Inicio Noticias Politica El descaro de Claudia López: Bogotá se incendia y ella de tour...

El descaro de Claudia López: Bogotá se incendia y ella de tour por el mundo – Por: Iván Gallo

La violenta protesta indígena tiene su explicación en los incumplimientos de la alcaldesa con los embera. La capital, con ella, está más horrible que nunca

El descaro de Claudia López: Bogotá se incendia y ella de tour por el mundo – Por: Iván Gallo

Si el infierno tuviera ciudades se parecerían a Bogotá. Es infernal tomar Transmilenio. Esta semana un hombre de ojos desorbitados sacó tranquilamente su pipa y se dio un plon profundo de bazuco. Ocurrió en un vagón en movimiento, atestado de gente.

Nadie le dijo nada, ¿quién se atreve?

En los Transmilenios de Claudia López matan. Hace unas semanas un soldado sacó su navaja y apuñaló tres veces en el pecho a un muchacho que lo empujó. Es infernal ir en carro. Los trancones son eternos y, si no tienes cuidado, alguien te romperá el vidrio, te sacará de tu puesto, te quitará todo.

Es horrible salir a comer. ¿A dónde? Con este frío, con la lluvia eterna lo mejor es quedarse en casa.

Afuera te cobran hasta por respirar. Además todo está destruido. Si esto es la Atenas de Sudamérica es porque está en ruinas.

A doña Claudia eso no le importa, no le afecta. Ni siquiera vive acá. Dice que vive al frente del parque de los Hippies pero es mentiras. Se la pasa en fincas, con su amor eterno, tomándose fotos junto al perrito de turno y creyendo que es la alcaldesa de Londres, que acá no hay problemas.

Pero si los hay doctora. Esto es inviable. Ojalá que los gritos que se escucharon acá ayer los haya escuchado en el hotel cinco estrellas de Barcelona, donde está en este momento.

El centro de Bogotá el pasado miércoles 19 de octubre era un sitio de guerra.

Los embera, que están desde el 2020 en la ciudad, huyendo de las multinacionales mineras que los han sacado, con el beneplácito del Estado, de sus territorios en Chocó y Risaralda, se cansaron de que les mamaran gallo.

Duraron más de un año asentados en el Parque Nacional, expuestos al frío, al hambre, a la lluvia ácida que no para de caer en este chircal, a la mirada respingada de los rolos arribistas.

Y a la muerte. En esas condiciones 21 niños embera murieron. Los enterraron lejos de su territorio sagrado. A nadie le importó.

Presionada por la opinión pública Claudia López los atendió en el Palacio de Liévano en mayo. Se comprometió a una serie de puntos que incluía la reubicación de estos emberas en diferentes puntos de la ciudad.

Fueron palabras vacías, sin peso. Otras promesas incumplidas de eso que ya no es una alcaldesa sino una enorme decepción. Entonces, cerca de 1.500 indígenas, sin nada que perder, salieron a acabar con todo lo que estaba a su paso.

Los colombianos necesitan cualquier excusa para sacar a relucir su racismo centenario.

En redes no bajan de salvajes a los embera. Nadie se pregunta ¿De dónde salió tanto odio? Los medios no se preocuparon por darle contexto a las imágenes. Si, fue abominable la golpiza a policías –uno de ellos podría perder su mano- y a 19 gestores de convivencia, que solo buscaban ayudar, no voy a justificar la violencia en ninguna de sus formas pero, ¿Qué lleva a un pueblo a reaccionar así? Claudia, con su falta de palabra, los despreció y eso no se le puede hacer a un Hermano Mayor.

A Petro le tocó recibir, sobre las nueve de la noche, a una delegación embera.

Claudia está de gira en Europa, Asia y Sudamérica. Lleva 15 días en una gira que la llevó a Amsterdam, Daejon en Corea, Barcelona, Buenos Aires y Montevideo. Está aprovechando para vender más proyectos de cemento a inversionistas foráneos. A más obras, más plata. Así que lo que se vienen son más obras.

Los únicos que no sufren la Bogotá de Claudia son los que están en coma.

Cuando llegue Claudia subirá foticos del viaje en Instagram, como si fuera una ciudadana más.

Se mostrará feliz, con el perrito de turno, con su muñequita. No Claudia, usted no tiene derecho a mostrar públicamente su felicidad. Nosotros, que somos sus jefes, estamos hartos de su trabajo y queremos autocríticas. Obvio, su talante no le dará para eso.

Todo está mal Claudia, todo está mal. Claudia lleva 15 días de gira en Europa, Asia y Sudamérica.


Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Android – dar click aquí

Los usuarios de Iphone pueden descargar la nueva forma de escuchar radio dando click aquí

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aqui

Comments

comments

VIAIván Gallo - Las 2 Orillas
FuenteIván Gallo - Las 2 Orillas
Artículo anteriorProgresismo y gobierno se unen para rechazar violencia contra policía en Bogotá
Artículo siguienteJuez en Bucaramanga dice que le ofrecieron dinero para aplazar audiencia contra Rodolfo Hernández