Pedro Severiche acepta entrevista para Barrancabermeja Virtual

Pedro Severiche acepta entrevista para Barrancabermeja VirtualSu nombre de pila es Pedro José Severiche Acosta, tiene 61 años y hoy —después de 40 años— es considerado «un ícono del periodismo barranqueño», sin duda, el mejor y más representativo en la ciudad.

 

Ribereño, sencillo, idealista pero estudioso, es un hombre del trópico que muestra siempre lo irreal y extraño como algo cotidiano y común.

 

Pedro no suscita emociones, sino que las expresa, mostrando lo fantástico e increíble como una verdad de a puño.   Así las cosas, desde su fecha de nacimiento viene marcada con ese sino, pues su hermana Rocío dice que él nació un 28 de noviembre, él dice que nació el 29, pero su cédula registra el 9 de diciembre de 1957 como la fecha inicial de su llegada a este mundo.

 

Estudió licenciatura en idiomas en la Universidad del Atlántico y es comunicador social de la Universidad Nacional Abierta y a Distancia (UNAD), habla inglés, es amante de la música vallenata y degusta con pasión la exquisita culinaria de los frutos de nuestro rio de la patria.

 

Su vida ha sido de sobresaltos entre la gloria y la nostalgia, el éxito y la decepción, aun así, se siente feliz por el destino que ha regido desde un principio su vida, pese a los altibajos que trae cada día, hoy los vive, intensamente, en la plenitud de su madurez, rodeado de los seres que ama.

 

 

¿Cuente cómo llegó por primera vez a Barrancabermeja?

 

Yo llegó a Barrancabermeja a mis 10 años (1967) proveniente de mi pueblo natal La Gloria, que antes pertenecía al departamento del Magdalena y hoy pertenece al Cesar.

 

 

La familia atraída por la fiebre del petróleo, me imagino

 

Mi familia vino a buscar mejores destinos a Barrancabermeja siguiéndole el rastro a la industria del petróleo, industria que al abandonar a La Gloria con su firma South América Gulf Company convirtió a mi pueblo en un fantasma más de la geografía nacional.

 

 

¿Cuándo llega de niño que fue lo que más le impactó de Barrancabermeja?

 

La voz del prestigioso locutor Efrén Revueltas Díaz promocionando el Café Bon Ami.  También el anuncio en luz de neón, grande, en letras de color verde de la emisora La Voz del Petróleo.

 

 

¿O sea que usted desde niño sentía pasión por los medios de comunicación?

 

Esas dos impresiones seguramente marcaron mi destino en los medios de comunicación.

 

 

¿A qué escuela ingresa a la primaria y después dónde cursó el bachillerato?

 

Antes de ingresar a la escuela primero tuve que vender bollo limpio por las calles del puerto.

 

 

¿De verdad?

 

Si claro, pero la gente no me compraba los bollos porque yo primero los abría y me comía la pega.  Mi abuela supo y me tiraba de las orejas por eso (risas)

 

 

¿O sea que usted estudiaba y trabaja a la vez?

 

Si, así fue… y ya con mis hijos me tocó repetir la historia en una crisis económica de esas que a veces llegan, pero esa vez ofrecía esponjados y recuerdo mucho como se burlaban de mí y no me los compraban. A veces lloro cuando recuerdo esos grises momentos de mi vida.

 

 

La sociedad es veces es cruel… ¿usted la siente así?

 

La sociedad es una mierda. Si usted cree que la sociedad lo va a salvar, mejor empaque y váyase.

 

 

Veo que le ha tocado duro en la vida, me imagino que así a mucha gente en Barranca…

 

Si claro, estudié mi segundo de primaria con el hoy dirigente político Alfonso Baeza Acuña, quien de niño vendía periódicos en la calle para subsistir y poder ir a la escuela.

 

 

¿Dónde cursó la primaria? 

 

Yo estudié mi cuarto de primaria con el profesor Trinidad, un maestro que venía de los llanos orientales y nos ponía a cantar todos los días el tema musical «María Antonia La Ventera».   Al profesor Trinidad le decían «televillo», porque según él así se pronunciaba «televisión» en inglés.   Cuando le gritaban: ¡televillo!  …  se le volaba la piedra…  y piedra era la que le tiraba a quien le apodara así.  (risas)

 

 

¿Y el bachillerato?

 

Terminé mi bachillerato como mecánico industrial, oficio que ejercí por unos meses hasta cuando le dañé un torno al «Cabezón Guerrero» y me sacó a patadas del taller.  Sin embargo, del Industrial tengo los mejores recuerdos y amigos de mi vida.  Soy promoción 1977.

 

 

Yo recuerdo que por esa época hubo un profesor que por la materia de «física» le hizo repetir el ultimo grado a más de 25 estudiantes; los estudiantes armaron un zafarrancho que llegó, incluso, hasta las emisoras… ¿usted vivió esa época?

 

Si claro, el caso se presentó con don Víctor Zambrano, pero Zambrano era un excelente profesor y además de una impecable forma de vestir y un peinado con gomina único.

 

 

¿Eso quiere decir que usted no estuvo en ese problema con don Víctor?

 

Yo con los profesores del Industrial no recuerdo haber tenido problema.

 

 

¿Cómo es que llega la primera vez a los medios… quien le abre las puertas?

 

Eso fue en un concurso buscando nuevos locutores que convocó un señor de apellido Leuro a través de la Emisora Barrancabermeja

 

 

¿Cómo fue eso? … cuente

 

Una vez terminada la selección de los ganadores del concurso, me dijeron que «yo para eso no servía», porque como buen costeño me comía las «S».    De ese concurso salieron como locutores el difunto Raúl Meneses Monsalve y Tico Marín, un locutor barranqueño muy famoso en Bucaramanga.

 

 

Pero usted no se dio por vencido… ¿cómo hizo para finalmente llegar a vincularse a un medio de comunicación?

 

En Vanguardia Liberal con mi columna «Lanza en ristre».   Me recomendó el profesor Vargas por intermedio de su primo, don Carlos Orejarena quien era el administrador del periódico de los Galvis en Barrancabermeja.  Yo era profesor de inglés en el CUBA, Colegio Universitario de Barrancabermeja.       Si algo me gusta es que me llamen profesor.  Decían que al  CUBA  llegábamos todos los malos de la ciudad.    No era cierto, hubo gente ilustre que egresó de ese establecimiento educativo.

 

 

¿Cómo fue esa experiencia en el magisterio?

 

Fueron momentos inolvidables como profesor de inglés, pero mi pluma imprudente, en esa columna llamada «Lanza en ristre», me valió vetos y aunque usted no lo crea, estos huesitos y estas carnitas, por cuenta de esa censura política supe lo que fue dormir en la noche en las bancas de la antigua estación del ferrocarril.  Pero como dicen en la calle: “lo que no te mata te hace más fuerte hp».

 

 

Yo recuerdo que esa columna fue muy famosa porque en sus comienzos fustigaba al entonces «todopoderoso» Horacio Serpa Uribe ¿cuénteme cómo le fue en esa época con Serpa?

 

El doctor Serpa siempre que se encuentra conmigo le dice a quienes están cerca que yo fui quien inventé con mi columna el llamado «Serpa conducto».    Dijo Serpa, por su espacio radial, que yo era el «Eróstrato» que quería acabar con su «Templo de Diana», es decir, quería acabarle con su FILA

 

 

¿Qué era el «serpa conducto»? … Le pregunto para que le responda especialmente a los «millenams» que en esa época no habían nacido, pero que si conocen actualmente a Serpa.

 

Yo aseguraba en mi columna que durante la hegemonía del FILA en Barrancabermeja se requería un «Serpa conducto» para transitar por los caminos de la burocracia local.   (risas)

 

 

Póngase la mano en el corazón y responda: ¿era mejor la Barrancabermeja del FILA o la Barrancabermeja posterior al FILA?

 

Barrancabermeja será siempre mejor en cada una de sus épocas. Cada generación trae su afán.

 

 

Para usted, ¿cuál ha sido el mejor alcalde de Barrancabermeja? … y también dígame cuál el peor

 

Yo diría que el mejor alcalde ha sido Ulpiano Díaz, que en un mandato inferior a un año le dejó a Barrancabermeja el «Puente Elevado” … fíjese usted, el pago que recibió Ulpiano fue el de un ladrillazo que le lanzó un parroquiano que le rajó la cabeza en dos.

 

 

¿Y el peor alcalde quién ha sido? … ¿me imagino que el alcalde militar Álvaro Bonilla por la paliza que le propinaron miembros de la fuerza pública durante su gobierno?

 

A Bonilla López lo recuerdo más por la historia de la señora que le decían «la pan quemao».   No me pregunté por qué le decían así.   Eso es reserva del sumario.  (risas)

 

 

Pero dicen que la alcaldía de Barrancabermeja es un «horno crematorio” … la mayoría de los alcaldes desde hace 30 años salen con problemas…

 

A mí lo que me preocupa es que, a partir de ahora, la oposición a los alcaldes la sigan haciendo desde los estrados judiciales y en eso, no hay duda, convertiría a nuestra Alcaldía en un infierno que no respetaría edades, sexo, raza ni credo alguno.

 

 

¿Le ha tocado sufrir mucho en la vida?

 

Yo no diría que ha sido de sufrimiento, más bien ha sido un aprendizaje en la llamada «universidad de la vida».

 

 

Cuando usted habla de la universidad de la vida, ¿hay una facultad en particular en la que se graduó?

 

Por supuesto, en la facultad de «coprografía». Tengo un doctorado.  (risas)

 

 

¿Por qué un doctorado?

 

Porque he conocido la mierda en todas sus presentaciones.  (risas)

 

 

 

 

 

Usted se queja, pero yo lo veo bien en Enlace Televisión… Cuéntenos de Pacho Serrano y de su experiencia a su lado.

 

A Pacho se lo debo todo y punto.

 

 

¿Podemos decir que Pacho es el mejor empresario de medios en Barrancabermeja?

 

No sé si lo sea, pero es mi mejor amigo.

 

 

¿Difícil hacer empresa mediática en un medio como el de Barrancabermeja? … ¿Cuál es el secreto de Pacho?

 

Francisco Serrano es un hombre que ve en la innovación la tabla de salvación.  Enlace Radio, «la radio que se ve», es un hijo suyo.   Pacho irrumpe ahora con noticias a mediodía los fines de semana y festivos y les toma la delantera a todos.  El hombre se mueve.

 

 

Usted —sin duda es de los periodistas más reconocidos y premiados en Barrancabermeja, muchos lo califican como el mejor… ¿cómo se logra esa meta?

 

Me siento enaltecido con la distinción que el año pasado se me exaltó con el Vida y Obra del Premio de Periodismo Luis Enrique Figueroa, una distinción que por años fue negada al periodismo de provincia.    Ese día dije que me había graduado de periodista. Creo que todo se debe a que «la constancia vence lo que la dicha no alcanza».

 

 

Últimamente oigo decir que con el fenómeno de las redes sociales llegó el «Apocalipsis» para los medios de comunicación tradicionales

 

Fíjese usted, yo no creo mucho en eso.  Yo creo en reinvención del periodismo.  La crisis no es de ahora, lo que pasa es que hoy contamos el «condimento de lo virtual».

 

 

¿Qué le dice usted a las nuevas generaciones de periodistas, a todos esos muchachos que lo acompañan diariamente?

 

Que si piensan que este es un oficio para ganar plata, que se busquen otra ocupación. Este es una labor para soñadores, de aquellos que nacimos para ser mensajeros de lo bueno, lo malo y lo peor.  El que busca «El Dorado» con el periodismo está en el lugar equivocado.  Y mi consejo de siempre a los colegas: «cuídese de ser la noticia».

 

 

Algo que preocupa al gremio periodístico es la facilidad con que aparecen por las redes sociales «reporteros y periodistas» a granel… ¿cómo ve ese fenómeno?

 

Ante ese «tsunami» de las redes sociales la única defensa que tenemos los periodistas es nuestra credibilidad.     Quien aspira a influir en los demás a convencer a la gente para seguir un rumbo o una meta en común, debe ser confiable y por lo tanto creíble.   La credibilidad es el cimiento de todo liderazgo.

 

 

 

 

Tengo por entendido que una hija suya le siguió sus pasos como periodista… ¿cómo vio esa decisión?

 

Laura es un brillante profesional.    Hecha a pulso.    Con decirle que hizo su especialización viajando tres días a la semana a Bogotá (y en bus porque le da miedo viajar en avión).   Escribe mejor que el papá y si hubiera sido abogada, el tal de la Espriella no le llevaría un tinto, ¿cómo la ve?  (risas)

 

 

¿Por qué? … ¡cuénteme!

 

Ella tiene una concepción de la humanidad —de las debilidades y fortalezas de los seres humanos—  muy aguda,  que le habrían servido para ser una destacada mujer de leyes, o más claro: «yo quería que ella fuera abogada».

 

 

¿Pero ella insistió con el periodismo?

 

Sí señor, así es.

 

 

Deme el nombre de tres periodistas excelentes en Barrancabermeja, tres de sus periodistas preferidos

 

Yo lo admiro a usted, Edgar. Tiene una redacción impecable y un sentido afinado para entender todo lo que es noticia y lo que ahora llaman fake news.

 

 

Mil gracias Pedro…  Pero, apartándonos de su fina y muy amable cortesía, ¿qué otros periodistas barranqueños son buenos?

 

Recuerdo a Miguel Rico (q.e.p.d.) y a Juan Carlos Sierra, eso sí, como periodista no como político.

 

 

Pero veo que no incluyó a periodistas mujeres entre los tres… ¿hay alguna periodista mujer en particular?

 

En Barrancabermeja, Patricia Rojas Yepes.  Para mí es la mejor.

 

 

Usted ha sido testigo excepcional de la vida local, ¿qué figura de las que se han ido le hace falta a Barrancabermeja hoy?

 

Monseñor Jaime Prieto Amaya, era nuestro líder indiscutible.

 

 

¿Que tenía de especial Monseñor Jaime?

 

Monseñor Prieto Amaya tenía la luz con la que la naturaleza dota a los seres superiores. Eso era lo especial de «Monchis».

 

 

Cambiando de tema…  ¿Cómo fue esa vinculación suya con Festival Vallenato del Magdalena Medio y que fue lo que pasó con el exalcalde, Edgard Cote?

 

Con esta pregunta suya me doy cuenta de que estuve ocho años en la organización del Festival Vallenato de Barrancabermeja.  Estar en el festival fue una agradable experiencia de vida que nunca olvidaré.    Salí porque como presidente de la organización me eché un discurso «veintejuliero» que sirvió de marco para una «rechifla inmarcesible» contra el alcalde de turno, que en esa época era el arquitecto Edgard Cote Gravino.

 

 

¿Y cómo fueron los detalles de esa rechifla?

 

La verdad no fue mi intención, pero así sucedió y me costó mi salida del Festival.   Todo ocurrió porque esa noche, antes de la intervención del señor alcalde, yo con mi discurso “veintejuliero» reclamé por la oscuridad del escenario deportivo donde se estaba llevando a cabo el festival y además reclamé por un «fango hediondo» que se percibía por todo el terreno de la cancha.  Cuando le correspondió el turno de hablar al alcalde, Cote quiso explicar el porqué de esa situación y unas 20.000 personas aglomeradas en el sitio se lo impidieron con la «rechifla».   Sin duda fue un momento bochornoso y Cote se enojó conmigo.

 

 

¿Fue verdad que el exalcalde puso como condición el apoyo a futuros festivales su cabeza en una bandeja al mejor estilo de Juan El Bautista?

 

No puso condición alguna, pero era de suponerse que, si yo seguía en la junta directiva, no habría un peso para el Festival.  Sin embargo, lo mejor de ese Festival fue la presentación de Diomedes Díaz, luego de su salida de la cárcel.    Para esa ocasión ya había buena iluminación en la cancha y no había fango en el terreno de la cancha.

 

 

O sea que finalmente ese festival terminó bien… ¿la gente feliz?

 

Ha sido la mejor versión, no hay duda. La rechifla fue la reina de la piquería, digo yo.

 

 

¿Usted alcanzó a reconciliarse con el exalcalde Edgard Cote?

 

Un día antes de su muerte me reconcilié con él, nos hablamos y me dijo que había hecho un pacto con Dios para vivir 21 años más y para volver a gobernar a su «tierra prometida».

 

 

Usted ha visto muchas campañas y muchas elecciones, ¿cómo ve este proceso electoral del 2019?

 

Estas elecciones servirán para que vuelvan los que se habían ido.  Baeza, Riaño, Darinel y hasta Elkin Bueno.   Siento que Barrancabermeja volverá a estar «para grandes cosas».

 

 

 

 

Cómo ve a Barrancabermeja en los próximos 10 años… ¿seguimos solo con el petróleo y ahora el fracking o cree que la ciudad se le va a medir al turismo o a la agroindustria?

 

Tengo fe en el río y en que dejaremos de darle la espalda.   En el río está la mayor fortaleza para el desarrollo y progreso de la nación, y en ello el turismo y la agroindustria son claves.   En cuanto a los yacimientos no convencionales, le soy sincero, no le veo reversa, en la región van a implementar el fracking.

 

 

No podía terminar esta charla sin antes preguntarle de fútbol…  con esta situación del Alianza Petrolera, ¿qué hacemos para hacer un verdadero equipo de Barrancabermeja?

 

Alianza Petrolera es el equipo de Barrancabermeja. Alianza está en el corazón de todos, y pero ya lo dijo Caparros, «el fútbol es una historia de fracasos».

 

 

¿Qué haría usted de técnico?

 

Salir corriendo. No hay cuadro más patético que ver a un técnico de fútbol en una rueda de prensa explicando su derrota.

 

 

Lo veo muy feliz con su familia… es una fortuna…

 

Mi madre Teresa Acosta vive con mis tíos Carlota y Francisco, ellos son la esencia de un lazo familiar maravilloso.   Mi esposa, Luz Carmira Cruz, fue mi alumna y hoy la madre de LauraJosé  y Alejandra.      José es el padre de Juanes y Laura es la mamá de Carlitos, que está noche duerme a mi lado.    Le cuento que estoy «chocho» con ambos nietos; no me cambio por nadie.  (risas)

 

 

¿Qué es lo más importante que ha aprendido en estos 60 años de vida?

 

Que a nadie le gusta que lo traten mal y a todos nos gusta que nos traten bien.

 

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

BARRANCABERMEJA VIRTUAL, entrevista realizada al periodista Pedro Severiche Acosta.   Abril 18 de 2019.  © Copyright.

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Android – dar click aquí  Para Iphone – dar click aquí

 

 

Le puede interesar: En descenso directo se ubicó el Alianza Petrolera tras su derrota con el Cúcuta

 

Le puede interesar: Horario Temporal de Atención al Público en Cámara de Comercio

 

Le puede interesar también: “Mujeres emprendedoras que inspiran a ser valientes”

 

Le puede interesar también: Empezó el Festival del Dulce en Barrancabermeja

 

Le puede interesar también: Todo listo para enfrentar a Pasto

 

Le puede interesar también: Ordenan al Municipio proveer 114 cargos en provisionalidad a partir del próximo año

 

Le puede interesar también: Barrancabermeja ocupa el segundo lugar en accidentalidad en Santander

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

Comments

comments

Instale la aplicación