Historia de Barrancabermeja

Se cumplen 25 años de la muerte de Maximiliano Vergara (1.989 / 2.014).

Ratio:  / 8
MaloBueno 

El lunes 11 de agosto de 1.989, en las horas del mediodía, un sicario disparó contra la persona del dirigente conservador barranqueño, Maximiliano Vergara Martínez, en esa época presidente de la Asamblea Departamental de Santander y considerado en los círculos políticos del departamento como una de las figuras que ya se advertía, desde la provincia, con una buena proyección nacional. Max Vergara, como era conocido popularmente, no murió ese día, pero si falleció en Bogotá, 22 días después del atentado, el 2 de septiembre de 1.989.

 

BARRANCABERMEJA VIRTUAL, aprovechando los 25 años de la muerte del dirigente conservador, presenta un perfil de su vida, recordando que, por cuenta de su liderazgo político en la ciudad, el Municipio de Barrancabermeja decidió bautizar institucionalmente a la carrera 28 (principal entrada de nuestra ciudad) con el nombre de Avenida Maximiliano Vergara, en reconocimiento a lo que fue su vida de servicio a la ciudad.

 

¿Quién era Maximiliano Vergara?

Max Vergara fue un político conservador de los años 80, concejal de Barrancabermeja en varias oportunidades y diputado a la Asamblea de Santander.

 

Nació en Barrancabermeja, el 18 de Octubre de 1944,  su infancia la vivió hasta los nueve (9) años en el puerto petrolero, estudiando la primaria en el Instituto Pabolini. A raíz del traslado de sus padres a la ciudad de Montería, continuó sus estudios en el Liceo Del Sinú, terminando su Bachillerato en el Liceo Montería, en la capital del departamento de Córdoba.

 

Posteriormente sus padres se trasladan de nuevo a Barrancabermeja en el año de 1961, por quebrantos de salud de su señora Madre.

 

Entonces Max Vergara trabaja por un breve tiempo en el Banco de Bogotá (sucursal Barrancabermeja) y luego como obrero en la Kellogg Company, multinacional petrolera estadounidense que realizó varios trabajos de ampliación en la entonces pequeña refinería de Barrancabermeja en 1.961

 

A finales del año 1.961, Maximiliano Vergara se casa con doña, Esperanza Rodríguez Pinzón, de cuya  unión nacieron cuatro (4) hijos varones,  Javier Darío (actualmente Economista), Carlos Oscar (Abogado y quien ha sido Contralor Municipal en las ciudades de Barrancabermeja y Bucaramanga, respectivamente), Ramiro Humberto (actualmente ingeniero de Sistemas) y Jimmy Alberto Vergara Rodríguez (QEPD), quien al momento de su muerte cursaba 4 semestre de derecho y se desempeñaba como Sub-Teniente de la Policía Nacional.

 

En el año 1.963, Max Vergara labora en ACUASUR, (empresa del gobierno departamental que por aquella época suministraba el servicio de agua potable a los municipios santandereanos). En esa empresa trabaja por un periodo de un año.

 

En 1.964 se vincula con la firma "Gutiérrez Contreras & Cía Ltda" empresa constructora de las instalaciones lo que fue el INA (Instituto Nacional Agropecuario), que luego pasó a llamarse el IDEMA; edificio que se construyó, en esa época, sobre vía que de Barrancabermeja conduce al Corregimiento El Llanito.

 

En 1.965, Maximiliano Vergara continúa vinculado con el sector privado, desempeñándose como Jefe de Ventas en la fábrica de Gaseosas Hipinto que en Barrancabermeja estaban ubicadas en lo que hoy es la Calle 49 con carrera 16 esquina, sector del Parque Infantil.

 

 

En los años 70 ingresa al negocio de la venta de combustibles.

En el año de 1.970, Max toma en arriendo la Estación de Servicio La 36, (gasolinera ubicada en la avenida 36 de Barrancabermeja) y en 1.971 también toma en arriendo la Estación de Servicio Yarima, situada en la vía a Bucaramanga (sector de la comuna 4).

 

En el año 1.972 se asocia con el señor Vidal Barrios, gerente del Banco de Bogotá de Barranquilla,  y entra de lleno al negocio de la venta de lubricantes y combustibles.

 

Maximiliano enviudó en el año 1.976  y ese mismo año toma en arriendo la Estación de Servicio ESSO, que él, posteriormente, bautizó con el nombre de Estación de Servicio "La Cordialidad"  situada sobre la Avenida del Ferrocarril con carrera 23, siendo en Barrancabermeja la primera gasolinera de la ciudad en contar con un moderno lavadero automático de vehículos.

 

Al momento de su muerte, Max Vergara era copropietario de esa estación de servicio.

 

Posteriormente, Max Vergara une su vida sentimentalmente con doña Carmen Edith Serrano Cipagauta, propietaria de la empresa Gas Unión, de cuya unión hubo 3 hijos: Juan Carlos Vergara Serrano (Administrador de Empresas), Reynaldo Vergara Serrano (Ingeniero Industrial) y Catalina Vergara Serrano (Economista).

 

Al momento del atentado contra su vida, Maximiliano Vergara tenía en sus brazos a Catalina (su hija menor que apenas contaba con 2 años).

 

 

En los años 80, Max Vergara incursiona en la política.

En el año de 1.980, Maximiliano Vergara Martínez incursiona en la vida política al lado de grandes dirigentes del partido conservador local y departamental, destacándose por ser un hombre de carácter y de frentera actitud, según lo expresan sus propios familiares, hecho que le permitió escalar, primero, como Concejal de Barrancabermeja y después como Diputado de Santander, donde logró ocupar la Presidencia de la Corporación, justo al momento de su muerte hace 25 años en 1.989.

 

Max Vergara dejó en Barrancabermeja una familia numerosa compuesta especialmente por sus 11 hermanos, Carmencita, Hilda, Gladys, Anny, Amada, Aída, Laureano, Freddy, Francisco, Remberto y Oswaldo.

 

El lunes 11 de agosto de 1.989, en las horas del medio dia, un sicario, aprovechando que usualmente a esa hora Max llegaba a las instalaciones de la gasolinera de su propiedad, disparó contra su humanidad.

 

El hecho fue, inmediatamente, repudiado por toda la sociedad de Barrancabermeja que veía subir, inexplicablemente, una inusitada ola de violencia sin precedentes, hasta ese momento en la historia municipio.

 

En esa época, Max, presidente de la Asamblea Departamental de Santander era considerado en los círculos políticos del departamento como una de las figuras que ya se le advertía, desde la provincia, una buena proyección a nivel nacional.

 

Max no murió ese día, pero si falleció en Bogotá, en las instalaciones del Hospital Militar Central de la capital del país, 22 días después del atentado, es decir el 2 de septiembre de 1.989.

 

Hasta el momento, 25 años después de su muerte, en pleno año 2.014, su crimen está aún en la impunidad.

 

Sin embargo, versiones entregadas por Mario Jaimes Mejía alias 'El Panadero' indican que a Max Vergara lo asesinó un integrante de las FARC  conocido en esa época con el alias de 'Castalia' y que pertenecia al mismo grupo subversivo.

 

Para este martes 2 de septiembre de 2.014 se estará llevando a cabo en Barrancabermeja, en las instalaciones de la Iglesia Catedral de la Inmaculada una misa por su eterno descanso, informaron sus familiares.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Clinica San Jose
FacebookTwitterLinkedin