El uso de fracking, ¿bueno o malo para Barrancabermeja?

El uso de fracking, ¿bueno o malo para Barrancabermeja?(Informe Especial)

 

La discusión sobre si en el país se practica o no fracking (fracturación hidráulica, en español) está más viva que nunca.    Unos alegan que “es una técnica necesaria debido a las bajas reservas de gas y crudo que hay en Colombia”, y otros la ven con malos ojos pues consideran que “puede afectar el medio ambiente y la salud pública”.

 

Primero que nada, hay que explicar en qué consiste este método para que se entienda la magnitud de lo que está sobre la mesa.

 

Según la Asociación Colombiana de Petróleo (ACP), el proceso consiste “en la perforación de un pozo vertical u horizontal a más de 2.500 metros de profundidad, con el objetivo de generar uno o varios canales de elevada permeabilidad a través de la inyección de agua a alta presión, de modo que supere la resistencia de la roca y abra una fractura controlada en el fondo del pozo, justo en el área donde se encuentra el hidrocarburo”.

 

Esta práctica es utilizada desde hace algunos años en países como Estados Unidos, Canadá, China y Argentina que cuentan con lo que en el sector petrolero se conoce como shale (roca de esquisto que contiene gas y petróleo), mientras que, en Francia, Alemania, Bulgaria y los Países Bajos está prohibida para proteger el medio ambiente.    Ecologistas aseguran que “se corre el riesgo de contaminar fuentes acuíferas con los fluidos de fracturación y el propio gas de la roca”.

 

Pero además de esta amenaza ambiental, Carlos Andrés Santiago, coordinador de la Alianza Colombia Libre de Fracking, menciona que, según investigaciones científicas, “se ha comprobado que las personas que viven cerca de los pozos explotados pueden sufrir embarazos de alto riesgo, problemas respiratorios y partos prematuros, entre otras alteraciones de salud”.

 

Alertas que son apoyadas por el Consejo de Estado, pues la entidad suspendió provisionalmente el pasado 10 de noviembre el Decreto 3004 del 26 de diciembre de 2013 y la Resolución n° 90.341 del 27 de marzo de 2014, por medio de los que el Gobierno Nacional fijó los criterios para la exploración y explotación de hidrocarburos en yacimientos no convencionales a través de estimulación hidráulica.    Consideraron que esta técnica “puede conllevar un daño potencial o riesgo al medio ambiente y a la salud humana”.

 

 

¿Qué dicen los que defienden el fracking?

 

Los petroleros dicen que “Colombia está preparada para el fracking”.

 

Julio César Vera, presidente de la Asociación Colombiana de Ingenieros de Petróleos (Acipet), señaló que “la industria cuenta con altos estándares técnicos, ambientales y sociales para implementar la fracturación hidráulica de manera responsable”.

 

“Estamos convencidos que es posible realizar en Colombia una explotación sostenible (…) porque el país lleva 12 años preparándose para desarrollar una regulación técnica y ambiental que responda a las preocupaciones que tienen los colombianos y a los riesgos asociados”, subrayó Vera.

 

En ese sentido, el ejecutivo afirmó que la regulación exige estrictos monitoreos de la actividad que garantizarán el adecuado retorno del fluido sin impactar al medio ambiente. “Por ello, le pedimos al Gobierno que nos permita avanzar en el desarrollo de las pruebas piloto para confirmar el potencial que el país tiene en esta materia”, solicitó.

 

Vera precisó que de implementarse esta práctica la nación podría aumentar sus reservas de petróleo “de cinco años a 15, y las de gas de 11 años a 30”.

 

Además de ello, la explotación de yacimientos no convencionales le dará la oportunidad al Estado, de acuerdo con cuentas de la ACP, “de obtener unos ingresos fiscales por el orden de los 1,5 billones de pesos anuales”.

 

“En una coyuntura como la actual, en la que la sostenibilidad fiscal del Gobierno central no está garantizada, los yacimientos no convencionales representan una oportunidad para Colombia de generar los recursos requeridos para financiar los programas del Gobierno Nacional y el desarrollo social de los colombianos”, afirmó Francisco José Lloreda, presidente de la ACP.

 

Este método también generaría, según la ACP, “unos 5.000 empleos, entre directos, indirectos e inducidos y en los departamentos donde se llevarían a cabo estos proyectos cubriría el 10 % del desempleo”.

 

 

¿A dónde apunta el radar?

 

Antonio Sanguino, senador de la Alianza Verde y uno de los proponentes del proyecto de ley contra el uso del fracking en Colombia, precisó que hay identificados 48 bloques petroleros que podrían ser objeto de utilización de fracking, que cubren 300 municipios del país. “Eso es un poco más del 25 % del territorio nacional”, indicó.

 

El Magdalena Medio es el lugar, para ser más específicos, que estaba bajo el radar de empresas petroleras como ConocoPhillips,  Canacol Energy  y Ecopetrol para ejecutar proyectos pilotos de fracturamiento hidráulico.

 

Sin embargo, la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) puso un freno de mano y les negó los permisos de exploración y explotación en yacimientos no convencionales, porque sostiene que “la práctica podría afectar a los municipios de San Martín, Aguachica, Río de Oro y Gamarra, en el departamento de Cesar y Puerto Wilches, en Santander”.

 

No obstante, Ecopetrol no descarta “proponer el desarrollo de pilotos controlados en yacimientos no convencionales”.

 

El vicepresidente de Desarrollo y Producción de la estatal petrolera, Héctor Manosalva, explicó que estos pilotos “contarían con la veeduría de las autoridades competentes, comunidades y entes territoriales, los cuales permitirán conocer si los supuestos efectos que inquietan a los colombianos son ciertos o si se cuenta con las herramientas, tecnología y regulación para mitigar los riesgos”.

 

“La propuesta de Ecopetrol es hacer los pilotos en el Magdalena Medio para precisar los volúmenes en que se podrían incrementar las reservas de hidrocarburos y, de esta manera, garantizar la seguridad energética del país, buscando conjuntamente con las autoridades la forma segura, responsable y confiable de hacerlo”, planteó Manosalva.

 

Hasta ahora, estudios preliminares de Ecopetrol establecen un potencial de 2.400 y 7.400 millones de barriles de petróleo equivalente en el Magdalena Medio.

 

Por su parte, el docente de la Universidad de Antioquia y con una maestría en economía energética, Andrés Adolfo Amell, destacó la necesidad de que se asuma una posición prudente, de concertación nacional.

 

“Actores como la Academia, las entidades de regulación, los ciudadanos de cada región deben analizar con rigurosidad hasta dónde es posible llegar con la explotación de yacimientos no convencionales en Colombia o si definitivamente es una opción que el país debe descartar”, recomendó el catedrático de la Universidad de Antioquia.

 

Pero sea o no aprobado el uso de fracking en Colombia es necesario que el Gobierno Nacional diversifique el modelo económico del país, pues la perspectiva del mercado del petróleo es sombría debido a que la comunidad internacional se ha comprometido en reducir drásticamente el consumo de energías provenientes de fuentes de origen fósil, entre ellas el crudo.

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Android – dar click aquí

 

Le puede interesar: Estudiantes del colegio Real de Mares se tomaron la institución

 

Le puede interesar: «Petróleo y Gas … ¿A qué le está jugando Colombia?» – SIGA ESTA TRANSMISIÓN EN VIVO

 

Le puede interesar también: Gobierno prepara venta de ISA

 

Le puede interesar también: En extras, Concejo Municipal creó la Secretaría de Planeación Municipal

 

Le puede interesar también: presidente de la USO Subdirectiva B/bermeja responde al jefe de salud de Ecopetrol

 

Le puede interesar también: Conclusiones de la Mesa de Diálogo y Concertación en El Centro

 

Le puede interesar también: Capturados dos sujetos que agredían físicamente a sus madres

 

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

Comments

comments

Instale la aplicación