Hace 83 años el Papa Pio XI le dio vía libre a lo que hoy es la Iglesia Católica de Barrancabermeja.

dios(Informe especial de Semana Santa)

La Diócesis de Barrancabermeja en su jurisdicción eclesial sobre la región del Magdalena Medio, cubre trece (13) municipios comprendidos por Cimitarra, Puerto Parra, El Carmen, San Vicente, Betulia, Sabana de Torres, Puerto Wilches y Barrancabermeja (Santander); Puerto Nare, Puerto Berrío y Yondó (Antioquia); San Pablo y Cantagallo (Bolívar). Su cobertura pastoral en la región se lleva a cabo a través de una red conformada por treinta y cinco (35) parroquias. Sin embargo, esa historia comenzó hace 83 años cuando el Papa Pio Xi le dió vía libre a lo que hoy es la Iglesia Católica de Barrancabermeja. Aquí les contamos la historia.

Hace 83 años el Papa Pio XI le dio vía libre a lo que hoy es la Iglesia Católica a Barrancabermeja.

A finales del siglo XVIII (1884) y comienzos del siglo XIX, los padres de la Compañía de Jesús, con sede en la ciudad de Barranquilla, acompañaron un proceso evangelizador para esta zona de Colombia, denominada la misión del río Magdalena. Fundamentalmente hacían visita para catequizar y celebrar los sacramentos. Con las visitas de los misioneros, fueron consolidándose algunas parroquias a lo largo del río Magdalena.

 

Hacia el final de 1923 el P. Efraín Fernández presentó la proposición de la creación de la Prefectura Apostólica en el Magdalena Medio, con el fin de ir organizando la jurisdicción eclesiástica y para facilitar el trabajo misionero.

 

El dos de abril de 1928 su Santidad Pío XI mediante la ejecución de la Bula Apostólica “Dominici Gregis Regiminis” erige la Prefectura del río Magdalena, separándola de la Diócesis de Santa Marta, Nueva Pamplona y Socorro y San Gil, encargando su gobierno a la Compañía de Jesús de la Provincia colombiana.

 

La nueva Prefectura Apostólica inició el nueve de septiembre de 1928, el día de San Pedro Claver; el primer Prefecto Apostólico fue Monseñor Carlos Hilario Correa.

 

A los cuatro años renuncia por motivos de salud y la Sagrada Congregación “Propaganda Fide” nombra al Padre Rafael Toro como nuevo Prefecto Apostólico, quien permaneció hasta el 20 de mayo de 1947, quince años al frente de este encargo, renunciando por motivos de salud.

 

Le sucede en la Prefectura Apostólica el P. Bernardo Arango Henao SJ, quien era rector del colegio San José de Barranquilla y se posesionó de su nuevo cargo el seis de enero de 1948.

 

La Santa Sede eleva la Prefectura Apostólica a Vicariato Apostólico por decisión de su Santidad Pío XII, mediante la Bula Apostólica “Apostolicis Sub Plumbo Litteris Dominici Gregis”, el 18 de abril de 1950. Nombra como primer Vicario Apostólico al P. Bernardo Arango Henao SJ, siendo consagrado Obispo el 11 de junio de 1950, en la Iglesia San Ignacio de Bogotá.

 

El avance de la evangelización fue reconocido por la Santa Sede y elevó ésta porción del Pueblo de Dios a la categoría de Iglesia Particular y la llamó “Diócesis de Bermeja”. Fue creada el 27 de octubre de 1962 por S.S. Juan XXIII con la Constitución Apostólica “Divina Christi Verba”.

 

En cada uno de los avances para llegar a ser estructura diocesana, se fueron modificando los límites de la Prefectura Apostólica, del Vicariato Apostólico y ahora de la Diócesis siendo sufragánea de la Arquidiócesis de Nueva Pamplona.

 

Monseñor, Bernardo Arango SJ, se posesionó en la Catedral del Sagrado Corazón e inauguró la nueva residencia episcopal, con su bendición el 26 de enero de 1963; permaneció al frente como su Obispo durante casi 36 años. En 1969 se elevó a la dignidad de Catedral la parroquia de la Inmaculada.

 

Según las prescripciones canónicas, Mons. Bernardo renunció y fue nombrado en su reemplazo Mons. Juan Francisco Sarasti Jaramillo, CJM., quien tomó posesión de su cargo el tres de marzo de 1984.

 

Varias obras se mantuvieron en el tiempo de Mons. Sarasti Jaramillo, pero también desarrolló otras que tenían que ver con procesos de organización pastoral, fortaleció la Pastoral Social, Juvenil y Catequesis. En 1987 se inicia en la Diócesis la preparación del primer Plan Diocesano de Pastoral a la luz de los planteamientos que desde Puebla se dieron para la Iglesia Latinoamericana y por los alcances y beneficios del NIP (Nueva Imagen de Parroquia).

 

En 1992 la Iglesia diocesana preparó el segundo Plan de Pastoral (por prioridades). En 1993 fue promovido Mons. Sarasti Jaramillo como Arzobispo de Ibagué, quedando la Diócesis vacante. Fue nombrado como Administrador Diocesano el P. José Figueroa Gómez.

El 16 de octubre de 1993 fue nombrado Obispo el P. Jaime Prieto Amaya, quien era el Vicario de Pastoral de la Diócesis de Facatativa y Párroco de la Catedral, consagrado el 11 del mismo año.

 

El 16 de diciembre de 1993 tomó posesión canónica e inició de inmediato un proceso pastoral llamado Plan de Renovación Diocesana (PRD), basado de manera clara en la propuesta de la Espiritualidad de Comunión, creando las estructuras necesarias para la comunión y participación de todos los fieles de esta Iglesia Particular.


A finales de noviembre de 2008, Mons. Prieto Amaya fue nombrado Obispo de Cúcuta, cargo que asumió en el primer trimestre de 2009.

 

El dos de diciembre de 2009, se conoció el nombramiento de Mons. Camilo Fernando Castrellón Pizano, hasta el momento Obispo de Tibú, como nuevo Obispo de Barrancabermeja. Tomó posesión eclesiástica el seis de marzo de 2010.

Comments

comments

Instale la aplicación