Inicio Noticias Especiales Refinería y ciudad encienden motores al Plan de Modernización.

Refinería y ciudad encienden motores al Plan de Modernización.

Por: Erminda Vecino Pico.

 

Durante años hemos escuchado que «Barrancabermeja está ubicada en el corazón de Colombia», que «su localización es estratégica», que es «la capital petrolera del país» y, en fin, un sinnúmero de apelativos que la sitúan como una ciudad privilegiada.

 

Lo cierto es que hay una avalancha de proyectos y millonarias inversiones que cruzan por el puerto petrolero. Entre otros, la Hidroeléctrica del Río Sogamoso, proyecto estimado en $ 2 billones y cuyo embalse entrará en operación comercial a finales del 2014; la Ruta del Sol, una de las obras de infraestructura más importantes de Latinoamérica por su recorrido e impacto sobre los tiempos y costos de transporte y que, con una inversión de alrededor de $ 6 billones, une el centro del país con la Costa Atlántica, y la Gran Vía Yuma, con una inversión de $ 260 mil millones, que conectará el oriente con el occidente del país.

La lista sigue: están el Proyecto de Plataforma Logística Multimodal, el Plan Maestro de Industria, el Plan Portuario para Barrancabermeja y lo que se ha denominado la Súper Vía, que es la conexión Barrancabermeja / Bucaramanga.

 

A la par con el inicio de estos proyectos se encuentra el Plan de Modernización de la Refinería de Barrancabermeja. Esta ampliación aprobada por la Junta Directiva de Ecopetrol, permitirá que la refinería procese 180 mil barriles de crudo pesado cada día, aumente en 20 puntos su factor de conversión, produzca combustibles ambientalmente amigables y sea autosuficiente para producir la nafta que la mayor producción de crudo pesado del país está demandando.

Cuando concluya el proyecto, la Refinería estará en capacidad de procesar crudos pesados, con altos contenidos de azufre, ácidos y otros componentes. Esto obliga a la adopción de tecnología de punta y procesos altamente especializados que garanticen su conversión en productos valiosos como la gasolina y cumpliendo los más exigentes estándares de calidad.

La producción de crudos cada vez más pesados en Colombia está haciendo necesaria la modernización y ampliación de la infraestructura de refinación de Ecopetrol. La misma razón está presente en el Plan Maestro de la Refinería de Cartagena (Reficar S.A.), otra empresa del Grupo Empresarial Ecopetrol.

«El proyecto de modernización de la refinería de Barrancabermeja es una oportunidad valiosa para que se dé un salto cuántico respecto a la forma como venimos haciendo las cosas. Cuando uno piensa en grande y busca metas grandes logra resultados distintos. Con este proyecto buscamos ir en grande, pero no solo nosotros, sino también con la región en la que estamos, con Barrancabermeja, con el Magdalena Medio y con nuestro país», aseguran directivos de Ecopetrol en el puerto petrolero.

 

Actualmente, la Refinería de Barrancabermeja tiene un factor de conversión del 76%, lo que ubica a esta instalación industrial en una clasificación de conversión media y orientada a procesar principalmente crudos livianos. Con la modernización pasará a un esquema de conversión profunda o alta conversión, con un factor del 96%.

Al mismo tiempo, el proyecto busca ampliar la capacidad de carga de crudos pesados y una producción de combustibles más limpios, de mejor calidad y mayor rentabilidad.

 

90 años en un parpadeo.

El 18 de febrero de 1922 llegaron al caserío La Tora, hoy Barrancabermeja, los primeros equipos procedentes del Perú de la International Petroleum Company para procesar una carga de 1.500 barriles diarios. En sus inicios la Refinería de Barrancabermeja entregaba cuatro productos.

 

La historia de la refinería se ha construido a la par con la historia de Barrancabermeja. Para ese entonces el pueblo tenía 404 viviendas y 3 mil habitantes. Su primer alcalde, Juan Bautista Reyes, fue nombrado mediante decreto del gobernador de Santander de la época, José María García Hernández. Nació el Instituto Santander, el primer colegio privado en este poblado a orillas del Magdalena Medio que empezaba a ganar reconocimiento nacional por el campo La Cira Infantas.

 

Justamente para procesar el crudo de La Cira fue creada la refinería de Barrancabermeja.

Desde que Ecopetrol la recibió, un poco después de la reversión de la Concesión De Mares, cuando había asegurado la capacidad técnica y humana para manejarla, ha invertido poco a poco en la consolidación de sus procesos, la modernización de sus instalaciones y el mejoramiento de las competencias de sus trabajadores. Para cuando llegó a manos de la empresa, la capacidad de procesamiento de la refinería había pasado de esos 1.500 iniciales a 22 mil barriles diarios.

En 1953 entraron en funcionamiento la unidad de destilación, la unidad de cracking modelo IV y la primera viscorreductora, y comenzó la ampliación de Servicios Industriales. La capacidad de carga de la refinería fue creciendo y sus instalaciones también lo hicieron.

En 1.967 se puso en operación la segunda unidad de destilación, cracking orthoflow, la unidad de destilación al vacio y la planta de lubricantes.

En 1972 la carga superó los 100 mil barriles diarios y empezaron a funcionar las plantas petroquímicas: Aromáticos, Parafinas, Polietileno I y Alquilos.

En 1980 inició operación la Unidad de Balance (Cracking UOP I, Demex, Unibón) y las plantas Etileno II y Polietileno II. En 1995 se inauguró la nueva Cracking UOP II y se logró la modernización de la planta U-200.

En 2000, con la Planta de Alquilación, empezó a producir gasolina de alto octanaje.

En 2010, con la Pla nt a de Hidrot rat a miento de Combustibles (HDT), entró a operar la nueva planta de tratamiento de gases residuales (Unidad de clauspol), que redujo significativamente las emisiones de dióxido de azufre (SO2) a la atmósfera en el puerto petrolero. Esta planta recupera los gases residuales y los convierte en azufre para luego comercializarlo en el país. Así se evita su quema en los incineradores y las teas, para que Barrancabermeja y el país respiren un aire mejor.

 

10 nuevas plantas serán construidas en terrenos aledaños a los de la actual refinería.

Ahora la Refinería de Barrancabermeja se prepara para asumir otro gran reto: el Plan de Modernización.

El precio del diesel y su consecuente mayor demanda en Colombia, el incremento en la producción de crudos pesados y la disminución de los livianos, junto a regulaciones ambientales cada vez más exigentes para los combustibles, hacen que la refinería se vea en la necesidad de adecuar su esquema de producción mediante la modernización de sus procesos e infraestructura.

El diesel que se distribuya en todo el país deberá tener menos de 50 partículas por millón de azufre y la gasolina contará con menos de 300 partes por millón. Actualmente el combustible con esa calidad se entrega en Bogotá, Medellín a los sistemas de transporte masivo de Colombia. Asegurar a largo plazo ese suministro de mejores combustibles al país, sin necesidad de costosas importaciones, es uno de los objetivos del proyecto.

La modernización asegurará también autosuficiencia de nafta, producto esencial para el transporte de los crudos pesados por oleoducto, y garantizará el abastecimiento de la demanda proyectada de combustibles en la zona de influencia de la refinería más allá del 2020 y, dada la envergadura de la inversión, jalonará el desarrollo de las empresas nacionales de servicios del sector que cumplan los estándares exigidos por Ecopetrol para convertirse en aliados estratégicos futuros de la refinería.

El proyecto ya superó las fases de prefactibilidad técnico / económica y de ingeniería conceptual, selección de tecnologías, ingeniería básica y plan de ejecución. La Junta Directiva de Ecopetrol sancionó el proyecto y aprobó su ejecución.

Luego viene la ingeniería de detalle, las compras, la construcción, el montaje y la puesta en marcha de las nuevas unidades.

Con la modernización se logrará el aprovechamiento del 96% del crudo que llega a la refinería. Para ello se instalarán plantas como la Unidad de Coquización Retardada, que mediante un proceso de eliminación de contaminantes a lo largo del proceso hará posible obtener 60 mil barriles adicionales de combustibles, prioritariamente diesel y gasolina. O la Hidrocraking, una planta con capacidad de 200 millones de pies cúbicos de hidrogeno, que será la encargada de la eliminación del azufre. La Planta de Amina, la Planta de Hidrodesulfurización y la Planta Despojadora de Aguas Agrias, también harán parte de la nueva configuración estructura.

El complejo industrial de Barrancabermeja al cuadrado.

En total serán 10 unidades nuevas, 6 tanques de almacenamiento de materia prima, una nueva subestación eléctrica interna con capacidad de 120 megavatios, el reemplazo y modificación o reubicación de 17 tanques existentes, nuevos sistemas de teas, enfriamiento de agua y almacenamiento de coque (el carbón térmico y el metalúrgico que quedan tras la refinación completa del crudo), entre otros.

Pero lo anterior no es tan sencillo si descomponemos esos totales en sus actividades principales: habrá que mover 6 millones de metros cúbicos de tierra e instalar 1.508 equipos, algunos de los cuales tendrán más de 1.200 toneladas de peso. Serán necesarios 183 mil metros cúbicos de concreto, 23 mil pilotes, 37 mil toneladas de tubería, 28 mil toneladas de estructuras metálicas, 320 mil metros cuadrados de pintura y por lo menos 25 millones de horas / hombre para los trabajos de ingeniería y construcción.

El Plan de Modernización consiste en sumar todo un complejo industrial al actual complejo industrial que es la Refinería de Barrancabermeja. A ese grupo de plantas siempre creciente y en mejora, que incluso en alguna de las estructuras anteriores de Ecopetrol en 60 años de historia se llamó precisamente así: el distrito Complejo Industrial de Barrancabermeja (CIB).

Poner en marcha este proyecto requiere, además de disponer y poner en funcionamiento todas esas plantas antes mencionadas también interconectarlas adecuadamente con la refinería actual.

En manos de Ecopetrol, la refinería no ha dejado de transformarse. La última planta instalada, la de hidrotratamiento, estuvo lista en diciembre de 2.010.

Con la modernización, la Refinería de Barrancabermeja entraría al grupo de las mejores de Latinoamérica por la utilización de tecnología de punta, una operación confiable, segura y eficiente y, principalmente, por operar con un mínimo impacto ambiental.

Sus instalaciones quedarán en capacidad de procesar más de 180 mil barriles diarios de crudos pesados, proveer hasta 50 mil barriles diarios de nafta (el diluyente requerido para el transporte de crudos pesados) y garantizar el abastecimiento de la demanda proyectada de combustibles en la zona de influencia de la refinería más allá del 2020.

 

 

¿Cómo se puede vincular Barrancabermeja con la Modernización de la Refinería?

«El proyecto tiene claro que se requieren equipos, máquinas, tubos, pero principalmente gente comprometida con el mismo, talento humano, porque para nosotros la gente es lo fundamental para hacer realidad este sueño», dicen directivos de Ecopetrol comprometidos con la mega obra.

 

En promedio está previsto que durante el pico más alto de construcción, el proyecto cuente con aproximadamente 4.000 trabajadores. Estas ocupaciones serán de carácter temporal y responderán a necesidades puntuales de la construcción.

 

Un porcentaje de la mano de obra lo aportarán la región y el país, y otra parte será provista por otros países. Este último será personal especializado en la implementación de las tecnologías de última generación que se incorporarán al proyecto.

Justamente por eso, Ecopetrol realizó un aporte de $1.000 millones al convenio denominado «Alianza para la Formación del Talento Humano», cuyo propósito es preparar integralmente y certificar competencias técnicas en las diversas especialidades tanto de la industria petrolera como de otras industrias, fortaleciendo el proyecto de vida, el núcleo familiar y el entorno del beneficiario para su crecimiento humano.

«La Alianza con el SENA, la Alcaldía de Barrancabermeja y las Unidades Tecnológicas de Santander permitirá articular y aprovechar las especialidades de las instituciones educativas existentes en la región para lograr la transferencia de tecnologías y conocimiento del talento humano requerido por el sector industrial y empresarial. Pero sin duda lo más importante de esta iniciativa es que se estarán formando seres humanos integrales con valores, ética y responsabilidad social, será talento humano de clase mundial», dice Orlando Díaz, gerente general de la Refinería de Barrancabermeja.

 

 

Barrancabermeja será una refinería de conversión y el proyecto con conciencia ciudadana.
 
Para Ecopetrol la labor de fortalecer y formalizar la capacidad de los barranqueños para el trabajo se une un esfuerzo de reflexión colectiva sobre el futuro de Barrancabermeja como ciudad.

Así las cosas, y con el acompañamiento de casi 40 instituciones gubernamentales y no gubernamentales del puerto petrolero, se viene realizando un ejercicio de construcción colectiva que se ha denominado: «El Gran Acuerdo Social Barrancabermeja Ciudad / Región 100 años».

En el marco de los principios de compromiso, inclusión, transparencia y responsabilidad, esta iniciativa, liderada por la Diócesis de Barrancabermeja, el Programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio, la Gobernación de Santander, la Alcaldía de Barrancabermeja y Ecopetrol, plantea el abordaje de 6 ejes temáticos:

 

Desarrollo del talento humano.

Fortalecimiento institucional. 

Fortalecimiento económico.

Infraestructura para la sostenibilidad.

Cultura ciudadana.

Familias como eje de desarrollo.

«La propuesta del Gran Acuerdo Social es una iniciativa para pensar la ciudad de manera conjunta, con los mismos intereses y canalizar las inversiones con el fin de crear condiciones de convivencia y desarrollo», dice el Programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio.

Para el PDPMM, «la modernización de la refinería es un proyecto que genera muchas oportunidades, porque en la medida en que sepamos aprovechar la llegada de esos recursos podemos generar no solamente la modernización, sino el desarrollo integral del territorio. Será una experiencia magnifica para mostrarle al mundo que invertir en un territorio vale la pena, porque produce cambios en sus pobladores y cambios muy positivos para el mundo social».

Por su parte, directivos de Ecopetrol, comprometidos con la obra expresan: «Este gran proyecto no es solo un proyecto de empresa, es un proyecto región, es un proyecto país. Los beneficios esperados en lo económico, ambiental y social serán de amplio espectro y alcanzarán a las generaciones futuras. Debemos aprovechar esta oportunidad única para apalancar el desarrollo industrial diversificado que demanda nuestra región. Todos debemos apoyar y rodear la ejecución del Plan de Modernización de la Refinería de Barrancabermeja y demostrarle al mundo entero que aquí se pueden ejecutar mega / proyectos beneficiosos para todos».

 

 

Unidades, sinergias y oportunidades de mejora.

El proyecto será construido en la zona norte de la actual refinería. Las nuevas unidades de proceso estarán interconectadas con la actual refinería con una infraestructura de bancos de tubería de aproximadamente 40 líneas y se potencializarán algunas unidades existentes. Estas son las nuevas unidades y algunas de las ventajas que se generan al remodelar la infraestructura existente o entablar sinergias entre el actual complejo industrial y el que viene:

• Unidad de Coquización Retardada (Delay Coker) con capacidad para procesar 54 mil barriles por día (bpd).

• Unidad de Hidrocraqueo de conversión parcial (Hydrocracking)con capacidad para procesar 80 mil bpd.

• Unidad de Generación de Hidrógeno, con 200 millones de piescúbicos diarios (Mmpcd).

• Dos nuevas unidades despojadoras de aguas agrias para atender 450 galones por minuto (gpm) cada una.

• Unidad de regeneración de amina de 1.380 gpm.

• Dos unidades de recuperación de azufre y tratamiento de gas de cola, con capacidad de 200 toneladas por día cada una.

• Unidad de Hidrodesulfurización de nafta de coque con capacidad de 16.700 bpd.

• Integración y simplificación del esquema de destilación existente (Revamp’s de unidades de crudo existentes U-2100, U-200,
U-250 y U-2000).

• Unidad de tratamiento de agua de reposición con capacidad de 750 gpm.

• Nuevo sistema de tea con capacidad de 750 mil libras por hora (lb/hr)

• Un sistema de enfriamiento de agua De 27 mil gpm.

• Un sistema de almacenamiento de coque con capacidad para 80 mil toneladas

• Subestación eléctrica interna con capacidad para 120 megavatios (MW) a 35 mil voltios (KV).

• Actualización, ampliación y modernización de la actual Planta de Tratamiento de Aguas residuales, con capacidad de reutilización del 60% del agua tratada.

• Nuevo llenadero de azufre líquido con capacidad de 200 toneladas día.

• Seis nuevos tanques de almacenamiento de materia prima para unidades de coquización e Hidrocraqueo.

• Modificación de diecisiete tanques existentes.

• Nuevo sistema de distribución de agua contra incendio para las nuevas unidades.

• Interconexiones de proceso y de servicios industriales, dentro y fuera de las unidades de proceso.

• Un nuevo sistema de compresión de gas natural que atenderá toda la Refinería una vez modernizada.

• Construcción de un nuevo muelle para despacho de coque.

• Modificación de las casas de bombas existentes en la Refinería.

• Modificación de los sistemas de Blending.

• Un cuarto de control para las nuevas unidades interconectado con el cuarto de control central de la Refinería.

• Otra subestación externa con capacidad de 120 MW para la conexión al sistema de 230 KV del sistema interconectado nacional.

 

 

Conclusión.

 

La modernización garantizará el incremento en la capacidad de la Refinería de Barrancabermeja en 50.000 barriles diarios (pasará a 300.000) y permitirá el procesamiento de crudos pesados así como el cumplimiento de los requerimientos de calidad para los combustibles producidos en la refinería, además de dar una flexibilidad operativa que permitirá atender adecuadamente los requerimientos de combustibles del país en diesel y gasolina.

La modernización significa la refinería del siglo XXI.

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

ERMINDA VECINO PICO es una comunicadora social vinculada con la Empresa Colombiana de Petróleos, Ecopetrol SA, en la refinería de Barrancabermeja y puede ser contactada en el correo electrónico: erminda.vecino@ecopetrol.com.co

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

Comments

comments

Artículo anteriorEcopetrol dice que quedó superada emergencia en refinería de Barrancabermeja.
Artículo siguienteCuando la radio se quedó sin Ángel.