Largo verano y sequía frenan viajes de carga por el río Magdalena.

rioLuís Eduardo Morales, funcionario de la Defensa Civil Colombiana en Barrancabermeja, manifestó que como consecuencia del largo verano y la intensa sequía que se registra en gran parte del territorio colombiano, el nivel del río Magdalena se encuentra por debajo de los 2 metros de profundidad, muy por debajo de los 3,5 y 4 metros que se requieren para no tener inconvenientes en la navegabilidad. Así las cosas, el transporte de hidrocarburos disminuyó en un 54% como consecuencia de la intensa sequía que, en zonas como Barrancabermeja, disminuyó el nivel del principal río del país, cayendo a casi la mitad los envíos de crudo de Barrancabermeja hacia la refinería de Cartagena.

Frente a la refinería de Ecopetrol, en Barrancabermeja, se formó esta inmensa isla en medio del río Magdalena. En el lugar trabaja una draga en sus aguas.
 
En Barrancabermeja decenas de pequeñas embarcaciones permanecen ‘varadas’ en el muelle y la ‘rampa’, dos de los sitios usados por las canoas y chalupas que mueven carga y pasajeros desde Barrancabermeja a municipios como Puerto Wilches (Santander), Cantagallo, San Pablo, Simití y Morales (sur de Bolívar) y Gamarra (sur del Cesar).
 
Funcionarios de Ecopetrol precisaron que la aparición de islas de sedimento, denominadas sectores críticos, dificultan la navegación y han generado fraccionamiento de los convoyes que transportan los hidrocarburos.
 
Esta situación genera mayores tiempos de los viajes, baja disponibilidad de remolcadores y botes por entrada no programada a astilleros, lo que reduce la capacidad de transporte.
Según Ecopetrol, en el mes de julio pasado se transportaron 437.000 barriles de crudo hasta Cartagena, cifra inferior a los 940.000 barriles que en promedio se movilizan al mes en condiciones normales.
 
Los conductores de las chalupas aseguraron que ante la disminución del cauce han detectado sectores donde la profundidad no alcanza los dos metros, inconveniente que los obliga a gastar más combustible en los desplazamientos lentos que se ven forzados a realizar para evitar accidentes.
 
Las embarcaciones de gran calado no están navegando por las noches ante el temor de encallar en uno de los islotes que se han formado en la mitad del río.

Según la Corporación del Río Grande de la Magdalena (Cormagdalena), el 90 por ciento de la carga que se transporta en el río Magdalena corresponde a hidrocarburos.
Para contrarrestar el impacto negativo en el transporte fluvial, Ecopetrol y Cormagdalena realizan por ahora, en conjunto, trabajos de dragado del río.
 
Para mejorar las condiciones de navegabilidad del río, el Gobierno nacional estima invertir 800.000 millones de pesos para obras de encauzamiento que, en un trayecto de 256 kilómetros, se ejecutarían entre Puerto Salgar y Barrancabermeja.

Comments

comments

Instale la aplicación