Informes Especiales

Entrevista con el locutor barranqueño, Álvaro Aguas Vergara.

Ratio:  / 4
MaloBueno 

Por: Édgar Daniel Rodao.

 

Hace 43 años —en 1973— cuando apenas era un joven aprendiz en la radio, conocí al locutor Álvaro Aguas Vergara laborando en la Emisora Barrancabermeja cuando esa estación de radio funcionaba en el barrio El Campestre, donde hoy es la Unidad Pedagogica Bilingue Pierre De Fermat de propiedad de la doctora, Astrid Domínguez García.

 

En esa época Álvaro Aguas —junto con Gilberto Jiménez Taborda, Luís Ángel Chávez (q.e.p.d.) y Uldarico Manuel Rodríguez (q.e.p.d.)—  formó parte del grupo de locutores de esa emisora que se encargó de llevar diversión a los hogares barranqueños de comienzos de los años 70.   Sin duda, eran los 'reyes de la sintonía'.

 

Un buen día Álvaro partió de Barrancabermeja y nunca más volví a saber de él. Sin embargo, el 'milagro virtual' de las redes sociales hizo posible que después de 40 años nos reencontramos. 

 

Me llenó de alegría saber que tiene una bella familia, que continua siendo un luchador con las botas puestas, y que hoy —pese a gozar del beneficio de su pensión de jubilación— continua haciendo buena radio de manera independiente.

 

Álvaro Aguas Vergara forma parte de una familia de locutores profesionales. (2) dos de sus hermanos —Alirio y Joaquín Aguas— también son reconocidos animadores de la radio santandereana.

 

Sin más preámbulos, les presento al veterano locutor barranqueño Álvaro Aguas Vergara.

 

 

La llegada a Barrancabermeja de don Eurípides Aguas 'el patriarca de la familia'.

 

A comienzos de 1936, la compañía holandesa Shell inició sus operaciones en Colombia. En ese año, se fundó la Compañía Colombiana de Petróleo El Cóndor, denominada después Shell Cóndor S.A.   

 

En el lugar donde se levantó Casabe (hoy Yondó, Antioquia) no había sino selva espesa y terreno anegadizo. Su nivel era más bajo que el del gran río. Fue necesario que la compañía —al comprobar la riqueza que se escondía en lo profundo de aquel suelo— construyera un dique de contención, paralelo al río, de unos veinte kilómetros de longitud para defender el campo de las inundaciones.

 

A Casabe se le construyó sobre un pantano. Fueron necesarios intensos trabajos de drenaje y saneamiento para poder hacer habitable aquel lugar. Allí mostraron los holandeses, en su lucha con la naturaleza, su conocida habilidad para ganarle tierra al agua.

 

Casabe 1 fue el primer pozo perforado en el área de la concesión Yondó, frente al puerto de Barrancabermeja.

 

En medio de la inmensa cantidad de trabajadores que la Shell Cóndor necesitó para la exploración y perforación petrolera de la zona, arribó don Eurípides Aguas Meza, padre de los locutores Álvaro, Alirio y Joaquín Aguas Vergara, tres hermanos que se dedicaron a la locución en la radio santandereana.

 

 

LA ENTREVISTA.

 

BARRANCABERMEJA VIRTUAL: Álvaro, hablemos de su perfil personal y familiar 

 

ÁLVARO AGUAS VERGARA: Bueno, mi nombre es Álvaro Aguas Vergara, nací el 7 de febrero de 1952, en Campo Casabe, distrito petrolero de la Shell Cóndor, hoy municipio de Yondó (Antioquia). Soy hijo de Eurípides Aguas Meza (mi padre q.e.p.d.) y Concepción Vergara (mi madre). Tengo 64 años de edad. Mis hermanos son Marcia Elena, Alirio, Ernalda, Cecilia, Joaquín y Patricia, todos vivos gracias a Dios.

 

Llegamos a Barrancabermeja en el año de 1959 por los cambios que se dieron en la Shell Company, cuyos campos petroleros de Casabe revirtieron al Estado colombiano y eso tuvo repercusiones laborales que motivaron el traslado de mi familia a Barranca.

 

De mi actual familia le cuento que está integrada por mi querida esposa, María Amparo Rueda, oriunda de Socorro (Santander) de cuya unión marital nacieron nuestros hijos Gina Patricia, Álvaro Augusto, Mónica María, Javier y Andrea Catherine, todos hoy profesionales y de los que me siento muy orgulloso.

 

Actualmente vivo en la ciudad de Floridablanca en el sector de Cañaveral El Bosque, trabajo de manera independiente pues hace 6 años me acogí al beneficio de la pensión de jubilación. Hoy asesorando como locutor-periodista a los alcaldes de algunos municipios santandereanos en eventos culturales, folclóricos y musicales.

 

 

BV: ¿Cómo se inició en la radio? .... ¿Quién le dio la primera oportunidad de trabajar en la radio? 

 

AAV: Me inicié en la radio en 1970 en forma imprevista, pues no lo tenía proyectado, es decir no estaba dentro de mis planes. Cursando el 4o año de bachillerato en el Colegio Diego Hernández de Gallegos había un profesor llamado Rafael Medina Corrales (q.e.p.d.) nos dictaba clases de español, él profesor nos calificó una previa oral de lectura y comunicación, le saqué buena nota, 4.5 (en esa época lo mejor se calificaba con 5.0). 

 

El profesor Rafael Medina Corrales dirigía por aquella época un programa radial por La Voz del Petróleo y me invitó para que le leyera algunos guiones de libretos del programa. En esa época todo era libreteado (por escrito), es decir muy poco se les permitía a los locutores improvisar ante el micrófono. Recuerdo que lo hice bien y al profesor Rafael Medina le gustó y seguí con él varios programas. Me empezó a gustar la radio y me quedaba en la emisora mirando a los locutores y operadores trabajar en el estudio en el manejo de los equipos.

 

Recuerdo en esos tiempos a Jacobo Uribe Camacho y Benito Riaño que eran las voces de moda. Ellos —Jacobo y Benito— me dieron chance para las prácticas y el primer empleo me lo dio el doctor, Eduardo García Rueda, gerente de La Voz del Petróleo.

 

Me inspiré mucho del profesor Rafael Medina Corrales pero me gustaba oír a don Eucario Bermúdez, a don Otto Greiffenstein, a Juan Harvey Caicedo, grandes maestros de la locución y sin duda personajes carismáticos de la radio en Colombia.

 

 

BV:  Yo recuerdo que usted anduvo mucho hace ya más de 40 años con el actor, Jairo Camargo ... Usted alguna vez hizo teatro? ... ¿Cómo fue esa amistad suya con el hoy consagrado actor de televisión?

 

AAV: En los años 1968 y 1969 yo estudiaba en el Colegio Diego Hernández de Gallegos y vivía en la casa de Jairo Camargo, hoy compadre mío.  Yo recuerdo que por esa época llegó a Barranca procedente de Medellín, Jairo Naranjo, con ideas de formar un grupo de teatro, entonces le comenté a Jairo Camargo y a él le gustó, pedimos permiso en la rectoría para poder practicar teatro en los años 70.  Para esa época yo trabajaba en La Voz del Petróleo y también laboraba como temporal en el Club Infantas que fue, precisamente, el escenario para la primera obra de teatro con la que nació el Grupo de Teatro de Barrancabermeja.

 

En 1970 hicimos varios obras y presentaciones con el grupo del que hacían parte Hernán Palomino (hoy mimo internacional), José Aguas, Doris Paternina entre otros, pero con el tiempo la radio me absorbió y me dediqué más a la emisora que al escenario, sin embargo Jairo Camargo siguió en la actuación y se fue para Bogotá donde aprendió más y se convirtió en el actor profesional que hoy todos conocemos.

 

 

BV: Por qué sale de Barranca?  ... ¿A dónde llega? ...

 

AAV: En 1974 llegué a laborar en la Emisora Barrancabermeja, el gerente propietario de esa estación radial era don Cayetano Domínguez, fotógrafo muy metódico y caprichoso laboralmente, un día a él no le gustó que yo llegara —'con guayabo'— a laborar, ese día me aplicó las normas y duré unos días desempleado. Por esos días un amigo conductor de nombre Raúl Ospino me dijo: —"primo... hermano... en San Gil necesitan un locutor..."—, no lo pensé dos veces y decidí irme. Raúl me regaló la plata del pasaje y para pagar unos días de alojamiento en el hotel, presenté pruebas de locución en la emisora Armonías de San Gil de RCN y pasé los exámenes y me dieron el puesto, trabajé un año, gozaba de buena sintonía en la provincia Guanentá, Comunera y Veleña, pues mi estilo y carisma gustó mucho en toda esa región santandereana.   Después me llamaron de Caracol en El Socorro (Santander) en octubre de 1975. Allí trabajé durante 14 años consecutivos.

 

 

BV: ¿Cómo le ha ido por la radio santandereana?

 

AAV: En la radio santandereana me ha ido muy bien, mis pasos por La Voz del Petróleo, Radio Pipatón, Radio Yarima y Emisora Barrancabermeja me sirvieron de experiencia y trampolín para llegar a RCN en San Gil, Caracol Socorro, Todelar Bucaramanga, cadenas en donde hice periodismo como director de noticias, lector, redactor y narrador deportivo. Fui corresponsal de El Espacio (un diario vespertino de gran circulación en los años 70 y 80), El Tiempo en Barrancabermeja, corresponsal de Vanguardia Liberal en la ciudad de El Socorro, narrador de los Campeonatos Suramericanos de Clubes, Panamericanos de Patinaje, 2 Campeonatos Mundiales de Patinaje, Juegos Nacionales, un Campeonato Nacional de Béisbol en Barranca y narré fútbol profesional durante 12 años.

 

 

BV: Hablemos del Álvaro Aguas periodista... ¿Cómo ha sido su experiencia como periodista profesional?

 

AAV: El saber escuchar, leer y ver el origen de las noticias en radio periódicos y televisión me permitió adquirir mucha experiencia en los medios, pues gracias al talento, capacidad y facilidad para hacer las cosas sirvió para que una vez se presentara la oportunidad de escribir para un periódico, fue, precisamente, para El Espacio.

 

Un día ocurrió una tragedia en Barranca y  Martín Gelves —quien en esa época era el distribuidor del periódico El Espacio en Barrancabermeja—  no tenía la menor idea de redactar una noticia. Con Martín éramos buenos amigos, me llamó urgentemente para que le cubriera los hechos que se habían producido tras la tragedia, le escribí una crónica, les gustó y me contrataron. Allí en El Espacio fue mi primera experiencia como reportero, posteriormente varias veces escribí para El Tiempo y Vanguardia Liberal durante más de 7 años.

 

 

BV: ¿Era muy diferente hacer radio y periodismo en aquella época que actualmente?

 

AAV: En ese entonces las herramientas de trabajo eran la máquina de escribir, el teléfono alámbrico, el telégrafo, el teletipo y el sobre de manila con las cuartillas. Hoy las diferencias son grandes por los avances de la ciencia y la tecnología de punta, por la rapidez y el modernismo de los equipos, hasta el punto que la tecnología  —si bien ahorra tiempo y dinero—  se ha encargado de desplazar a la mano de obra, es decir al empleado de ayer.

 

Anteriormente para el funcionamiento de una emisora se necesitaban —mínimo— ocho (8) trabajadores, me refiero a transmisoristas, operadores de sonido, locutores, programadores y periodistas. Hoy en día, dos o tres personas hacen el mismo trabajo porque todo lo hace un software, entonces los empleados de la radio se volvieron perezosos porque con solo programa, que les sirve de soporte tecnológico, al oprimir una tecla ponen a funcionar completamente la emisora o incluso toda una cadena radial.

 

Usando un Smartphone se puede transmitir en directo —desde cualquier lugar del mundo— un suceso en directo en el momento en que ocurre, al instante; puede mandar fotos, grabaciones, videos.  En el pasado, cuando a uno le prestaban un teléfono fijo o tenía un remoto podía transmitir en directo, hoy el celular y el computador lo hacen todo y accionado por una sola persona.

 

Para mí la radio de ayer era más ‘sabrosita’... más comprometida, más entretenida y más atrevida laboralmente por los riesgos de ser los primeros en todo.

 

 

BV: Hablemos de sus otros hermanos locutores ALIRIO y JOAQUÍN... ¿Ellos siguen vigentes en los medios de comunicación actualmente?

 

AAV: Le cuento que Alirio se radicó en Bucaramanga hace más de 40 años, labora en diversos medios de comunicación haciendo una radio-revista y esa labor la alterna desarrollando contratos con la Gobernación de Santander.  Mi otro hermano, Joaquín estuvo laborando en Cúcuta, en La Dorada (Caldas) y actualmente trabaja en la Emisora José Antonio Galán en El Socorro (Santander), ambos hermanos se mantienen vigentes en la radio.

 

 

BV: ¿Alguno de sus hijos heredó la vena artística y radial de su padre y sus tíos? ... ¿Si es así cuente que hace y donde han hecho radio?

 

AAV: Ninguno de mis hijos —que son 2 hombres y 3 mujeres— se inclinó por desarrollar esta profesión. Eso si, les gusta escuchar radio y se la gozan escuchando al papá... (Risas)... El mayor Álvaro Augusto es predicador cristiano y predica la palabra del Señor pero hasta ahí no más, lo que si tiene ellos es buena voz.

 

 

BV: A quienes admira de la radio barranqueña y santandereana... ¿Tiene en particular a algunos colegas que admira y respeta por su profesionalismo?

 

AAV: Admiro a muchos colegas. Personalmente recuerdo a Wilson Mejía, Julio Arango, Efrén Revueltas, Luís Ángel Chávez que fue un caso especial que sin tener una excelente voz cautivó la sintonía de muchos oyentes, Gilberto Jiménez Taborda, Julio Mejía López, Emilio Altamar González, Guillermo Davidson Gallego y Edgar Daniel Rodao, quienes fueron un referente profesional de lo que se debe hacer en la radio.

 

De la radio santandereana, recuerdo a José Antonio Churio, Manuel Barón Leguízamo, Álvaro Fonseca Cornejo, Kiko Navarro, al profesor Juan Manuel González, Jorge Pertuz Aleán, Pepo Navarro, Luís E. Joya y doña Atila Zambrano, quienes igualmente en Bucaramanga fueron excelentes profesionales de la radio.

 

Por su profesionalismo admiro a Héctor Gómez Cabarique, José Ramiro Gómez, Luís Guillermo Salazar Otero, Kiko Navarro y a Jairo Vargas Cortés.

 

 

BV: ¿Cómo ve las redes sociales?

 

AAV: Las redes sociales y el internet revolucionaron el mundo de las comunicaciones, tienen su pro y su contra, dependiendo del uso que se les dé. Sin temor a ofender a nadie, Albert Einstein predijo los avances de la tecnología cuando años atrás afirmo: “Temo el día en que la tecnología sobrepase nuestra humanidad. El mundo solo tendrá una generación de idiotas”.  Para bien o para mal —así como vamos— gran parte de la humanidad es 'esclava' o 'adicta' al internet y a los celulares, especialmente la juventud.

 

Esta es la familia del veterano locutor barranqueño, Álvaro Aguas Vergara.  Aquí acompañado de su esposa y sus hijos, la razón de ser de su vida.  Álvaro en la plenitud de su madurez  se siente bendecido.

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

BARRANCABERMEJA VIRTUAL, entrevista al locutor barranqueño Álvaro Aguas Vergara, octubre 6 de 2016. © Copyright.

Clinica San Jose
FacebookTwitterLinkedin