Informes Especiales

Obispo de B/bermeja habla sobre el plebiscito con Barrancabermeja Virtual.

Ratio:  / 3
MaloBueno 

Obispo de Barrancabermeja lanza mensaje esperanzador: "La bondad tiene que aparecer y calmar la tempestad". En estos momentos de incertidumbre por el posible recrudecimiento del conflicto armado tras el voto negativo al acuerdo de paz, vía plebiscito, con el que se pensaba rubricar el desmonte de las FARC, muchos colombianos le temen al infierno de la violencia.

 

Frente a este desolador panorama dialogamos con Monseñor Camilo Castrellón Pizano, Obispo de Barrancabermeja, quien nos comparte algunas reflexiones  sobre el tema, comparando la realidad actual con algunos pasajes de la Biblia y la interpretación que algunos creyentes le hicieron al tema.

 

 

BARRANCABERMEJA VIRTUAL: Dante Alighieri en su famosa obra 'La Divina Comedia' habla  de tres estados, el infierno, el purgatorio y el paraíso. ¿En cuál de estos tres cree que  hoy estamos?

 

OBISPO DE BARRANCABERMEJA: En las escaleras del paraíso, porque salimos del infierno, en el que hubo mucho odio, mire que en las redes sociales se cargaron de odio, ese es el infierno y toda la incertidumbre que hay se llama purgatorio, pero nosotros vamos caminando hacia el cielo porque yo tengo fe.

 

 

BV: Hay muchas interpretaciones apocalípticas con la decisión del pasado dos de octubre, ¿que hacer para calmar a esas alma atormentadas?

 

O de B: ¿Qué es el Apocalipsis? El lenguaje apocalíptico es de consolación, pues la comunidad estaba en situación dolorosa y de persecución y entonces el autor utiliza un lenguaje en el que dice, todo se puede acabar, usted de qué se preocupa ya que el mundo se puede caer, vienen los ríos, la muerte, la destrucción, pero si Jesús está en el centro, entonces de qué preocuparse, de modo que la apocalíptica no es como la hemos entendido, de destrucción, la apocalíptica es de esperanza, Cristo está en el centro y podemos reconstruir nuestra vida.

 

 

BV: ¿Usted cree que hubo mucha oveja descarriada?

 

O de B: No, yo pienso es que no todos leyeron los acuerdos, no todos tuvieron suficiente información, pero la gente votó también de acuerdo a lo que sentían y eso lo tenemos que respetar. Por eso la democracia es muy bonita, yo hubiera querido que el 90 por ciento hubiera votado por un SI convencido, pero eso no pasó, entonces para qué nos enredamos en algo que no fue. La gente votó de acuerdo a lo que pensaba, sentía y veía como lo mejor. Yo pienso en eso, hay que respetar el voto democrático.

 

 

BV: No faltaron quienes calificaron el triunfo del NO con el Dios 'castigador' que a consecuencia de brujerías y chamanes mandó la lluvia y los coletazos del huracán Mateo como respuesta a la plegaria para que no triunfara el SI.   ¿Usted qué opina?

 

O de B: Eso se llama fundamentalismo, eso es ser uno muy simple. Entonces, si pongo una velita y pido que los vientos se vaya para otro lado, y entonces se da... Eso es ser infantil es una fe que no tiene fundamento, es ser fundamentalista. El  Dios es un Dios de la misericordia que respeta nuestras decisiones, Él la respeta.

 

 

BV: Los escribas y publicanos rumoraban mucho contra Jesús y estaban al acecho para encarcelarlo y asesinarlo para evitar que siguiera haciendo sus prodigios. Bueno, al final lo hicieron. En el camino del plebiscito ¿hubo muchos publicanos?

 

O de B: Hubo mucha desinformación, pero por otro lado hubo gente muy herida, por distintos motivos, entonces aparecieron las emociones y los sentimientos. Pero hoy es muy importante reconocer que en el fondo de toda persona siempre hay un destello de bondad, yo creo que la bondad tiene que aparecer y calmar la tempestad de los odios.

 

 

BV:  La sensación que se da es que fue sacrificado el cordero pascual y después que lo hicieron se dieron cuenta que de verdad el plebiscito era el Mesías.

 

O de B:  No, yo creo que no se supo valorar suficientemente el NO y lo otro es que no hubo una inclusión en la búsqueda de los acuerdos, para mí, la enseñanza mayor que nos deja esto es que uno no puede subvalorar al otro, al que considera que piensa distinto. A tu adversario nunca lo puedes subvalorar y porque bien hubo algo que hoy llaman los expertos y es el no oculto, que la gente no decía lo que iba a hacer por temor a quedar mal pero ya lo había decidido, definitivamente creo que no se calculó la fuerza del NO.

 

 

BV:  En el camino del tormento, cuando era vilipendiado Jesús, un hombre, Simón El Cirineo, ayudó a sobrellevar la carga de Jesús, ¿Quién cree usted que puede ejercer ese papel del samaritano?

 

O de B: Yo veo que el pueblo somos todos, es el usted  puede ayudar a llevar esta cruz para que venga la resurrección y podamos construir todos, esa patria que anhelamos.

 

 

BV: El pueblo de Moisés duró 40 años para acceder a la tierra prometida, ¿cuantos años debemos esperar a que esa paz tan anhelada, esa tierra prometida, por fin sea localizada?

 

O de B: Ese es uno de los grandes interrogantes, porque yo he escuchado siempre que los resultados de las refrendaciones y los plebiscitos son impredecibles y ahora en Colombia estamos ante un escenario completamente nuevo. Ya apareció una posición de las FARC. Hay que esperar lo que piensa el Centro Democrático y lo que si debemos trabajar primero es pensando en la verdad.  En las guerras la primera víctima es la verdad, en segundo lugar hay que evitar una estrategia y es aquella según la cual: "si yo no tengo argumento desprestigio y ataco a mi adversario".  No, hay que respetar al otro, hay que escucharlo.   El Papa Paulo VI habla del diálogo y en el diálogo hay un primer paso, es creer en la otra persona, que no significa renunciar a mis convicciones.  Es importante advertir que si no creo en el otro, entonces no va a ver diálogo y por lo tanto el proceso de paz se va a demorar.

 

 

BV: En los tiempos del 'Arca de Noé', la esperanza de la tierra firme  fue el regreso de la paloma con un ramo de olivo. ¿Qué hace falta para ver en el horizonte esa paloma y cuál el ramo de olivo?

 

O de B: Creo que la verdad, y un amor inmenso por Colombia.

 

 

La imagen corresponde a la sede del Palacio Episcopal de Barrancabermeja desde donde atiende, Monseñor, Camilo Fernando Castrellón Pizano y quien actualmente se desempeña como Obispo de la Diócesis de Barrancabermeja.

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

BARRANCABERMEJA VIRTUAL / Octubre 5 de 2016.

Clinica San Jose
FacebookTwitterLinkedin