¿Qué sucedió en B/bermeja, hace 70 años, el abril 9 de 1948?

¿Qué sucedió en B/bermeja, hace 70 años, el abril 9 de 1948?(Informe Especial)

 

Por cuenta de unos hechos que sucedieron en Barrancabermeja hace 70 años, donde la mayoría de sus protagonistas ya han muerto, pocos hoy son los que saben qué sucedió en Barrancabermeja el 9 de abril de 1948 cuando fue asesinado en Bogotá el caudillo liberal, Jorge Eliécer Gaitán y que dio origen, en el puerto petrolero, a la constitución de un ‘poder obrero’ que se ejerció entre el 9 al 18 de abril de 1948.

 

Inicialmente solo se conocía el libro ‘La Comuna de Barranca’ escrito por el médico Gonzalo Buenahora, quien fue protagonista de estos hechos.  Sin embargo, hace 30 años apareció el libro titulado ‘Diez días de poder popular’ editado por la editorial El Labrador (con el auspicio de la Fundación Friedrich Ebert de Colombia FESCOL)  y escrito por Apolinar Díaz Callejas, también protagonista directo de lo que se vivió en la ciudad por esos días, quien presentó un ángulo desconocido y tan sólo recogido por Gonzalo Buenahora en ‘La comuna de Barranca’, libro que ya no se consigue en el mercado.

 

Aun cuando comúnmente se habla del ‘Bogotazo’ por haber sido la capital el lugar en donde la protesta fue más intensa, hubo diferentes poblaciones en las que se dieron gobiernos populares de escasa duración, no más de uno o dos días. Tan sólo en Barrancabermeja se consolidó un poder local.   Las dimensiones de este hecho fueron de tal magnitud, que la prensa internacional y la nacional no lo desconocieron y se refirieron a él ampliamente.

 

Llama la atención que estos episodios no volvieran a ser objeto de ningún tipo de estudio, mientras sus protagonistas han ido desapareciendo. Por eso, la reconstrucción de los acontecimientos a manos de uno de los actores centrales de ‘Diez días de poder popular’, ya que Apolinar Díaz Callejas hizo parte de la Junta Revolucionaria que por 10 días gobernó a Barrancabermeja, es un hecho de gran valor.

 

Su vivencia más los testimonios recogidos, numerosas entrevistas realizadas y una revisión minuciosa de la prensa de la época, así como documentos sacados de los archivos secretos norteamericanos y desglosados por primera vez en enero de 1988, convierten este libro “en un documento histórico, vital para conocer las dimensiones que alcanzó el 9 de abril de 1948 en Barrancabermeja”, advierten quienes lo han leído.

 

Dividido en tres partes, ‘Diez días de poder popular’ presenta en el primer capítulo una breve descripción de los hechos y aporta elementos que dibujan el perfil de Barrancabermeja, de los cuales se puede deducir por qué solamente en esa ciudad se constituyó ese gobierno.     La segunda parte entra en materia y describe con lujo de detalles el comienzo, el desarrollo y el desenlace de ese singular experimento.   Vale la pena mencionar que el primer decreto de la Junta Revolucionaria de Gobierno, consistió en ordenar la ‘ley seca’ y la destrucción de todos los depósitos y existencias de bebidas embriagantes en el territorio de lo que conformaba en el entonces municipio de Barrancabermeja.

 

A partir de ese primer acto de gobierno, Rafael Rangel Gómez, elegido alcalde popular, comenzó a despachar desde la propia alcaldía.

 

La policía departamental y nacional entregó sus armas. Los bares, cabarets y locales públicos fueron clausurados y las prostitutas se convirtieron en las colaboradoras de las cocinas y ollas comunales que atendían a los pobres de la ciudad.

 

Los obreros del petróleo, los campesinos, los ricos del pueblo y en general la ciudadanía, vivió durante estos diez días una singular forma de gobierno bajo el cual, el orden y la cordura desplazaron a la anarquía y caos reinantes en otros sitios del país.

 

La medida de detener a los conservadores fue considerada como una decisión política necesaria, ya que la consigna de “a matar godos” se oía a lo largo y ancho del territorio nacional.

 

En el desenlace de este capítulo, Apolinar Díaz Callejas cuenta los pormenores de la negociación entre Darío Echandía y los componentes del poder popular.

 

El 19 de abril de 1948 se firmó un acuerdo nombrando nuevo alcalde, sustituyendo la policía municipal por milicias populares armadas y comprometiéndose el gobierno a la no represión. Como suele ocurrir en este país, tal compromiso NO se hizo efectivo.

 

En la tercera parte del libro, el autor hace un esbozo de las repercusiones internacionales del asesinato de Gaitán y de lo sucedido en la Novena Conferencia Internacional Americana, que se realizaba en Bogotá, agregándole un anexo con los documentos producidos por el Secretario de Estado de los Estados Unidos, a su vez presidente de la Novena Conferencia, general George Marshall.    También se encuentran los documentos preparados por el embajador de ese país en Bogotá, Willard Beaulac. Los telegramas confidenciales se publican en inglés y en español.

 

Después de leer el libro de Apolinar Díaz Callejas, lo que se hace de un sólo tirón porque agarra desde el comienzo al lector, se cuenta con mayores elementos para entender el debate actual en Colombia sobre la democracia participativa, la descentralización, el fortalecimiento de la autonomía local y la formación de los movimientos populares frente a los partidos políticos tradicionales.

 

Como bien lo dice en su prólogo el historiador Gonzalo Sánchez Gómez, el libro de Apolinar Díaz Callejas    “demuestra convincentemente, que las formas organizativas y las jerarquías que se dan el 9 de abril en Barranca brotan de la historia social y política de la región, de su pasado radical, obrero y antimperialista. En términos generales, lo que se pone en evidencia aquí es la forma como la dinámica local moldea los procesos nacionales”.

 

 

¿Por qué en Barrancabermeja ocurrieron estos hechos?

 

Barrancabermeja fue el epicentro y punto más alto en el desarrollo de la insurrección, donde el poder obrero y popular se desplegó claramente durante 10 días.   La tradición de cultura radical rebelde le daba a nuestra ciudad las condiciones más adecuadas para ejercer la revolución; además, la simpatía por Gaitán era grande en todos los sectores sociales y en Barrancabermeja el caudillo liberal tenía muchos seguidores.

 

Por lo anterior, en Barrancabermeja se conformó una Junta de Gobierno en la que participaron el médico Gonzalo Buenahora como presidente,   Apolinar Díaz Callejas abogado, el pequeño comerciante Arturo Restrepo,   el telegrafista Mario Cújar,   el abogado liberal, el representante a la Cámara José María Vesga Villamizar  y  el  médico Hernando Soto Crespo.

 

El primer acto de la junta fue nombrar alcalde a Rafael Rangel Gómez, quien fuera luego uno de los más célebres guerrilleros liberales. Se formaron milicias armadas, se encarceló a los dirigentes conservadores, a los ejecutivos norte americanos de las petroleras se los conminó a permanecer en sus hogares, se fabricaron varios cañones y se conformó la defensa de la ciudad.

 

De manera sobresaliente, se ocuparon las instalaciones petroleras, con control de los trabajadores, y se preparó la voladura de las mismas si el gobierno intentaba una toma de la ciudad o su bombardeo. El planteamiento de la nacionalización del petróleo se reiteró como posibilidad real si la revolución triunfaba en el país.   Asimismo, se dio una permanente colaboración con las zonas campesinas las cuales garantizaron provisiones; la organización de los alimentos fue eficaz. Ante episodios de borracheras y saqueos fue ordenada la destrucción de todo el licor existente.

 

De otra parte, se controlaron las comunicaciones, incluidos los aparatos de las empresas;  el aeropuerto fue bloqueado y el puerto sobre el río Magdalena tuvo permanente control.

 

La presión de la multitud sobre la junta y el alcalde era permanente para que se tomaran medidas más radicales y de castigo, todo esto en medio de imponentes manifestaciones, ruidosas y entusiastas, y de la toma de una emisora que ya existía en la ciudad.    “Barrancabermeja era una comuna”, como bautizó Gonzalo Buenahora a este acontecimiento.

 

En una entrevista realizada por Buenahora a un antiguo obrero de la ‘Troco’, de nombre Elías Pineda, se destaca:

 

¿Cómo se armó el pueblo y cuáles eran sus armas?

Con piedras, palos y lanzas, lo que se encontraba, machetes y lo que pudieran encontrar.

 

 

La importancia de Barrancabermeja para el año 1948

 

Barrancabermeja, como puerto sobre el río Magdalena, el principal vehículo de integración del país y epicentro de numerosos sucesos sociopolíticos, arteria del comercio local e internacional, era para la época una espacialidad que engloba no solo el complejo industrial petrolero de la ciudad y El Centro, sino la Shell, que estaba al frente, río Magdalena de por medio, en el departamento de Antioquia, con sus dos puertos, Puerto Casabe y Puerto Carmelitas.

 

La existencia de una fuerte corriente de cultura radical, una identidad en que se integra y singulariza una ‘personalidad rebelde’ como clave para la interpretación del combustible social en la región y el puerto, donde se dieron un conjunto de valores, tradiciones y prácticas que cuestionaban elementos centrales del sistema de dominación imperante en la Colombia de los años 20 a 50.

 

Nos referimos a aspectos como:  1) la explotación imperialista encarnada en la economía de enclave adelantada por la multinacional Tropical Oil Company;   2) la extracción de la plusvalía a través de un capitalismo brutal que exigía largas jornadas de trabajo y bajos salarios;   3) el excesivo centralismo estatal y el descuido de regiones que, como el Magdalena Medio, aportaban importantes recursos al fisco nacional;   4) la desintegración nacional y el arraigado regionalismo que impedía una efectiva solidaridad entre los colombianos;   y 5) el fanatismo político desarrollado al abrigo de comportamientos hegemónicos de ambos partidos tradicionales (liberal y conservador).

 

A estos aspectos, Barrancabermeja fue cuna y núcleo principal de la industria del petróleo, donde se adelantó una vigorosa organización sindical y se realizaron huelgas y luchas en torno a las reivindicaciones de los trabajadores y de la nación.

 

Además, los sindicatos de la Tropical Oil Company, de la Shell y de los oleoductos, existía como ya se ha dicho la seccional de la Federal, el Sindicato Industrial Obrero de Barrancabermeja, el Sindicato de Braceros, el Sindicato Gremial de Choferes y las organizaciones campesinas de Puerto Wilches y San Vicente de Chucurí.

 

La existencia de una real solidaridad y relación directa de los trabajadores con la población, solidaridad la cual hacía que ésta se sintiera y fuera parte de la clase trabajadora es una dimensión que se infiere de la formación social y cultural.

 

Las familias, mujeres, niños, las numerosas trabajadoras sexuales en la región, le dan a la ciudad una unidad cuyo símbolo de lucha ha sido tradicional en la historia de la clase trabajadora colombiana. En Barrancabermeja el sindicalismo de la época ofrece unas dimensiones y unos comportamientos que permiten, de forma positiva, una revalorización de su importancia nacional.

 

Así, desde el 12 de febrero de 1923, (25 años antes del crimen de Jorge Eliécer Gaitán)ya se había constituido en Barrancabermeja la Unión Obrera, con la dirección del legendario Raúl Eduardo Mahecha, sindicato que con el correr de los años vino ha tener una marcada influencia en el imaginario colectivo de los habitantes del puerto petrolero.

 

Más allá de los matices sobre la valoración del papel de las juntas y de la eficaz tarea del alcalde Rafael Rangel, la clave de la revolución que se estaba gestando y la dimensión del poder descansó en los obreros que además de organizados sindicalmente, estaban articulados a la vida social y popular de la región y el país, politizados, herederos de una cultura radical y de una rica experiencia huelguística se armaron con todo lo que encontraron y fueron mucho más allá, fabricaron armas y cañones.

 

Un nombre para muchos desconocido: Antonio Pérez Tolosa, líder y presidente del Sindicato de los Trabajadores de la Shell, con experiencia como sargento en el Ejército, fue prácticamente el jefe militar del poder popular en Barrancabermeja desde el 9 hasta 19 de abril de 1948.

 

El ‘poder popular’ se ejerció de manera amplia en materia de disciplina social, obras públicas, impuestos, redes de solidaridad y convivencia ciudadana, presencia combativa en las calles, vigilancia y disposición permanente para defender lo que se consideraba una causa justa.   Los conservadores fueron tratados adecuadamente, aun en cautiverio.

 

Sobre el papel del comercio dice Luis Fernando García, antiguo empleado de la Tropical y pensionado de Ecopetrol:   “Los comerciantes, ganaderos, agricultores, etc., liberales y conservadores regalaron sus productos al pueblo ya que así encontraban un medio de protección para sus vidas, bienes y familia”.

 

Y ante la pregunta de Buenahora“¿Y qué más puede contarnos acerca del 9 de abril?”—, responde: “Que a pesar de los abusos y desmanes iniciales a la revuelta, el pueblo de Barrancabermeja pudo organizarse y establecer su propio control y gobierno, demostrando así una madurez política digna de destacarse”.

 

Para el médico Gonzalo Buenahora, hubo un aspecto conflictivo, deteriorante en la evaluación de tan importante gesta proletaria y popular, que se refiere a las muertes ocurridas durante los acontecimientos estimados.

 

En la entrevista a Elías Pineda, éste considera que “hubo venganzas de tipo personal. En Barranca no hubo más de quince muertos en esos días, generalmente por parte de individuos que se volaron de la cárcel”. Pero también, “hubo saqueos en los mercados y los almacenes, pero fueron realizados por personas extrañas ya que Barranca era ya una ciudad cosmopolita”.

 

 

¿Cómo terminó ese momento histórico en Barrancabermeja?

 

Para el 19 de abril  —cuando el movimiento ya había sido develado en Bogotá y el país, y después de una imponente manifestación de los trabajadores y el pueblo, en que desfilaron camiones con los cañones fabricados por los insurgentes—   se pactó con los delegados de la dirección liberal, los ‘gaitanistas’, Julio Roberto Ferro y Julio Ortiz Márquez y, de acuerdo con Apolinar Díaz Callejas,   “Esto prolongó el poder popular por diez días más, pues pasada la media noche del 28 de abril entró el ejército gubernamental … De inmediato, alcalde militar de verdad, policía de militares y policía de verdad…”.

 

Para el historiador Mauricio Archila, el 9 de abril en Barrancabermeja constituye la expresión más formidable de una cultura popular a la ofensiva, y al mismo tiempo significa el inicio del fin del radicalismo.

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 

Almario Salazar, G. (1984). Historia de los trabajadores petroleros. Bogotá: Centrode Estudios del Trabajo (Cedetrabajo).

 

Archila, M. (1987). Aquí nadie es forastero. Testimonios sobre la formación de unacultura radical: Barrancabermeja 1920-1950. Serie Controversia N° 133-134. Bogotá: Cinep.

 

Buenahora, G. (s.f.). La comuna de Barranca 9 de abril de 1948. Bogotá: Leipzig.

 

Buenahora, G. (1938). Huelga en Barranca. Contribución a la lucha contra el imperialismo. Bogotá: Tipografía Rojas.

 

Buenahora, G. (1982). Sangre y petróleo. Bogotá: Fotolito Inter 2000.

 

Díaz Callejas, A. (1989). Diez días de poder popular. Bogotá: Fescol.

 

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación:  Para Androide – dar click aquí  Para Iphone – dar click aquí

 

 

Le puede interesar: La Pulla también critica la tragedia ambiental de Barrancabermeja

 

Le puede interesar: Gustavo Petro y la dupla De la Calle & Fajardo barren en las redes sociales

 

Le puede interesar también: Geólogos plantean hipótesis que sobre presión del Pozo 158 se debe a Hidrosogamoso

 

Le puede interesar también: Más de 300 empleos provisionales generó el Festival del Dulce en B/bermeja

 

Le puede interesar también: Ecopetrol asegura que el afloramiento en pozo 158 fue controlado

 

Le puede interesar también: Alertan por posible colapso del Pozo Lizama en Barrancabermeja

 

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

 

 

Para visitarnos en Facebook favor dar click aquí

 

 

[wpdevart_like_box profile_id=”276018378358″ animation_efect=”none” show_border=”show” border_color=”#fff” stream=”show” connections=”show” width=”640″ height=”550″ header=”small” cover_photo=”show” locale=”en_US”]

 

 

Comments

comments

Instale la aplicación