Historia de Barrancabermeja

Crónica de la Refinería y sus trabajadores en Barrancabermeja.

Ratio:  / 14
MaloBueno 

Por: Eutimio Hernández Gamarra.

 

Los Orígenes.

 

El nacimiento, crecimiento y desarrollo de la Refinería de Barrancabermeja tuvo y ha tenido que ver con todos los aspectos políticos, sociales, cívicos, religiosos, culturales, deportivos, sindicales, comerciales y empresariales de Barrancabermeja, una ciudad joven en su creación en comparación con otras de Colombia, como se mostrará a lo largo de esta crónica. La Refinería del corregimiento de Barrancabermeja es parte esencial del contrato de concesión firmado el 7 de abril de 1.906, que el Presidente de Colombia General Rafael Reyes le concedió a su ahijado de matrimonio Don Roberto de Mares.

 

A partir del Acta de San Vicente de Chucurí del 15 de Junio de 1916, se dio inicio a las labores de explotación de la “Concesión de Mares”, lo cual se formalizó en la Escritura No. 329 del 25 de agosto de 1919 de la NOTARIA TERCERA de Bogotá, en cuya Cláusula Segunda se lee “– La Compañía se obliga a establecer dentro de dos años, contados desde la aprobación del traspaso una Refinería de capacidad suficiente para atender el consumo del país…”.

 

En desarrollo del primer contrato de concesión, y para aparentar su cumplimiento, en noviembre de 1918 la Tropical Oil Company -“Troco”- inauguró en Puerto Galán, a orillas del río Magdalena, un alambique de destilación de crudo que llamaron Refinería. Cuatro años después el 18 de febrero de 1.922 entró en funcionamiento la Refinería de Barrancabermeja con una capacidad de producción de 1.500 a 2.500 barriles diarios. Para la época de la instalación de la Refinería, Barrancabermeja, o Puerto Santander como la llamaban, era solamente un pueblo que tendría aproximadamente 4.400 habitantes y servía de tránsito hacia los campos de producción de Infantas. Al tiempo que se da ese asentamiento urbano en una parte de Barranca con la naciente Refinería surge otra Barrancabermeja, la de los americanos directores y operadores de la refinación, para los cuales se construyeron casas sobre pilotes que contaban con todos los servicios y protecciones contra los embates del clima y la escasa salubridad del ambiente. Además de las comodidades de las casas de habitación, para estos directivos se construyó el Club Magdalena, piscinas y un hospital. Es decir, los gringos trajeron para la orilla del Magdalena un hábitat similar al que habían dejado en su lejano Texas.

 

 

La Migración y Los Campamentos.

 

El descubrimiento exploratorio del Campo de Infantas en 1.917, la exploración y producción en 1.918 y la inauguración de la Refinería en 1.922, dispararon los salarios, que en 1916 y 1917 eran de $ 0,50 y $ 0,80 por día, al decir de Don Simón Galvis en su Monografía de Barrancabermeja de 1.943, “el dinero ya era abundante; la empresa aumentaba el número de trabajadores, el jornal había alcanzado $1,50 y a esto se agregaba que algunos trabajadores hacían las obras por contrato o destajo los que daban mejores rendimientos a quienes en ellas se ocupaban. Y como sucede en los lugares de grandes explotaciones industriales, aumentaron, al lado de los trabajadores honrados, los maleantes, los aventureros, las mujeres que comerciaban con su cuerpo trayendo como consecuencia los escándalos, el libertinaje, los crímenes y otros males”.

 

Las nuevas actividades de refinación hizo que cambiara la formación del personal a enganchar; es decir, ya no solo ingresaban obreros de hacha y machete, a quienes se seleccionaba por su estatura, su contextura y la callosidad de sus manos, sino que necesitaban obreros que medianamente conocieran los números y que estuvieran dispuestos a aprender a leer para ser ayudantes de los americanos que operaban las plantas.  A estos obreros ya mejor calificados, “La Troco” les construyó un barrio que se llamó “Los Campamentos”, que estaba separado del pueblo por una malla metálica de gran altura, localizado al Norte en límites con la Avenida del Ferrocarril, al sur con el Hospital San Rafael,(viejo) al Occidente con La Avenida COMISARIATO y al Oriente con el Mercado Público.

 


Las casas de Los Campamentos estaban todas pegadas unas con otras, tenían un único cuarto que servía de dormitorio a padres e hijos, una salita, un pequeño comedor, una cocina a gas y un lavadero con extendedero colectivo con láminas de zinc.

 

Los Campamentos estaban dotados con escuela de primaria, botica, canchas deportivas, un centro juvenil, una cooperativa, una sucursal del comisariato, la sede del sindicato y habitaciones especiales para los solteros. Esta discriminación entre Los Campamentos y el resto de la ciudadanía generó tensiones durante muchos años, hasta el punto de que se habló con ironía de dos Colombias, una integrada por los trabajadores de la refinería y el resto de los residentes de Barranca. Discriminación que sólo vino a terminar el día 28 de diciembre de 1.966, cuando el alcalde PEDRO ELÍAS ARDILA ordenó quitar con trabajadores del municipio y recoger la malla, integrando Los Campamentos a la ciudad.

 

 

Creación de Barranca como Municipio.

 

Inaugurada la Refinería, después de duras luchas, se hizo realidad la creación del Municipio de Barrancabermeja el 21 de Abril de 1.922.   Americanos directivos de la Refinería convencieron a parlamentarios santandereanos y costeños para que la iniciativa Pro-municipio tuviera feliz término.   Escritores de todas las épocas reconocen que los parlamentarios costeños Diógenes Arrieta y Ulises Osorio presentaron la Ley 5ª del 27 de Enero de 1.922 “por la cual se confiere una autorización a la Asamblea de Santander” en el sentido de crear el nuevo Municipio y fue así que ilustres Diputados y los más fervientes defensores de la iniciativa de la creación del Municipio los Doctores Ernesto Azuero y Manuel Serrano Blanco, sacaron adelante la Ordenanza No 13 de 1.922.

 

 

Inicios de la Expansión.

 

La Planta traída de Talara fue ampliada a 22.000 barriles diarios y en su entorno se construyeron plantas de Lubricantes, Arcilla, Asfalto, de Tratamiento con Fenol, de Grasa y una gran fábrica de Tambores llamada Casa Kant, donde se fabricaban tambores de 42 y 5 galones para transportar toda clase de productos.

 

El desarrollo de la Refinería también llevó a la construcción de dos nuevos Barrios: el barrio de las Casas Redondas, colindante con la antigua Botica que también fue enmallado y era para el uso exclusivo de los empleados (hoy supervisores) y sus familias, y el Barrio Miramar colindante con la Ciénaga de su mismo nombre para “empleados” (hoy supervisores) con algún grado de calificación.   Estos dos barrios contaban con recolección diaria de basuras e incinerador para las mismas. Ese tipo de comodidades, la mejor paga y el hecho de que el trabajo en La Refinería era menos duro que el de los campos de exploración y producción de petróleo siguió atrayendo a muchos hombres de los Departamentos de Santander, Antioquia y de las por entonces llamadas sabanas de Bolívar.

 

 

Las bandas musicales y los salones del Pipatón.

 

La Refinería creó para los hijos de sus trabajadores un Centro Juvenil, de cuya dirección se encargó el Pianista y Concertista canadiense Mr. George Churchill, quien como director hizo importar 40 instrumentos para enseñar a 40 muchachos mayores de 12 años y conformar así la Banda Sinfónica de Mr. Churchill, inaugurada el 20 de Julio de 1.941, que tuvo renombre en Barrancabermeja y en todo Santander. De la Banda del Centro Juvenil nacieron una Orquesta de Jazz integrada por 12 jóvenes, dirigida por Mr. Bill Souther y la Orquesta “Los Diablos del Ritmo”, cuyo Director fue el joven Jaime Fajardo Moreno, quien laboró más de 46 años en “La Troco”, Intercol y Ecopetrol-Bogotá.

 

Ante la carencia en Barrancabermeja de un Hotel confortable, decente y digno para quienes llegaran a ella, el Gobierno Nacional donó al Municipio un Hotel cuyo diseño y construcción fueron encargadas al Arquitecto español Germán Tejero De la Torre, inaugurado el 20 de Julio de 1.944, en acto que fue todo un acontecimiento amenizado por la banda del Sinfónica Mr. Churchill.  En el salón del Pipatón se presentaron los más diversos hombres del talento, sin importar sus creencias políticas y religiosas y fue centro de presentación y deleite de afamadas orquestas nacionales e internacionales y allí se escucharon los éxitos del Maestro Lucho Bermúdez como la Danza Negra, Carmen de Bolívar, Añoranza, Mapalé, Sabroso, Borrachera y Prende La Vela.

 

 

Ecopetrol y su Nueva Refinería.

 

En la noche del 25 de agosto de 1.951, se produjo la reversión de la Concesión de Mares y se le dio forma jurídica a Ecopetrol como Empresa Industrial y Comercial del Estado.  En ese mismo acto el Doctor Luis Emilio Sardi Garcés, Primer Presidente de Ecopetrol, firmó con la International Petroleum (Colombia) Limited (INTERCOL) el Contrato de Construcción y Administración por diez años de una Planta Refinadora de las especificaciones dadas, comprometiéndose INTERCOL a entregarla a Ecopetrol el 31 de Marzo de 1961, con personal profesional y técnico debidamente entrenados.

 

La empresa Americana Foster Whiller Corporation, hizo el diseño básico, el diseño detallado y la construcción del primer ensanche de la nueva Refinería de Barrancabermeja que comprendió 12 plantas con todos sus servicios industriales y de almacenamiento. El ensanche materia de ese gran proyecto dio trabajo a más de 3.000 obreros durante 3 años y elevó la producción de gasolina de 22.000 a 35.000 barriles diarios.   El 7 de Agosto de 1.954 el Presidente de la República, General Gustavo Rojas Pinilla, con sus Ministros y el Presidente de Ecopetrol y los Directivos de Intercol, inauguraron oficialmente la entrada en operación del proyecto.  Al tiempo que se desarrollaba el proyecto al que se ha hecho referencia, Intercol construyó el barrio El Rosario de 130 casas, para ser habitadas por el personal “staffs” de la Refinería. Barrio que contó con todas las facilidades de una urbanización moderna, incluido un colegio bilingüe (español-inglés) de enseñanza primaria que se inauguró en 1.952.   El 30 de Marzo de 1.961 la Refinería pasó a ser dirigida y operada por personal colombiano siendo su primer Gerente el Ingeniero Químico, Ernesto Zapata Herrera, formado y educado por la empresa.

 

En los años de 1.963 a 1.979 fueron muchos los progresos que se experimentaron en la empresa, desde una segunda ampliación con la construcción de una Planta Cracking Orthoflow y otras unidades de destilación y vacío que aumentaron la producción a 100.000 barriles diarios hasta la apertura de la Refinería y la Empresa Ecopetrol a la Industria Petroquímica con la construcción de Plantas de Parafina, Aromáticos, Alkylato Detergente, Etilenos y Polietilenos. Ecopetrol a partir de 1.972 adelantó dos proyectos de gran significación, “ante la necesidad de maximizar la producción de gasolina motor en 17.700 barriles diarios… Usando sistemas de tecnología modernos que convierten los fondos de la destilación primaria (asfaltos) en gasolina y otros productos blancos”. La construcción de la UNIDAD DE BALANCE y el PROYECTO DE OPTIMIZACIÓN DE LA REFINERÍA. El primero desarrollado por la firma italiana TECHNIPETROL y el segundo implementado, desarrollado y construido totalmente por Ecopetrol con Ingenieros, Técnicos y Trabajadores de la Refinería. Para los italianos y sus familiares que vinieron para el proyectó de Balance se construyó un conjunto de 36 casas, una pocas de un piso y el resto de dos plantas.

 

El 15 de Diciembre de 1.979, el Doctor Julio César Turbay Ayala, como Presidente de la República con el Doctor Álvaro Barrera Rueda Presidente de Ecopetrol y el Gerente del Complejo Industrial Señor Ricardo Zambrano Ortiz inauguró oficialmente estas dos obras.

 

 

La Refinería y el Movimiento Obrero.

 

En sus inicios la Refinería se encontraba bajo la dirección de la Superintendencia de Producción de la Tropical que se localizaba en El Centro. Igualmente en este campo de producción quedaba la Dirección Principal del Sindicato, desde su fundación a escondidas en la quebrada “La Putana” en Julio de 1.922, con el nombre inicial de Sociedad Unión Obrera, que después se cambió a Unión Sindical Obrera “USO”, que fue el sindicato que lideró muchas de las luchas obreras.

 

En los 29 años (1.922 – 1.951) en que la Refinería estuvo bajo la propiedad de la Tropical, así como hubo fomento del deporte, de algunas actividades culturales y colaboraciones en forma de ayudas a la comunidad, también se sucedieron reclamaciones del sindicato que terminaron en seis (6) movimientos huelguistas: 1.924 Una huelga de 22 días, 1.927 Una huelga de 21 días, 1.935 Una huelga de 8 días, 1.938 Una huelga de 3 días, con muertos incluidos, 1.946 Una huelga de 6 días, 1.948 Una huelga de 53 días.

 

La noche en la que se produjo “la reversión de la Concesión de Mares”, el 25 de agosto de 1.951, se produjeron dos hechos importantes para el movimiento sindical, como fueron la desaparición temporal de la “USO” y su subdirectiva de la Refinería, y el nacimiento de dos sindicatos: el de los trabajadores de Ecopetrol cuya sigla fue SINCOPETROL y el Sindicato de Trabajadores de la Refinería de Intercol cuya sigla fue SINTRANAL.

 

En octubre de 1.958 en el Sindicato de la Refinería se sucedieron hechos que tendrían que ver mucho con el acontecer de las relaciones laborales futuras.   En una Asamblea de trabajadores de la Refinería de INTERCOL fueron expulsados de la dirección del Sindicato SINTRANAL los directivos: Gregorio Castro Iriarte,  Guillermo Polo Mont,  Eutimio Hernández Gamarra, Ezequiel Romero Llerena y otros 7 dirigentes más, por estar afiliados a la Unión de Trabajadores de Colombia (UTC) de orientación católica.  Estos dirigentes fueron reemplazados por trabajadores que seguían las directrices del político de tendencia izquierdista Doctor, Diego Montaña Cuéllar.

 

El 20 de Julio de 1.963, siendo Presidente de la República el Doctor Guillermo León Valencia y Presidente de Ecopetrol el Doctor Samuel Arango Reyes, por una investigación de carácter disciplinario, por presuntos robos continuados en el comisariato del El Centro ocasionando que directivos de la USO encerraran y retuvieran a personal directivo del Comisariato. Por lo anterior, fueron llamados a rendir descargos algunos dirigentes sindicales, dando lugar a una huelga de 41 días y el despido de 14 directivos de la USO de los Distritos de Refinería, El Centro y Bogotá.

 

El 5 de agosto de 1.971, no obstante el cambio de estilo entre la empresa y sus trabajadores provocado por la llegada a la Presidencia de Ecopetrol del Doctor, Mario Galán Gómez, la USO llevó a sus afiliados a una huelga de 18 días motivada por la no aceptación de un cambio de horario en el ingreso a la cafetería de la Refinería, para que unos trabajadores ingresaran a tomar el almuerzo a las 10:30 am y otros a las 11:30 am.   En esta huelga se sucedieron hechos lamentables como la muerte del trabajador Fermín Amaya y la retención y tortura a los Ingenieros: Marco Tulio Restrepo, Eduardo Escaño, Carlos Cepeda y José Teodoro Rincón y los Supervisores de Mantenimiento Alirio Peña Mercado y Enrique Gómez.

 

Estando para terminar los Proyectos de Balance y Optimización de la Refinería estalló la huelga el 25 de Agosto de 1.977, antecedida de numerosos paros de brazos caídos en la Refinería y los Distritos de Producción.  Una noche durante el lapso de esta huelga, cuando transitaba un bus con personal de supervisores que iban al trabajo, fue lanzada y detonada una granada, ocasionando la muerte del supervisor de Mantenimiento Ismael Darío Rincón.  Fue un movimiento de acción violenta con dosis de participación terrorista contra la Empresa y su personal de Dirección y Supervisión.

 

Una de las que se podría denominar última huelga en la Refinería fue la de 36 días registrada en el año 2.003, bajo la Presidencia del Doctor Álvaro Uribe Vélez, ocasionada por la expedición del Decreto Ejecutivo No. 1760, por medio del cual se dividió a Ecopetrol en dos empresas, una la Agencia Nacional de Hidrocarburos y otra la Empresa Colombiana de Petróleos (ECOPETROL S.A.). Este recuento de la actividad sindical y de las principales huelgas demuestra que la Refinería y sus trabajadores no han sido ajenos a la violencia que ha azotado al país durante tantos años, la cual se vio agravada por la presencia guerrillera y paramilitar en Barrancabermeja en las últimas décadas.

 

Líderes sindicales, trabajadores o hijos de estos, llevados por el idealismo revolucionario cayeron unos en la lucha y otros por ser sindicados fueron sacrificados o desaparecidos sin nunca más saber de ellos.

 

 

La salud de los trabajadores.

 

La salud siempre estuvo en el primer lugar de todas las Convenciones Colectivas. Primero estos servicios se prestaron en Boticas localizadas en dentro del área de la Refinería. En los años 70’s se construyó una moderna y bien dotada Policlínica única en el país. En los años 80’s fue construido un moderno y bien dotado Hospital de 120 camas del mejor nivel de los Hospitales del país.

 

 

La Refinería y la Educación.

 

La Refinería, como compensación por no recibir el Municipio impuestos y regalías, dio siempre ciertos aportes voluntarios a la comunidad entre los que se encuentran, los que posibilitaron la construcción del Colegio Diego Hernández de Gallego y desde 1.965 distinguidos ingenieros y profesionales del Complejo hicieron parte y presidieron el Comité Privado de Desarrollo.

 

El aporte educativo de la Refinería a la educación de los hijos de sus trabajadores creo las primeras Escuelas desde de la Troco, luego Intercol contrató con los padres jesuitas (Vicariato Apostólico), lo que se llamó Escuelas de Intercol dentro de las cuales se ofrecía educación primaria hasta llegar a las escuelas del Parnaso en 1.962.

 

El Colegio El Rosario que también formó parte del aporte ya mencionado, durante quince años fue colegio de educación primaria con énfasis bilingüe (Español-Inglés) y desde 1.967 contó con la aprobación oficial para impartir educación secundaria, graduando su primera promoción de Bachilleres en 1.973, dejando un legado que incluso hoy en día pese que no es administrado directamente por la Refinería sino por una asociación, continúa escalando importantes puestos en las pruebas de Estado realizadas por el ICFES.

 

La Refinería como todo Ecopetrol tiene establecido por convención un "PLAN EDUCACIONAL" que cubre el 90% de los costos de los estudios profesionales para todos los hijos de los trabajadores sin distinción de nóminas cuya exigencia única es que el joven quiera estudiar. Son muchos los beneficiados del plan educacional que hoy en día son profesionales.

 

La Universidad Industrial de Santander (UIS) en el transcurso de sus 63 años ha sido un gran soporte técnico en todos los órdenes para la Refinería y para Ecopetrol con un grupo numeroso de egresados y brillantes profesionales.  En 1.978, al cumplir la UIS sus 30 años, 254 de sus egresados trabajaban en Ecopetrol, de los cuales 107 lo hacían en la Refinería de Barrancabermeja. Qué significativo es reconocer que muchos de estos profesionales han escalado todas las posiciones de sus especialidades hasta llegar a ocupar las Superintendencias, Gerencias, Asistencias y Vicepresidencias de Ecopetrol.

 

Un proyecto de la Refinería para Barrancabermeja fue el Convenio Sena-Ecopetrol que convirtió al Centro Metalmecánico existente, en un Centro Nacional de Refinación y Petroquímica que desde 1.973 en número inicial de 380 aprendices, entrenó Operadores de Planta, Laboratoristas, Instrumentistas, Mecánicos de Mantenimiento y Metalistas, capacitación que se extendió hasta estudiantes del vecino país del Ecuador para la Refinería de Esmeralda.

 

 

La Refinería, los deportes y la recreación.

 

La Refinería tuvo y ha tenido presencia en todos los deportes en Barrancabermeja. Por límites de espacio solo nos referiremos al Softbol, para dar un ejemplo de unidad y esfuerzo colectivo que hizo posible la construcción de un Estadio de gran altura y calidad en cuatro años por una audaz iniciativa del interventor Julio García Merlano se le puso el nombre de "JOAQUÍN BARROS MACHUCA", trabajador que promovió e impulsó la construcción de esta bella obra.

 

En cuanto a la recreación, mencionamos el Centro Juvenil en tiempos de la Tropical, el Club Infantas que reemplazó al Club Infantas inaugurado el 9 de abril de 1.954 y del cual fuí su primer cantinero, que fue trasladado en los años 70’s por un amplio, moderno y acogedor Club Social, Cultural y Deportivo para recreación de todos los trabajadores y familiares (de todas las nóminas) de la Refinería, haciendo también beneficiarios de estos servicios a quienes laboraban en el Distrito de Producción; también hubo el Club Magdalena reemplazado por un moderno Club Miramar, cultural, social y deportivo inaugurado el 6 de Junio de 1.969, para disfrute del personal directivo y supervisor de la Refinería y dentro de todo lo que tenía el Club Miramar tenía un centro de recreación para las iguanas. De ahí salió la inspiración del logo de Ecopetrol.

 

 

La Refinería y el Ejercicio de la Democracia.

 

En lo político la Refinería también aportó el concurso del desinterés y honradez de sus trabajadores.

 

Cuando muy pocos ciudadanos se le medían a ser Concejales Municipales porque el cargo era sin ningún pago ni remuneración, sin distinción de partidos o grupos políticos, se hicieron elegir concejales: Judith ArcellaGregorio Castro IriarteRoque Julio VargasAníbal Salazar VélezEzequiel Romero LlerenaAlfonso Rey GarcíaEutimio Hernández Gamarra.  Este siendo Presidente del Concejo en el período de 1.960 a 1.962 se desplazaba seguro y sin los escoltas de hoy en una bicicleta "Humber".

 

En lo cívico como en lo cultural, qué labor tan meritoria de los trabajadores de la Refinería Gregorio Castro Iriarte, Arnulfo López Ortiz, Rafael Cadena, Miguel Navarro Lastre en la LIGA INTERNACIONAL POR UN MUNDO MEJOR, -que para la misma época del MINUTO DE DIOS del Padre García Herreros hacía en Barrancabermeja programas de autoconstrucción para familias necesitadas, igualmente se encontraba la CASA DE LA CULTURA que impulsaba y difundía la actividad cultural en todos sus órdenes.

 

 

La mujer y la Refinería.

 

La mujer como ser dador de vida y amor ha estado siempre presente en el crecimiento y progreso continuo de la Refinería, bien dentro de su área física, como secretaria o lejos del ruido y ronquido profundo de sus plantas como maestra de escuela de nuestros hijos o como esposa o compañera que le tocó seguir paso a paso las emergencias operacionales y también vivir con valor de madre los momentos crueles de torturas infames y hasta de muertes de seres queridos.

 

 

Homenaje a una setentona larga.

 

En los años 2.000, no sabemos a qué edad de construida, después de 79 años de operar en Barrancabermeja, fue desmantelada la Planta de Destilación Combinada C D U, traída de Talara y reemplazada por una de los mismos principios de Refinación, pero con todos los adelantos modernos, esto en Ingeniería de Procesos se llama un Revanping”.  Nuestra inolvidable C D U hoy reposa con justo homenaje en el Museo Nacional del Petróleo, junto con el primer Alambique instalado en Puerto Galán en 1.918.

 

Al llegar la Refinería a sus 90 años nos encontramos que ECOPETROL cuenta con la siguiente estructura operacional para el servicio y usufructo de todos los colombianos: 26 Unidades de Proceso, 4 Plantas de Agua, 15 Calderas de Generación de Vapor, 10 grandes Generadores de Energía, 7 Unidades de Parafina y Moldeo, 3 Unidades de Productos Aromáticos, 1 Planta Turbo-expansora, 2 Plantas de Etileno I y II, 2 Plantas de Polietileno I y II, 1 Planta de Tratamiento de Aguas Residuales Industriales, 1 Unidad de Balas para el almacenamiento de gases y muchos tanques de almacenamiento de productos no terminados y terminados, varias redes internas de Casas de Bombas para transferencia de productos.

 

Para el cumpleaños 90, la Refinería producía 230.000 barriles diarios. Para bien de todo el país y en seguimiento del progreso continuo que aquí se reseña, y siendo fundamental mejorar la calidad de la gasolina y el diesel se inauguraron las nuevas Plantas de Hidrotratamiento.

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

Autor: Eutimio Hernández Gamarra. 2.011. Bogotá D.C.

 

 

Clinica San Jose
FacebookTwitterLinkedin