Historia de Barrancabermeja

¿Cómo se inauguró, hace 50 años, el edificio del Club Infantas?

Ratio:  / 5
MaloBueno 

(Historias y anécdotas de la Colección Barrancabermeja 94 años).

 

Una de las locuras más escandalosas de la Barrancabermeja del siglo XX fue la re inauguración del Club Infantas, evento que se llevó a cabo en el año de 1.966.

 

El Club Infantas venía funcionando desde finales de la década de los años 40 en los llamados 'Campamentos de Ecopetrol' en un local ubicado donde hoy, muchos años después, funciona el terminal de transportes de la empresa Cootransmagdalena; allí había un salón de bailes, algunas mesas de billar y un restaurante que servía de casino a los trabajadores de la refinería, sin embargo, como el número de socios iba en aumento y los planes de Ecopetrol eran los de demoler, rematar y vender todas sus propiedades en el sector comercial de Barrancabermeja, la empresa decidió construir las instalaciones del Club Infantas tal como lo conocemos hoy sobre la avenida Circunvalar.

 

La reinauguración del Club se llevó a cabo con la presencia del entonces presidente de la república, doctor Carlos Lleras Restrepo, (el mismo personaje que hoy, 50 años después, aparece en los billetes que recientemente entraron en circulación de $ 100.000 pesos) y además se contó con la visita de don Mario Galán Gómez, Presidente de Ecopetrol, padre del inmolado líder Luís Carlos Galán y abuelo de los actuales congresistas Juan Manuel y Carlos Fernando Galán Pachón.

 

Por la noche —cuando ya los doctores Lleras y Galán se habían ido para Bogotá— Ecopetrol decidió, en una espectacular noche de gala, 'alzarse la bata' y como se dice popularmente, 'botó la casa por la ventana' ofreciendo a los trabajadores y sus respectivas esposas una deliciosa cena en la que habían más de 20 variedades de carnes dignas del más exigente comensal, preparadas por varios chef de renombre internacional que Ecopetrol había traído expresamente hasta Barrancabermeja para tan solemne acto.  

 

Dicen que la comida era  especial y  que toda la cubertería era de auténtica plata.

 

Sin embargo al parecer, los trabajadores y sus compañeras prácticamente se ‘enloquecieron’... ¡Oh sorpresa!     Los asistentes a ese bacanal gastronómico, luego de varias copas de whisky, estaban tan alterados que agarraban las presas completas de pavo relleno y las tiraban sobre la pista del que hoy conocemos como El Salón Cusiana.

 

Presas de pavo, marrano y gallina, iban y venían, rodando por todos los rincones del gran salón.

 

Fueron tantas las 'travesuras' cometidas esa noche que al final personal de seguridad del club, apostado en la puerta de salida, se vieron en la penosa labor de requisar las carteras de las damas, con tan mala fortuna que hallaban en su interior parte de la cubertería de plata dispuesta para la cena.

 

Como dicen hoy nuestros jóvenes:   ¡Que oso!

 

Con el tiempo se vino a saber que los trabajadores que laboraban en aquella época al servicio de Ecopetrol eran personas que  —aunque excelentes como mano de obra— no contaban con un nivel educativo que les permitiera conocer las más elementales normas de urbanidad, por la misma razón, se dice, actuaron de esa manera.

 

Sin embargo, hay que reconocer que con el tiempo tanto la empresa como el sindicato impulsaron campañas tendientes a educar y concientizar a los trabajadores sobre su buen comportamiento al interior de estos centros de recreación.

 

Hoy el Club Infantas de Barrancabermeja es considerado de los mejores en el país, con una excelente infraestructura y con unos socios caracterizados por su extraordinaria calidez humana.

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

¿Cómo se inauguró hace 50 años el edificio del Club Infantas?     De Edgar Daniel Rodao, para BARRANCABERMEJA VIRTUAL de la Colección Historias y Anécdotas de Barrancabermeja 94 años.   Abril 2.016.

Clinica San Jose
FacebookTwitterLinkedin