Informes Especiales

Will Martínez entrevista a la cantautora cristiana Na Morales.

Ratio:  / 1
MaloBueno 

La invitada de hoy es Natalia Morales, conocida en el mundo artístico como 'Na Morales', una dama nacida en Barrancabermeja, cantautora y excelente persona, muy entregada a las cosas de Dios y a la música y siempre llevando en alto el buen nombre de nuestra querida ciudad.

 

 

La entrevista.

 

 

WILL MARTÍNEZ: ¿Dónde nació Natalia y que recuerda de su niñez?

 

NA MORALES: Nací en Barrancabermeja, en octubre del 1984. Mi niñez ha sido el periodo más significativo para componer musicalmente, la ciudad me heredó un profundo sentimiento de arraigo. No me imagino haber nacido en otra parte, No me gusta ni si quiera pensarlo. Barrancabermeja me dotó de la rareza necesaria, la belleza, las leyendas, la historia, el sentimiento social, los dolores de la violencia, las estatuas de Pipatón, el asfalto derretido, las casas donde ha vivido, mi abuela, el acento de las personas, todo eso me constituyó. Las mañanas frescas, las anheladas idas a piscina, la brisa de las tormentas venideras, el ver llover por la ventana, la planicie de la ciudad. Toda Barrancabermeja lo llevo conmigo.

 

 

WM: Como buena barranqueña, amante de tu ciudad, sientes que la inspiración de tus composiciones llevan ese toque de amor por la tierra que te vio nacer?

 

NA MORALES: Si, siento que la ciudad siempre hace parte de mi inspiración. Es una ciudad que amo, que sueño, y que me duele. Me duelen muchas cosas de ella, la violencia extrema que ha sufrido, el cómo nos hemos podido acostumbrar a ella. Me duelen las expresiones de odio y falta de compasión entre las personas. Me duele el diario maltrato a los animales tanto en casas como abandonados. Y en el mismo corazón donde eso me duele, la amo y la sueño, la recuerdo, la visito. Cuando he estado en otras ciudades la imagino a ella, diseño planes, escribo proyectos.

 

En Argentina la pensé, en Barcelona la visualicé toda regia llena de turistas. Barrancabermeja no es cualquiera, es muy especial. Cuando llevo personas que no la conocen, yo les hago plan turístico, les cuento las historias, trato de que por un momento ellos vean todo lo que yo veo en ella. Siento que la amo. Lloré cuando estuve lejos porque me veía caminando por sus calles. Me siento impotente de no poder cambiar sus mayores dolencias. Pero a la vez todo lo que hago lo hago siempre dando a conocer el nombre de la ciudad donde nací.

 

Allá en Argentina se aprendieron que se llamaba Barrancabermeja. En mis redes sociales siempre pongo de donde soy. Para mí es muy importante porque mi esfuerzo también es para honrar la ciudad donde nací. Para que los que buscan algún ánimo vean que es posible. Para que todos se alegren conmigo. Barrancabermeja da unos artistas increíbles. Algo debe tener que los marca de esa forma. Curiosamente no me identifico como 'barranqueña' sino como 'barrameja'.

 

Me acerqué a Elmer Pinilla cuando compuse un concierto acerca de su novela sobre Pipatón y considero que el gentilicio que él propuso es un gentilicio bastante acertado. Más no me interesa entrar en la disputa barranqueño/barramejo. Demasiadas cosas nos han separado para que esto sea un problema más.  Mis padres se dicen a sí mismos 'barranqueños'. Yo me identifico como 'barrameja'. Pero la ciudad madre sigue siendo la misma, la que nos dio ese tinte  a todos.

 

 

WM: Hablemos un poco de Natalia la niña que se hizo artista. ¿En qué momento de tu vida te diste cuenta que lo tuyo era la música?  ... ¿Cómo llegaste a este punto de tu vida?

 

NA MORALES: De niña mi primer asomo a la música fueron los cantos de mi abuela. Ella me cantó mucho, todavía nos ponemos a cantar pero ahora ya su voz no le da para tanto. Su repertorio era muy constante, era música colombiana pero en ese momento yo no sabía, no me preguntaba aún esas cosas. Para mi eran las canciones que cantaba mi abuela y ya. Luego mis padres cuentan que me regalaron un pianito de esos de mentira que son de juguete y yo estaba todo el día sentada tocando ese pianito, que además sonaba como cualquier cosa ya que no era real. Ellos al ver mi nivel de intensidad me compraron una organeta y me metieron a una academia a estudiar piano.

 

Dagoberto Almanza era mi profesor. Yo tendría unos 6 años. Luego él se mudó de ciudad, creo, y yo  dejé de ir a clases de piano, supongo que le tenía mucho cariño a ese profesor. Luego entre los 11 y los 13 estuve en el teatro AFA, ahí empiezo a viajar con ellos haciendo teatro. A los 13 años hago un corto viaje a Bogotá y vivo allí unos 4 meses. Fue una apuesta importante que hicieron mis padres para que yo empezara a formarme como artista, recibía clases de actuación y canto. Más yo misma entendí que estaba muy pequeña para alejarme de casa y regresé.

 

A los 14 empiezo  a tocar guitarra, y a los 15 nos trasladamos a Bucaramanga. Allí tengo la oportunidad de estar en cursos, de asistir a ensayos corales, asistí al grupo de danza de la UIS, y mientras tanto voy terminando el colegio.

 

Antes de graduarme concursé diseñando páginas web en la UNAB y gané. Me becaron para estudiar ingeniería de sistemas pero mis padres me regañaron cuando les conté. Me dijeron que tenía que ir a pedir que me pasaran la beca para música. Afortunadamente se pudo, el requisito era pasar el examen y lo logré. Estudié la carrera becada, gracias a Dios porque en esa época mis padres no habrían podido pagarla. Yo sencillamente seguía la corriente de lo que estaba haciendo, me era fácil a veces, otras veces difícil. Pero en el 2006 empecé a componer canciones y ahí si sentí que había encontrado un lugar en la música. En ese momento me dí cuenta que era algo que quería hacer toda la vida. Tenía 22 años.

 

 

WM: De niña siempre tuviste afinidad con el arte. ¿Has pensado en una puesta en escena de alguna de tus canciones en las que se combinen el canto, la danza y el teatro dado que tú  has hecho las tres cosas en algunas etapas de tu vida?

 

NA MORALES: Me gustaría la unión de las artes, por supuesto que sí. Son metas que tengo por alcanzar porque hay que planearlo bien y es un trabajo aún más exigente.

 

El primer aprendizaje ha sido el de preocuparse por la música, entrar a añadir otras artes al escenario requiere de un gran esfuerzo y es algo que me gustaría liderar en algún momento y tener la experiencia. Por ahora la tuve pero de manera indirecta porque no estuve al frente de estos montajes. Cuando se lanzó "Pipatón, el Cacique de los talones alados", novela histórica de Élmer Pinilla Galvis, yo estuve en la música mientras se realizó una danza teatral. Recientemente el maestro Carlos Vásquez dirigió un proyecto de danza y teatro en el cual el repertorio fueron estas canciones inspiradas por el cacique Pipatón y el relato maravilloso de Élmer. Para mi es una emoción difícil de resumir cuando veo estos trabajos en los cuales la música que hago hace parte y motor. Me siento muy agradecida y tengo gran valor y aprecio por estas propuestas que de alguna forma me incluyen aunque no esté allí. A lo mejor más adelante pueda yo también incluir danza y teatro a la escena de un concierto. Esto es un camino y vamos aprendiendo con los nuevos retos.

 

 

WM: ¿A que sabe una canción compuesta por Natalia? ... Te pregunto porque escucho en tus canciones ritmos muy colombianos.

 

NA MORALES: Yo tengo una gran afinidad por las expresiones tradicionales de todas las culturas del mundo. Quedo como embelesada y suspendida cuando escucho un ritmo folclórico, o algún instrumento arraigado a la cultura, ya sea pre o post hispánico en el caso de América.  Las expresiones folclóricas y tradicionales hacen latir mi corazón al son de sus ritmos y cadencias y como esto es tan fuerte, en algunos casos estudio los ritmos y compongo canciones más como para recordarlos, para interiorizarlos, para hacerme parte de ellos, por eso las canciones que hago tienen montaña y río. Ahora, si tuviera que escoger un sabor, yo diría que saben a patacón con suero. El suero es amargo pero de contextura blanda. El patacón es crocante, casi que se atora en el cuello sino lo masticas bien y además es a veces dulce. Sea como sea, siempre que lo comes es como un manjar. A una le parece mentira estar comiendo algo tan delicioso. Ojalá mis canciones supieran a patacón con suero.

 

 

WM: ¿De dónde sale el nombre de Na Morales?

 

NA MORALES: Na Morales sale de una broma en el coro de la UNAB. Allí empezaron a decirme Na, por bromear, y se empezó a volver normal dentro de la gente del coro. Luego dentro de la gente de la universidad, posteriormente dentro de la escena musical en Bucaramanga. La gente me decía Na y a mí me gustó. Decidí mantenerlo en vista de las muchas Natalias talentosas que existen. Me quedé con el Na que es simple y corto, y hasta suena como ese 'namorar' en portugués.

 

 

WM: ¿Crees que a Barrancabermeja le hace falta más la cultura de escuchar música como la que tú haces y sobre todo que le permita a su gente conocer mejor a sus artistas?

 

NA MORALES: Acerca de la cultura en Barrancabermeja, supongo que algunas personas no quieren escuchar las cosas nuevas, pero en realidad pienso que la mayoría sí. En general las emisoras dicen que no ponen músicas independientes porque la gente no quiere escucharlas. La gente no las escucha porque no las ponen en las emisoras. Y se vuelve un círculo cerrado. Nuestra tarea es seguir haciendo las músicas nuevas, así venga la crítica.

 

Además, la experiencia ha sido siempre favorable acerca de mi repertorio. La cabeza y el corazón de los oyentes están dispuestos a que tú les des algo nuevo y que eso los haga vibrar.

 

No quieren lo de siempre. Me ha pasado que estoy cantando canciones de otras personas, y las personas siempre me piden que cante mis canciones. Antes solía incluir algo conocido por temor de que la gente se aburriera, más usualmente los oyentes pedían ese repertorio propio, incluso hasta molestos de que les tocaras algo conocido. Ahora puedo dar conciertos completos con únicamente repertorio mío, y la respuesta del público es siembre favorable. El público me enseñó eso, a llevarles repertorio nuevo, les encanta. No subestimemos a los oyentes.

 

 

WM: ¿Cuál es tu sueño más anhelado?

 

NA MORALES: Mi más anhelado sueño. Hace unos años entregué mi vida a Dios y le dejé a él construir los sueños. Antes hacía muchos planes.  Ahora le pregunto qué quiere él. Él empieza a poner en mi corazón proyectos cercanos y lejanos. Me encantaría poder grabar producciones con músicos que admiro mucho. Juan Luis Guerra es el primero de la lista, sería una bendición total cumplir un sueño así.

 

 

WM: ¿Cuál es tu mejor canción?

 

NA MORALES: ¿Mi mejor canción? ... No tengo una canción que considere la mejor, más si tengo algunas canciones consentidas, como son “Fui y volví” y “Lo que por agua vino”.

 

Una de las canciones que más pensamiento y trabajo compositivo me ha exigido fue "Arquitecto de mi bien" por el hecho de cómo quería yo llegar a contar una historia cuyo personaje principal terminara siendo mi padre, así que también está dentro de las consentidas. Igualmente, una canción como "Tacho" que habla de un desamor y que es muy recia, pensaba que sería difícil de recibir, más en conciertos era una de las más pedidas. Cosas así te sorprenden de las canciones. 

 

Finalmente la canción "Todas las flores" es una confesión de cómo fue mi proceso con Dios, cómo todas las cosas que yo pensaba sobre él resultaron ser erróneas y cómo su verdad sobrepasa el entendimiento y es portadora de felicidad. Además la canción que da nombre el álbum de mi amiga e intérprete de mis canciones, María Cristina Plata, la cual está desarrollando una hermosa carrera y ya se encuentra llevando este repertorio por Europa.

 

 

WM: ¿Quién es tu mejor amigo?

 

NA MORALES: Mi mejor amigo es Dios. Sabe todo, le cuento todo, me ayuda en todo.

 

 

WM: ¿Cuéntanos una anécdota?

 

NA MORALES: Cuándo me encontraba grabando mi primer álbum "Llévame a Colombia", estaba muy preocupada porque no tenía dinero para continuar grabando, no sabía cómo decirle a los músicos, y en medio de una sesión de grabación de batería una persona me escribió al celular, justo cuando yo estaba más sumergida en el pensamiento de mis preocupaciones, su mensaje decía "No te preocupes que Dios te dará lo que estás anhelando, pero así como eres, ven a sentarte en su mesa". Efectivamente ganamos una beca y logramos llevar a la realidad el sueño de ese álbum, más me costó muchos años comprender qué quería decir "así como eres, ven a la mesa de Dios". Hasta que entendí que precisamente la realidad de ese mensaje era su simplicidad primera. Dios quiere que participemos de su banquete, así como somos. A veces pensamos que tenemos que limpiarnos para acercarnos a Dios, más es absurdo, ya que no puedes iluminarte lejos de la luz. Sólo cuando te acercas a la habitación que tiene la luz prendida es cuando tu mismo empiezas a verte, lo contrario a cuando estás en la oscuridad. Dios nos llama como somos, y al acercarnos a él empieza a transformarnos para que tengamos plenitud de vida.

 

 

WM: ¿Hacia dónde vas? ... ¿Cómo ves el futuro no muy lejano?

 

NA MORALES: La proyección de Na Morales es la de continuar componiendo y grabando nuevas músicas. Veo intérpretes incluyendo mis canciones en sus repertorios. Veo esfuerzos y consecución de cada vez un desempeño mejor en escena, un alcanzar de niveles más altos. Más sin duda mi primer objetivo en la vida es que la voluntad que Dios tiene para mí, sea cumplida. Eso que él tenía en mente cuando me diseñó, cuando me hizo la contextura corporal, cuando escogió mis padres, cuando escogió la ciudad donde nacería y el año, cuando me dio los talentos que escogió para mí, eso que él tenía en mente, que se cumpla... ¡es mi mayor sueño!

 

 

WM: ¿Cuándo tendremos la oportunidad de escucharte en un concierto en tu natal Barrancabermeja?

 

NA MORALES: Aún no tengo una fecha para Barrancabermeja pues me encuentro enfocada este semestre en terminar los estudios de maestría. Sin duda anhelo volver a tocar en mi tierra natal y espero que sea pronto.

 

 

WM: ¿Qué hace Na Morales cuando no está haciendo música?

 

NA MORALES: Cuando no estoy haciendo música, puedo estar leyendo la Biblia que se ha vuelto mi libro a consultar a diario. Puedo estar preparando mis trabajos para finalizar maestría, puedo estar viendo películas, hablando con mi hermana o mis familiares, atendiendo mensajes en redes sociales o subiendo alguna foto o video a las mismas, puedo estar leyendo algo de mi biblioteca, o sencillamente puedo estar en mi hamaca pensando hasta dormirme. Me encanta bailar, especialmente salsa, así que es otra cosa que puedo estar haciendo.

 

 

WM: ¿Te gustaría vivir en algún otro lugar del mundo distinto a Bucaramanga?

 

NA MORALES: Por ahora regresé de vivir 2 años y medio en Buenos Aires (Argentina) y no tengo deseos de mudarme de Bucaramanga, sino al contrario, siento que debo establecerme para retomar la escena musical que quedó un poco al lado mientras me retiré a estudiar. Sin embargo, hay lugares que sin duda quiero visitar. Me falta mucho por conocer de Colombia, y por ejemplo tengo anhelos desde pequeña de visitar Grecia pues me encantó estudiar su mitología. En general me gustaría conocer este planeta, muy pronto.

 

 

WM: Y para terminar esta entrevista... un consejo para todos los jóvenes y en especial aquellos a los que les gusta la buena música.

 

NA MORALES: Mi consejo para todos los jóvenes es que se formen, que entrenen sus talentos, que trabajen seriamente en sus proyectos, que mantengan la humildad, el respeto por los otros, que apoyen el trabajo de sus compañeros, que no excluyan de su vida la espiritualidad, ni el deporte, ni la formación intelectual, ni la formación artística, que sean humanos integrales, que sigan marchando. Que busquen a Dios y Dios ordenará sus caminos. Que se diviertan, que sean bondadosos con la naturaleza, que sean bondadosos con los animales.

 

 

WM: Gracias Na por compartir un poco de tu diario quehacer... éxitos en tu carrera.

Clinica San Jose
FacebookTwitterLinkedin