La entrevista, que hace 6 años, Jorge Yépez le aceptó a Barrancabermeja Virtual

Por estos días Jorge Enrique Yépez Atencio está celebrando 50 años de vida profesional. Se trata de un veterano de las comunicaciones que cuenta ya con 73 años de edad, la mayoría de ellos dedicados a lo que más le apasiona en la vida: ‘El periodismo’.

 

Sencillo, pragmático, responsable y muy disciplinado, don Jorge Yépez aceptó dialogar con el periodista Edgar Daniel Rodao de Barrancabermeja Virtual recordando ‘la época dorada’ de la radiodifusión barranqueña en los años 60, de sus inicios como operador de sonido en 1961, de los primeros locutores barranqueños, de su posterior ingreso al FILA, de Horacio Serpa, de Carlos Contreras, de Darío Echeverri, de Alba Luz Amaya, del periodismo actual en Barrancabermeja y por supuesto de José Aristides Andrade su compañero de lucha política de toda la vida.

 

 

 

Jorge Enrique Yépez, celebrando sus 50 años de vida en la radio.

Por: Edgar Daniel Rodao.

 

Antes de iniciar esta entrevista quiero agradecer públicamente a don Jorge Yépez por todas sus enseñanzas cuando yo estudiaba periodismo en Bogotá y regresaba a Barranca de vacaciones, por allá a comienzos de los años 80, a realizar mis prácticas en los radio periódicos ‘Impacto

Informativo’ y ‘Barrancabermeja en Marcha’ que él, diligentemente, coordinaba como director de noticias de la ya desaparecida, Emisora Barrancabermeja, siendo yo apenas era un joven ingenuo, crédulo, inexperto y con bastante mundo por conocer.  Fueron muchos los ‘tirones de oreja’ acompañados de sabios consejos, frente a una vieja máquina de escribir Remington, en una pequeña oficina olorosa a cigarrillo, en medio de un arrume de cuartillas y termos repletos de tinto, en donde me enamoré del que muchos llaman, “el oficio más bello del mundo”.

 

 

El Perfil


Jorge Yépez nació en 1938 en el municipio de Magangué (Bolívar), pero su padre se lo trajo a nuestra ciudad desde muy pequeño a los 2 años, siendo Barrancabermeja, desde 1940, su única casa de toda la vida. 

 

Acaba de cumplir 73 años y pese a los achaques de salud  —normales en cualquier persona de su edad—  sigue moviéndose en el campo de su profesión. 

 

Actualmente (año 2011) está a punto de graduarse como Comunicador Social de la Universidad Abierta y a Distancia UNAD, gracias a un convenio firmado entre Ecopetrol, la Alcaldía y la APB (Asociación de Periodistas) que él supo aprovechar, según dice “para aumentar sus conocimientos”.

 

Casado con doña Amelia Garrido, (su amor de toda la vida), formaron un bello hogar conformado por 5 hijos, 4 de ellos mujeres, Xiomara, Yadira, Martha, Claudia y un varón Jorge.

 

Jorge Yépez adelantó los primeros 3 años de la primaria en la Escuela Pública del barrio Buenos Aires, el 4 y 5 de primaria en el Instituto Antonio Nariño.   El Bachillerato lo llevó a cabo hasta 4 grado en el Colegio Oficial de Varones (el hoy Diego Hernández de Gallegos) y los años 5 y 6 de bachillerato los cursó en el Colegio José Celestino Mutis (un establecimiento educativo de la época).

 

Comenzaban los años 60 y Barrancabermeja, aunque pequeña, ya se movía en su propia dinámica. 

 

Las únicas actividades comerciales se desarrollaban entre el muelle fluvial y lo que hoy conocemos como el parque Infantil.  Las oficinas de Telecom y Avianca quedaban a orillas del río Magdalena, la taberna exclusiva del momento era el Bar Costeña, el punto obligado de encuentro para tomar café era El Cresto, la gente le apostaba al Totogol y al 5 y 6 y el ‘Carrefour’ de la época era el Comisariato de Ecopetrol entonces ubicado a pocos pasos de la puerta principal de la refinería.  

 

Jorge Enrique Yépez tenía apenas 22 años.

 

 

 

LA ENTREVISTA

 

 

EDGAR RODAO:   Don Jorge quiero conocer las circunstancias que rodearon su ingreso, hace 50 años, a la radio

 

JORGE YEPEZ:  Edgar, mi entrada a la radio se dio más a la curiosidad de saber cómo funcionaba una emisora que a un propósito definido de hacerlo … en esa época, hace 50 años, la Emisora Barrancabermeja funcionaba en un segundo piso, diagonal a una fábrica de hielo llamada “Nevado”, a solo unos 70 metros del muelle fluvial. Escuchar la radio e imaginarse como se hacía esa labor me llevó hasta el sitio donde estaban instalados los estudios.

 

 

ER: ¿Cómo se empleó en la Emisora Barrancabermeja?

 

JY: La entrada no fue fácil, los propietarios de la estación radial, los señores, Sergio, Mario y Hugo Aristizábal tenían establecido un riguroso control para el ingreso de particulares al segundo piso de la emisora, control que hacía cumplir un celador que para mi fortuna era conocido. Así pude entrar a la emisora y me enteré cómo era el asunto y me quedó como una especie de ‘espinita’ de deseo por trabajar algún día en la radio.

 

 

ER: ¿Y cómo logró sacarse la ‘espinita’?

 

JY:  La primera oportunidad se dio un día que faltó al trabajo un empleado, se trataba de un control de sonido, entonces como todos los días yo visitaba la emisora, simplemente me preguntaron: ¿usted es capaz de hacer de operador de sonido? … sin titubeos les contesté que si… entonces al instante me dijeron, siéntese y comience a trabajar… eso sí, hágalo bien y cuando termine el turno pase por la oficina. De ahí pasé a ocupar el cargo de locutor, debido a que la emisora, en un 90%, se mantenía con base en un programa de complacencias musicales, especialmente dedicado al sector rural. La presencia del locutor era fundamental porque a toda hora se ofrecían dedicatorias y complacencias musicales.

 

 

ER: ¿cómo era la radio barranqueña en esa época? …

 

JY: En esa época el trabajo en la emisora requería de una férrea voluntad porque el sistema, precisamente, por no ser el más avanzado, requería de mucho esfuerzo para hacerlo. Por ejemplo, algo que nadie puede creer hoy en día, en pleno 2011, era que el sonido hasta los transmisores era enviado por una línea física, la que se montó desde el muelle fluvial, pasando por el barrio Cardales hasta conectar con la vía a El Centro (que hoy hace parte de la llamada autopista a Bucaramanga)… Imagínense Edgar como eran los inconvenientes en 1961 cuando la línea se cortaba o simplemente se caía por un fuerte aguacero… se necesitaba de mucho esfuerzo para trabajar…

 

  

ER: ¿Quienes trabajaron con usted y como se desarrollaba el trabajo radial en esa época?

 

JY: En esa época trabajaban en la Emisora Barrancabermeja, José Antonio Churio, Jorge Pertuz, Alfredo Flórez Ortega, Antonio Fernández Atencio… en cuanto al trabajo, sencillamente extraordinario y de mucha iniciativa. Quiero resaltar el valioso recurso humano de la época para sortear inconvenientes o las falencias presentadas por la falta de equipos. En esa época no teníamos un referente para asimilar o superarlo.

 

 

ER: Don Jorge, (aquí en confianza)… ¿muchas novias en las épocas de su juventud radial? … Mejor dicho, cuénteme si usted fue de los que también enamoró novias por cuenta del micrófono…

 

JY: Edgar, el hecho de estar en una emisora en ese tiempo, para la mayoría, significaba algo extraordinario, los locutores de la época gozaron de mucha popularidad entre la comunidad, quizás tanto como lo es ahora el sentimiento que despiertan los cantantes… ya usted se podrá imaginar? …

 

 

ER: Con el correr de los años usted se ganó la confianza de muchos propietarios de emisoras en Barrancabermeja, logrando ser el director de varias de ellas, sin embargo, algunos colegas de la época recuerdan que usted era muy estricto y exigente con el personal de la radio… ¿eso fue cierto o no?

 

JY: Debido a la responsabilidad, la seriedad y la capacidad con que asumí cada trabajo y continúo haciéndolo asumí esas funciones. Edgar, si a usted le asignan un trabajo, o lo nombran en cargo con personas bajo su responsabilidad, es para que conduzca ese personal en el cumplimiento de las normas y adelante su trabajo de manera eficiente. Ese cargo superior no cercena sus amistades o compañeros de trabajo. La amistad sigue, pero en el cumplimiento del deber se debe ser responsable porque si no lo hace sencillamente lo destituyen y nombran otra persona. Así que amistad es amistad, pero el trabajo es el trabajo. Estoy seguro que esas personas, de las que usted hace referencia, deben de alguna manera aceptar hoy en día que de algo sirvió hacerlos más responsables en el trabajo.

 

 

ER: ¿En toda esta larga vida dedicada a las comunicaciones a quienes recuerda usted en Barrancabermeja con especial respeto, consideración y afecto?

 

JY: Ya he relacionado a varios pero también recuerdo a inolvidables locutores como Julio Hernán Arango Uribe, Emilio Altamar González (q.e.p.d), Luis Ángel Chávez (q.e.p.d), Raúl Meneses Monsalve, Efrén Revueltas Díaz (q.e.p.d), Manuel Barón Leguízamo (q.e.p.d), Rafael Medina Corrales (q.e.p.d), Wilson MejíaMario Jiménez Carvajal, Berta Rivera y a Perdomo entre otros muchos colegas porque la lista es larga. También quiero reconocer la extraordinaria amistad y calidez humana del médico Alfonso Eljach Merlano.

 

 

ER: En la década del 70, usted entra a formar parte del Frente de Izquierda Liberal Auténtico FILA, la más importante organización política que haya existido en la historia de Barrancabermeja… ¿qué recuerdos tiene de esa experiencia en su vida?

 

JY: Trabajar con un grupo de personas que tienen un ideal político y estar identificado con esas ideas, llegar a comunidades abandonadas por el Estado y llevarles algunas ayudas de gestiones resultaba para mi muy alentador. Además, enseñarles a escoger bien a sus representantes en Concejos, Asambleas, Alcaldías y entidades del Estado como las electrificadoras era algo que me daba mucha alegría. Me sentía feliz en el FILA sirviéndole a la gente. Los dirigentes de esa época, Horacio Serpa Uribe, José Aristides Andrade, Jorge Gómez Villamizar, Juan de Dios Alfonso García le respondieron con muchos beneficios a la comunidad… no me cabe la menor duda.

 

 

ER: A propósito de esas épocas del FILA… Con mucho respeto le formulo la siguiente pregunta: … ¿usted qué piensa de lo que le está sucediendo actualmente al ex senador José Aristides Andrade dirigente político con el que usted compartió gran parte de las actividades en ese movimiento?

 

JY: Al doctor José Aristides Andrade le están achacando la ‘autoría intelectual’ del crimen del doctor David Núñez Cala… Todo parece indicar que en este país, mientras los criminales involucren a más personas entonces logran rebajas en sus penas. Edgar le cuento que con el doctor José Aristides Andrade guardamos una muy buena amistad.

 

 

ER: Volviendo al tema de los medios en Barranca… ¿Cómo ve el periodismo barranqueño actualmente?

 

JY: El periodismo en Barrancabermeja ha evolucionado. Sin duda ha mejorado, porque ahora la mayoría son formados profesionalmente en universidades y otros técnicos. Observo un periodismo responsable, algunos con una forma muy peculiar de formular las criticas pero en términos generales se trata de un periodismo que se ha labrado sin mucha ayuda externa. Hay que seguir adelante con la meta de servir a la comunidad dándole formación frente a la lluvia de información desde todos los sectores.

 

 

ER: ¿Desde su perspectiva de hombre veterano del periodismo que orientaciones o consejos les puede sugerir usted a las nuevas generaciones de comunicadores en la ciudad?

 

JY: Dar consejos no es bueno, además, repito, en términos generales el periodismo en Barranca está bien y por eso descarto cualquier injerencia. Más bien me atrevería a formular una sugerencia muy respetuosa y es no dejarse llevar por las emociones, además de constatar primero la información antes de emitirla al público… Estoy seguro que es mejor perder una primicia a tener que rectificar después.

 

 

ER: ¿Jorge Enrique Yépez Atencio es actualmente el más antiguo de los periodistas en Barranca o recuerda a otro colega que haya iniciado con usted para la misma época?

 

JY: Todavía tenemos a don Julio Mejía López que lleva más años en el medio.

 

 

ER: ¿Cómo ve la Barrancabermeja actual? … ¿Cómo se imagina a Barrancabermeja en los próximos 10 años?

 

JY: Progresando a buen ritmo y en 10 años será una ciudad emergente y proyectada por lo menos hasta el año 2030.

 

 

ER: Don Jorge, por costumbre yo siempre llevo a mis entrevistados a una sección en las que les nombro a algunos personajes de nuestra ciudad y ellos siempre me responden con unas 2 o 3 palabras claves que reflejan lo que se perciben o sienten por ellos … se le mide a la sección?

 

JY: ¡Claro que sí!

 

 

ER: Perfecto

 

 

HORACIO SERPA URIBE:
Un extraordinario líder.

 

 

CARLOS CONTRERAS LOPEZ:
Diligente

 

 

JOSE ARISTIDES ANDRADE:
Buen político

 

 

ENRIQUE FUENTES SERRANO:
Compañero de trabajo

 

 

ALFONSO ELJACH MERLANO (padre):
Un gran y sincero amigo

 

 

ALFONSO ELJACH MANRIQUE (hijo):
En la puja por posesionarse políticamente.

 

 

DARIO ECHEVERRI SERRANO:
Persistente para alcanzar sus propósitos políticos

 

 

ALBA LUZ AMAYA GUTIERREZ:
Una mujer extraordinaria en el trabajo y en la profesión periodística

 

 

ELKIN BUENO ALTAHONA:
Está para mejores cosas

 

 

JUAN CARLOS SIERRA:
Dicen que el que persevera alcanza

 

 

WILSON LOZANO LEGUIZAMON:
Jefe de prensa en la actual administración

 

 

GUSTAVO ARCINIEGAS OCAMPO:
Cazar peleas lo entretiene

 

 

 

ER: Finalmente, para conservar un recuerdo en la memoria histórica de la ciudad le nombro (2) personajes ya fallecidos…

 

 

CAYETANO DOMINGUEZ:
Se le midió a la radio y se proyectó en el medio.

 

 

SEBASTIAN AYALA ROJAS:
Hombre de negocios que también se le presentó al reto de la radio.

 

 

ER: Una pregunta que no podía faltar… ¿Qué tal le parece Barrancabermeja Virtual?

 

JY: Una muy buena idea que está llevando a Barrancabermeja por el mundo de las comunicaciones. Edgar, lo importante es mantenerse en el tiempo…

 

 

ER: Don Jorge, felicitaciones por estos 50 años de vida profesional en los medios…

 

JY: Edgar, muchas gracias…

 

 

La foto corresponde a una de las Fiestas del Petróleo en los años 60.  De izquierda a derecha, Mario Jimenez Carvajal, Jorge Yépez Atencio, la reina del momento y a la derecha el reconocido locutor Julian Ospina (q.e.p.d.), en esa época director nacional de Caracol en Colombia.

 

Comments

comments

Instale la aplicación