a veces portar un uniforme que ni siquiera suministran”, dice Shirley.

 

Estas trabajadoras y sus asesores en Barrancabermeja esperan que las condiciones laborales mejoren y que no las discriminen por haber formado una organización sindical. Y más por estos días que es la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, fecha en la que es importante recordar que los derechos son para todas y que la violencia y el maltrato deben ser erradicados de la sociedad. Sería un buen momento para que la empresa muestre su voluntad de mejorar la vida de sus trabajadoras.

Comments

comments

Artículo anterior¿Quién fue Ñeñe Hernández y por qué es importante saberlo? – Por: Cuestión Pública
Artículo siguienteMurió la señora Graciela Pacheco de Ballesteros